Trade electoral: qué oportunidades ve el mercado en la recta final rumbo a las PASO

Los activos locales no se movieron demasiado de cara a las elecciones. Quedan menos de tres semanas para la contienda electoral. Ven valuaciones bajas y esperan que el trade electoral tome forma una vez pasada las PASO.

Estamos a tres semanas de las elecciones Primarias Abiertas Simultaneas y Obligatorias (PASO), que definirán los candidatos a diputados y senadores que competirán en las elecciones de medio término de noviembre. 

Por ahora no han habido grandes movimientos en el mercado pese a la cercanía del evento electoral. Analistas ven valuaciones deprimidas y ponen el ojo en el día posterior a las PASO para comenzar a delinear estrategias de inversión a mediano plazo.

El único driver que encuentra actualmente el mercado y que pueda mover el amperímetro para las acciones y los bonos es justamente el mencionado evento electoral. En los últimos años, de hecho, los grandes movimientos en el mercado local vinieron de la mano de eventos electorales que generaron ciclos alcistas importantes, así como ciclos bajistas significativos.

Sin embargo, pese a la cercanía de las PASO, las acciones y los bonos no se han movido demasiado. 

El riesgo país lleva cuatro meses en la zona de 1600 puntos, sin poder generar una baja importante, lo cual implica que los bonos continúan operando con un elevado nivel de desconfianza, con los inversores poniendo bajo sospecha la capacidad y voluntad de pago del Gobierno.

Las acciones tampoco han generado grandes movimientos y la gran mayoría de las que cotizan en Wall Street siguen más cerca de sus mínimos de marzo de 2020 que de los máximos de agosto de 2020 cuando el Gobierno cerró el acuerdo con acreedores externos y canjeó deuda por u$s 65.000 millones.

Diego Martínez Burzaco, estratega de Inviu, cree que aun cuando falta poco para las primarias, el mercado no se ha movido mucho por una conjunción de causas.

"En primer lugar se da por la gran incertidumbre que hay sobre la economía argentina. En segundo, a la hora de buscar paralelismos y ver si esto puede ser similar al 2013, la expectativa de los inversores no es tan grande como en aquel momento. Aun cuando se dé un cambio político, en la oposición hay referentes políticos que ya fueron Gobierno y eso quita el factor sorpresa positiva de encontrarte con algo bueno y superador", dijo el especialista.

Además, en cuestiones técnicas, Martínez Burzaco agregó que la pandemia y los flujos no están ayudando a los activos argentinos.

"Todo lo que tiene que ver con la pandemia y lo mal que está la economía argentina explica la debilidad de las acciones, a pesar de las bajas valuaciones con altos descuentos, lo cual no nos deja visualizar algún atractivo en términos de movimientos. Por otro lado, Los flujos no están acompañando a la región y eso impide que, aun con valuaciones deprimidas y mercado pequeño no haya algún impulso para los activos locales", explicó.

Pedro Siaba Serrate, estratega de Portfolio Personal Inversiones, coincidió con Martínez Burzaco en cuanto a que aún no se ha observados movimientos importantes en las acciones y pone el ojo en el movimiento de los activos posterior a las PASO.

"Es cierto que todavía no vimos un gran  'trade electoral' en los activos argentinos, aunque no sorprende que sea así dado el reciente historial fallido de las encuestas y el alto grado de incertidumbre en el votante. En los últimos episodios electorales, las PASO fueron las que marcaron 'un antes y un después' en los mercados. A priori parece difícil que oficialismo y oposición se saquen grandes diferencias, pero dado el alto nivel de indecisos no se pueden descartar sorpresas", dijo el estratega de PPI.

Movimientos post PASO

En lo que va del año, las acciones no muestran rendimientos muy positivos. La gran mayoría de los ADR operan con bajas y debilidades. 

Los únicos papeles que acumulan mejoras desde que comenzó el año son Vista Oil, que sube 63%, Corporación América, que escaló 26%, Loma Negra, con un avance del 19%, Pampa, que creció 13%, Cresud, con un alza de 11%, MercadoLibre, que sumó 6%, Edenor, con una mejora de 3,7% y BBVA Argentina, que ganó 1,8%.

Cepo al dólar: ¿hasta cuándo durará el control cambiario?

Todo el resto de las acciones muestra un resultado negativo en lo que va del año. Telecom cae 20%, Despegar 12%, TGS 11%, Grupo Supervielle retrocede 6,6%, al igual que Banco Macro e YPF, mientras que IRSA y Grupo Financiero Galicia pierden 5,7% y 2,1% respectivamente,

Es probable que el resultado electoral comience a mover los rendimientos de las acciones en los próximos meses. La especulación está en que el resultado de la elección podría generar una expectativa positiva en caso de que se de un giro político mas pro-mercado, un acuerdo con el FMI que lleve al Gobierno a tomar medidas que reorienten a la economía argentina y a que los flujos puedan volver al país, llevando a las acciones y bonos a niveles superiores.

Julio Calcagnino, analista de mercados de TSA Bursátil del Grupo Transatlántica, resalta que las valuaciones son bajas a la vez que espera que la apuesta electoral comience a tener mayor significancia una vez pasadas las PASO.

"Creemos que el ´trade electoral´ comenzará a tomar más forma post-PASO, dado que podríamos ver un mayor flujo de encuestas y ´discursos más ajustados´ de parte de las fuerzas políticas. La recuperación claramente está asociada a un resultado electoral que haga al actual Gobierno comprometerse a ordenar la macro y mejorar el clima de inversión. Una victoria de la oposición no necesariamente evitaría una radicalización del oficialismo ni tampoco bastaría por sí misma para dar inicio a un mercado alcista", afirmó.

En cuanto a las oportunidades puntuales, el analista de TSA Bursátil explicó que, en acciones, tanto los bancos como compañías de servicios pueden ser alternativas favorables.

"Vemos que acciones como Banco Macro y Transportadora de Gas del Sur son opciones interesantes, aunque las bajas valuaciones no compensan totalmente los costos de "stock picking" para un trade electoral, pudiéndose canalizar las apuestas a través de fondos comunes de inversión (FCI) en carteras diversificadas", remarcó.

En 2013 el kirchnerismo sufrió una dura derrota en las elecciones de medio término, derivando en un escenario alcista histórico para las acciones argentinas. Ese escenario fue reforzado en 2015 con la victoria de Mauricio Macri, derivando una aceleración del mercado alcista hasta 2018.

Del blue al dólar Netflix y los cara chica, cuáles son las 12 cotizaciones que hay que tener en cuenta 

Si bien en 2017 el kirchnerismo sufrió una derrota, la misma no derivó en un escenario positivo para los activos financieros, sino más bien todo lo contrario ya que desde entonces el Merval colapsó y hoy vale un 20% de lo que valía en aquel momento.

Aun así, sigue existiendo la expectativa de que una derrota del actual oficialismo genere un ciclo positivo para los activos argentinos.

Siaba Serra considera que un resultado sorpresivamente positivo para la oposición en la Provincia de Buenos Aires, o en el agregado a nivel nacional, sería un empuje importante para los activos argentinos.

"En ese contexto, probablemente, las acciones reflejen el mayor upside potencial. Vale recordar que el S&P Merval en dólares yace un 61% por debajo de los niveles pre-PASO 2019, e incluso, un -25% desde los niveles del primer impacto de ese fatídico lunes de agosto de 2019. Queda claro, que, ante la posibilidad de un escenario mejor al actual, las acciones tienen mucho camino por recorrer", sostuvo.

Hacia adelante, Martínez Burzaco explicó que seguro habrá algo más para pagar con el resultado de las PASO si el oficialismo sale mal parado.

"No podemos pretender que en este contexto de alto incertidumbre haya movimientos grandes respecto de un flujo importante hacia argentina", afirmó

Potencial en los bonos

Los bonos argentinos tampoco se han movido demasiado en la antesala de las elecciones legislativas de 2021. El riesgo país permanece en la zona de entre 1500 a 1600 puntos, nivel en el que ha operado prácticamente a lo largo de todo el año. 

De esta manera, el riesgo país no ha podido descender lo cual refleja que los bonos siguen operando bajo fuerte estrés y con tasas de descuento muy altas, y no se ha dado ninguna especulación electoral a lo largo de todo el año.

Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, explica que la antesala de todo evento electoral suele ser un período en el que la volatilidad va en aumento, algo que se refleja tanto en las valuaciones de bonos soberanos y acciones como en los distintos tipos de cambio.

Franco advierte que, en el caso puntual de estas elecciones legislativas, nos encontramos con un escenario en el que las valuaciones continúan muy castigadas con el mercado descontando un escenario excesivamente negativo. Sin embargo, el especialista advierte que los precios actuales pueden ser un buen punto de entrada.

"Un ejemplo para medir la negatividad es que las probabilidades de default de la deuda en dólares implícitas en los CDS se hallan en niveles muy altos, marcando que el mercado aun no otorga una alta probabilidad a la mejora en cuanto a la corrección de los desequilibrios de la economía. No obstante, esta situación brinda puntos de entrada atractivos, aunque sólo para perfiles con apetito por el riesgo ya que los riesgos al escenario macroeconómico persisten y es posible que en la recta final hacia las elecciones algunos desequilibrios pudieran acentuarse", comentó.

Entre los activos que ven valor en los bonos, Franco puntualiza al GD35 como una oportunidad para perfiles agresivos dada su castigada paridad y su convexidad, lo que le daría buenos retornos en caso de una compresión de spreads

En cuanto a acciones, el economista de Grupo SBS señaló que "si bien también podrían experimentar interesantes retornos ante una expectativa de mejora en el rumbo económico, seguimos prefiriendo apuestas defensivas del sector materiales como Ternium (TXAR) o apuestas a una recuperación en el consumo discrecional a través de Mirgor (MIRG)", comentó.

En cuanto a los bonos, Siaba Serrate destacó que actualmente los títulos operan teniendo en cuenta la posibilidad de un nuevo evento de crédito a partir de 2023 y ante un resultado a favor de la oposición podría derivar en subas en los bonos "new indenture".

"El mercado desconfía que la Argentina pueda afrontar a partir de allí los vencimientos de deuda que se irán abultando. En este caso, un resultado muy positivo favorece la expectativa de un cambio de administración o de agenda, y, por lo tanto, incrementa la probabilidad de seguir percibiendo pagos más allá de 2024 o de un evento de crédito más amigable y ordenado. De ser así, los bonos new indenture (los más castigados desde la restructuración) son el mejor vehículo", proyectó.

Por último, Calcagnino proyecta distintos escenarios para los bonos en función del resultado electoral y si el mismo es más favorable para el Gobierno o para la oposición.

"Cada escenario arroja un mejor bono para posicionarse. Si tomamos un escenario neutro, en dónde los rendimientos se mantienen y sólo se refleja el paso del tiempo, los GD30 y GD38 se perfilan como la mejor alternativa. Sin embargo, en caso de radicalización los bonos del tramo corto probablemente sufran más, aunque "performearían" mejor en otros escenarios. En promedio, en los distintos "mundos" simulados en primer lugar el Global 2035 (GD35) y en segundo el Glocal 2038 (GD38) son aquellos bonos que creemos "más balanceados" a la hora de hacer un ´trade electoral´", señaló.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios