Tratar mal a las empresas no va a ser que tengan mejores resultados

Dondequiera que haya un problema social, los políticos y los economistas, sea cual sea su tendencia política, dicen que la solución es hacer la vida más difícil a las empresas.

Pocas creencias están más de moda en la política y la economía que la opinión de que las empresas responden mejor a un enfoque tipo"trátalos mal, mantenlos con ganas". La concesión esta semana de una parte del premio Nobel de Economía a David Card consolidará esta creencia, aunque el galardón se haya concedido por sus métodos de investigación y no por su famosa conclusión de 1994 de que el aumento del salario mínimo en Nueva Jersey no redujo el empleo.

Casi todas las semanas, dondequiera que haya un problema social, los políticos y los economistas, sea cual sea su tendencia política, dicen que la solución es hacer la vida más difícil a las empresas. En el Reino Unido, las conclusiones de Card han animado a partes del partido laborista a proponer el aumento del salario mínimo nacional a 15 libras por hora [u$s 21], más alto que el salario medio. Los economistas de izquierda afirman que la medida aumentaría la productividad porque las empresas se verían obligadas a innovar para sobrevivir.

En la derecha, el primer ministro Boris Johnson hace lo mismo. En un reciente discurso, argumentó que había que complicar la vida a las empresas para que mejoraran la productividad. En el pasado, dijo, utilizaron "la inmigración como excusa para no invertir en las personas, en las habilidades y en el equipo, las instalaciones, la maquinaria que necesitan".

Tarjetas de crédito, hijos, amor y autos caros: los peores errores financieros, según los columnistas del FT

En Estados Unidos, la administración de Donald Trump creía que los aranceles fortalecían a las empresas estadounidenses que tenían que pagarlos. La actual administración está encantada de subir los impuestos a las empresas en un intento de "volver a construir mejor". La Unión Europea está endureciendo la normativa de los fabricantes de automóviles para reducir los costos de los vehículos eléctricos. En todos los casos, se nos dice que las cosas buenas vienen de ser feroces con las empresas.

No son sólo los políticos los que piensan que las empresas necesitan una buena patada para aplicar el cambio necesario. El FMI dijo esta semana que la pandemia de Covid-19 -un acontecimiento bastante malo para las empresas- había "acelerado el cambio en muchos sectores de la economía a través de una mayor automatización y una transformación de los lugares de trabajo" y esperaba un mayor crecimiento de la productividad como resultado.

Estas políticas están lejos de ser idénticas y algunas tienen ambiciones redistributivas o medioambientales en su núcleo, donde los políticos admitirán en silencio que el resultado no será beneficioso para todos. Pero en todos los casos, la competencia y las fuerzas del mercado no se consideran suficientes para disciplinar a las empresas. Las regulaciones y restricciones son el nuevo juego.

Qué pasó con el horario de oficina y por qué se avanza hacia una semana laboral continua

La cuestión es si la nueva actitud funciona. La genialidad de Card consistió en demostrar que hay ocasiones en las que la respuesta es afirmativa. Aumentar la carga de las empresas mediante los salarios mínimos no perjudicó al empleo en Nueva Jersey y esta conclusión se ha reproducido en todo Estados Unidos y en muchos países. Pero, lamentablemente, la mejora de la productividad no ha sido la razón por la que las empresas han mantenido a los trabajadores. Una investigación de la Comisión de Bajos Salarios del Reino Unido muestra que en 20 años de experiencia aumentando el salario mínimo, encontró "pocos ejemplos específicos... de empleadores que hayan logrado aumentar la productividad". En lugar de ello, las empresas obtuvieron menos beneficios, subieron los precios y, según la investigación, "pedir a los trabajadores que trabajen más parece una respuesta preocupantemente común".

Lejos de la perspectiva de que el Brexit estimule una ola de inversión a medida que las empresas se apuran a adaptarse a las cargas que impuso, el rendimiento de la inversión del Reino Unido desde 2016 ha sido lamentable, según la investigación del Banco de Inglaterra, porque las empresas podían hacer algo más aparte de quejarse. Podían irse a otra parte. Los expertos en productividad no esperan que los frenos a la inmigración aumenten la productividad.

Puede que la pandemia haya sacudido a las empresas hacia una senda de mayor productividad durante un periodo indefinido, pero espero que ningún responsable político sugiera repetir la crisis como estrategia económica.

Aunque hay algunas excepciones, hacer la vida difícil a las empresas no mejora el rendimiento corporativo. "Trátalos con maldad, mantenlos con ganas" es un consejo terrible para las relaciones sanas. Es igual de malo en la política económica.

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • JE

    Jav Esp

    Hace 7 días

    Esta nota no va a hacer que alguien revise lo que escriban

    3
    0
    Responder
  • PAPP

    Paula Adriana Pinotti Pinotti

    Hace 10 días

    no va a hacer que tengan mejores resultados. Faltan correctores profesionales.

    4
    0
    Responder
  • SD

    Sergio Darío

    Hace 11 días

    En el título confunden el verbo SER con HACER.
    El título correcto sería: Tratar mal a las empresas no va a HACER que tengan mejores resultados.
    Sería correcto, en cambio, escribir: el resultado no va A SER mejor, (por poner un ejemplo).
    Ojalá El Cronista comience a contratar redactores y correctores más eficientes. Sería un oasis en un territorio definitivamente sumergido en una gran decadencia. Saludo cordial.

    4
    0
    Responder