LE CIERRAN LA CUENTA CORRIENTE HASTA QUE NO SE PONEN AL D A

Empresas de servicios cortan suministro a los clientes que acumulan 3 facturas impagas

Sobre una muestra de 100 compañías de servicios, 35 analizan retomar actividades de cobranza morosa, ya sea dentro de la firma o contratando un estudio especializado

La tercera es la vencida. Esta es la máxima que rige hoy en el mundillo de las cobranzas: si la empresa acumula tres facturas impagas, se le cierra la cuenta corriente hasta que se ponga al día o, en su defecto, se le deja de suministrar el servicio. Aunque hay compañías más impacientes que a la segunda factura vencida impaga ya cortan el servicio.
La tensión en la cadena de pagos se hace sentir al punto que, según una muestra de 100 empresas de servicios, 35 analizan retomar sus actividades de cobranza morosa, ya sea dentro de la empresa con alguna persona de administración o tercerizando el servicio y contratando un estudio de cobranzas, según un sondeo de CajadePagos. Durante los primeros seis meses del año, observaron un amesetamiento del cumplimiento en el pago, matizado con una leve tendencia a la baja, que se sostuvo durante todos los meses.
A diferencia de otros semestres, no se percibió ningún mes de mejora y la pre-mora creció un par de puntos. Se evidencia una tendencia en donde el consumidor está siendo más selectivo con su disponibilidad de dinero y cumplió un poco más dilatadamente con sus compromisos de pago en relación al último semestre del 2012, comenta Gustavo Frencheli, director de Cajadepagos.
Ante esto, una de las estrategias que empiezan a usar las empresas es ayudar a sus clientes a pagar. Antes de comenzar a llamarlos o intimarlos porque no pagaron, trabajan en forma proactiva previo al vencimiento de la facturas. Como primera medida, ahora se las envían a través de diferentes soportes, como carta postal y mail. Recuérdeles dos o tres veces la fecha de vencimiento antes que esto ocurra, ya sea por mail, fax, sms, incorporando tecnología de seguimiento o tercerizando el servicio en una empresa especializada, sostiene el ejecutivo. A su juicio, las compañías que venden al consumidor final rara vez se ponen a hacer ellos mismos la premora, sino que prefieren tercerizarlo, ya que al consumidor final resulta más difícil de ubicar, pues no se lo suele encontrar en la casa ni atiende el celular. En una empresa, en cambio, hay un teléfono corporativo y un horario de atención, donde a lo sumo el interlocutor no estará.

Tags relacionados