LA ESCALADA DEL DóLAR LE DIO NUEVO IMPULSO Al mercado negro

Pese a los problemas con coleros, florece el negocio de las cuevas en la city

Debido a la inhibición que estableció el BCRA a 6.000 coleros, las financieras le encontraron una nueva vuelta de tuerca al negocio: lanzarona la calle un grupo de arbolitos que sólo se dedican a comprar dólares.

Resurgió un viejo negocio en la city financiera. No se trata de ninguna operación multimillonaria, ni de una salida a la Bolsa, sino de una actividad en las sombras que acaba de recibir nuevo impulso. Desde que la AFIP reforzó los controles para la compra de dólares, el mercado paralelo del dólar cobró nueva vida, al punto que de hoy llega a mover u$s 30 millones diarios, según estiman en el microcentro.

Hasta ahora el negocio para las cuevas no era muy complicado: conseguir coleros para comprar dólares a $ 4,11 en los bancos para venderlos luego a $ 4,30 en la calle. Pero desde que la AFIP envió al Banco Central un listado con 6.000 CUIT de contribuyentes que deberían quedar inhabilitados para comprar dólares por operar como coleros, el negocio fue virando. Ahora, estos coleros inhabilitados se transformaron en arbolitos. Como si fuesen vendedores de camperas de cuero o de cenas shows de tango, apuntan especialmente a los turistas. Les ofrecen pagarles $ 4,15 contra $ 4,07 que obtienen en los bancos por sus dólares, una brecha que se ha ido ampliando y que vuelve más atractivo al mercado blue. Por lo tanto, quien cambie u$s 1.000 se ahorra $ 80. Se los puede ver en esquinas emblemáticas de la city porteña, como en Sarmiento y San Martín o en Corrientes entre San Martín y Florida.

La particularidad ahora es que muchos se dedican a comprar dólares pero no a vender. Es que, según cuentan tanto en las casas de cambio oficiales como en las financieras, por cada diez personas que van a comprar dólares, sólo una llega con el objetivo de vender.

Por eso, como si se tratara de un mercado persa, el regateo es clave. El precio de $ 4,15 es negociable y cuanto mayor sea la cantidad de billetes a cambiar, mejor es el precio que se puede obtener. Es que, teniendo en cuenta que se operan diariamente u$s 30 millones en el mercado blue, si las cuevas logran comprar todos los billetes que necesitan a $ 4,15 y venderlos luego a $ 4,30, se ganan en conjunto u$s 4,5 millones diarios. Desde luego que el precio de compra de $ 4,15 es para los turistas o para los particulares. Las empresas que compran en este mercado consiguen cotizaciones más altas.

Por supuesto, los coleros siguen existiendo, aunque el stock de personal se va renovando, buscando nuevos artilugios para pasar desapercibido y que no se les exija demostrar el origen de los fondos. Antes se paraban en la puerta de las casas de cambio y ahí mismo les daban la plata para que cambien, con total impunidad. Así iban y venían, explica Claudio Burelli, responsable de la mesa de Operaciones de Puente.

Se los detecta fácil, porque por lo general están mal vestidos. Incluso muchos van acompañados por criaturas para que la gente los dejen pasar y no tengan que hacer toda la fila, completa Burelli.

Cuando en Puente se topan con uno de ellos, lo primero que hacen es pedirle el origen de los fondos: ya sea el extracto de una caja de ahorro con las extracciones realizadas, el resumen de un plazo fijo, o alguna operación que hayan efectuado, como la venta de un auto, por ejemplo.

Debido a los controles, ahora los nuevos coleros van mejor vestidos, y ya no les entregan más la plata en la puerta sino a un sitio más alejado y con mayor disimulo.

Además, para disimular van rotando por las diferentes casas de cambio y bancos del microcentro porteño. Incluso, hasta les dan un circuito previamente diagramado para recorrer durante la semana, de modo de no ir el mismo día ni el siguiente a un mismo lugar. Para combatirlos, algunas casas de cambio pusieron policías en la puerta y hasta se puede ver alguna patrulla de la Policía Metropolitana para amedrentar a los coleros.

Más de Finanzas y Mercados