Reestructuración de la deuda

En su primer cumpleaños los bonos argentinos consolidaron su posición como los más riesgosos del planeta

Hace un año que los nuevos bonos en dólares operan en el mercado. La deuda argentina es la mas riesgosa del planeta y la probabilidad de default a 10 años es 95%

Se cumple un año del canje de deuda que llevó a cabo el Gobierno con acreedores externos y por el cual, se logró reestructurar vencimientos por un total de u$s 65.000 millones. 

Si bien se pudo patear la pelota para adelante, la reestructuración de deuda no logró ubicar al país dentro del mundo financiero internacional y lo siguió dejando fuera de la cancha. La probabilidad de default a 10 años ronda el 95 por ciento.

A un año del canje de deuda, los bonos argentinos siguen siendo uno de los más riesgosos del planeta. La misma curva explica la desconfianza que tienen los mercados para con los activos de deuda local.

Se observa que ambas curvas presentan una pendiente negativa y con rendimientos muy altos para los niveles de tasas que presentan otros países similares a los de Argentina y mucho mas para el promedio de tasas a nivel global.

Pese a las subas registradas tras las PASO 2021, la parte corta de la curva de ley local rinde en torno al 22% mientras que la parte larga rinde 17%. En cuanto a la deuda de ley internacional, la parte corta rinde 20% y la larga 15,5 por ciento. 

Ambas curvas están invertidas, por lo que el mercado le asigna mayores riesgos crediticios en el corto plazo, síntoma de clara de confianza de los bonistas para con la deuda local.

Si bien se han podido recuperar en las últimas semanas gracias al trade electoral, los bonos acumulan caídas en promedio del 25%. En particular, el tramo corto ha evidenciado bajas (hasta antes del resultado electoral y en su primer cumpleaños), del 25% en promedio.

Las mayores ampliaciones de spread se dieron en la parte mas corta de la curva, por ello es que la curva tomo una forma negativa y se empinó negativamente.

Los analistas de Portfolio Personal Inversiones remarcaron que los problemas de fondo no se solucionaron, afectando el precio y el trading de los nuevos instrumentos.

A la hora de explicar si la reestructuración fue o no exitosa, desde PPI señalaron que el canje cumplió su objetivo de brindar una ventana de liquidez de pagos de capital y disminuir la carga de los intereses.

"Con la reestructuración de deuda se logró ganar tiempo para corregir los problemas de fondo. Más allá de este éxito, los Globales no tardaron en pricear una realidad económica muy deteriorada y poco prometedora (al menos en el corto/mediano plazo). De hecho, los nuevos instrumentos presentan caídas de entre -14.5% y -25.8% desde su primer día de cotización. La incertidumbre económica afectó la performance de la deuda desde un inicio", afirmaron.

Alta probabilidad de default

En el mercado de deuda se evalúa permanentemente las probabilidades de default que están implícitas en dicho instrumento. A los precios actuales, para el final de mandato de Alberto Fernández se ubica en 37% y en 72% para 2025.

Si se mira a 10 años, la probabilidad de default acumulada es del 95%, lo cual el mercado especula con un nuevo evento crediticio casi en forma segura.

Desde Portfolio Personal Inversiones aclararon que "la escasa confianza de que Argentina pueda juntar los recursos o volver al mercado de capitales para afrontar los pagos a partir de 2023, castiga la probabilidad del flujo de fondos más allá de esta fecha. De hecho, el mercado descuenta con una probabilidad acumulada de 72,1% que el país cometa otro evento de crédito en los próximos 4 años. La teoría se impuso: la restructuración a secas no alcanza para volver sostenible la deuda", dijeron desde PPI.

Comparando a nivel global

Según datos provistos por Nery Persichini, head de estrategia de GMA Capital, desde el canje de deuda de Argentina, los bonos locales han tenido la peor performance entre sus comparables, evidenciando las mayores caídas a nivel global.

Desde el canje de deuda los bonos pierden 25%, cayendo más que las bajas evidenciadas por el Sri Lanka que perdió 23 por ciento.  

Los bonos de El Congo perdieron entre el canje de deuda y el primer aniversario de los bonos argentinos un 15%. Países como Nigeria, Pakistán y El Salvador han tenido una performance estable desde entonces hasta el primer año de la deuda argentina.

En cambio, los bonos de Ecuador, los cuales tuvieron un canje muy parecido a los de Argentina, con la salvedad que el país latinoamericano si acordó con el FMI y tuvo un resultado electoral promercado, tuvo un rally del 20%, similar a los bonos de Angola que subieron 23 por ciento.

Finalmente, en cuanto a los rendimientos, Argentina muestra la deuda con mayores tasas del mundo. Según un trabajo elaborado por Nery Persichini, head de estratega de GMA Capital, Argentina con tasas del 20% es la deuda con mayor rendimiento entre países comparables.

Le siguen Sri Lanka que rinde 16% y luego El Congo con tasas 640 puntos básicos más abajo, del 13%. Angola también es CCC+, pero rinde cerca de un 7 por ciento.

Estos dos países son comparables ya que tienen una calificación crediticia similar al de Argentina, de CCC+.

Entre países con calificación B- y B, se encuentran El Salvador, Tayikistán, Ghana, Ecuador, Bielorrusia, Costa Rica, Ucrania, Egipto, Kenia rinden entre 8% y 5%, es decir, entre 4 y dos veces y media los rendimientos de los bonos argentinos.

Luego, países como Senegal, Jamaica, Turquía, Bolivia, Honduras, Brasil, Sudáfrica, Guatemala, Paraguay, Republica Dominicana, Jordania, Colombia, Rusia, Trinidad y Tobago, etc., muestran rendimientos de entre 7% y 3%, lo cual es entre 3 y casi 7 veces los rendimientos de la deuda local.

Gracias a los altos rendimientos de la deuda local, invirtiendo en bonos argentinos se logra duplicar la inversión en 3,9 años, siendo la duplicación de la inversión más rápida que cualquiera que otro país comparable y de emergente.

Según Nery Persichini, estratega de GMA Capital, el promedio de años para duplicar la inversión en deuda de mercados emergentes es de 13 años. Es decir, se tardaría casi tres veces y media mas en duplicar la inversión en otro bono promedio de emergentes.

Claramente, este no es un buen indicio de confianza para los bonos locales y muestra desconfianza por parte de los inversores para con los activos de deuda argentinos.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • CA

    Claudia Analía

    Hace 23 días

    RIESGO ALTO: No es por el país, es por el populismo.

    0
    0
    Responder