Grandes petroleras apoyan apertura energética de México

Las compañías petroleras le dieron la bienvenida a la reforma energética en México pero advierten que el gobierno tendrá que ofrecer condiciones competitivas si quiere atraer la inversión extranjera necesaria para desarrollar las riquezas aún no utilizadas en el país.
El presidente Enrique Peña Nieto reveló el lunes planes para permitir la entrada de inversores extranjeros en el sector energético por vez primera en 75 años, lo que marca el fin del proteccionismo del pasado.
Kurt Glaubitz, vocero de la norteamericana Chevron, dijo que la reforma es una buena señal para nosotros y otras compañías internacionales de que la puerta se comienza a abrir. Aseguró que Chevron se encuentra satisfecho y optimista acerca del plan del presidente.
El entusiasmo de Chevron se entiende. La petrolera hizo grandes descubrimientos de petróleo en una capa de roca ubicada bajo la parte estadounidense del Golfo de México conocida como la placa Baja Terciaria, que se extiende hacia las aguas mexicanas. Los geólogos petroleros con frecuencia especulan que la parte mexicana de la placa debe ser igualmente prolífica.
Hasta ahora, Pemex, la compañía estatal, no ha tenido los recursos financieros ni las habilidades técnicas para explotar estas riquezas. Eso podría cambiar si, con las reformas del gobierno, puede asociarse a petroleras extranjeras y aprovechar su capacidad financiera, conocimiento tecnológico y habilidades gerenciales.
Pero hay cierta incertidumbre sobre los términos de esta apertura energética. La reforma contempla contratos de utilidad compartida, algo que las grandes compañías normalmente evitan. Ellas prefieren que les den la posesión de algo del petróleo extraído.
Los contratos de utilidad compartida ya se usaron antes en Ecuador, Irán y Bolivia y no puedo pensar en tres países con los que menos nos gustaría asociarnos, dijo Daniel Kerner, director de práctica latinoamericana en el Grupo Eurasia. Pero Ayman Asfari, director general de la compañía de servicios petroleros Petrofac, aseguró: Aunque los términos no son ideales, la reserva de México, particularmente en aguas profundas y shale gas, es tan grande que definitivamente va a ser atractiva para las grandes compañías.