Entrevista

Tras el colapso de FTX, Sam Bankman-Fried cuenta su versión de la historia

El exCEO del exchange de criptomonedas FTX dice que estuvo cerca de las decisiones clave de la empresa de negociación nominalmente separada.

Hablando desde su cama en Nassau alrededor de las 3 de la madrugada de un sábado, Sam Bankman-Fried lidió con una de las preguntas en el centro del colapso de su imperio cripto de u$s 32.000 millones.

El fundador de FTX insistió en que se había aislado del comercio y la gestión de riesgos en Alameda Research, la empresa de la que era el propietario mayoritario, por "razones de conflicto de intereses" relacionadas con su papel de guardián de los activos de los clientes como CEO del exchange de criptomonedas FTX.

Pero también admitió, en una entrevista con el Financial Times, una participación más estrecha en las decisiones financieras de Alameda de lo que había revelado anteriormente.

Llegó la hora de un reinicio para las criptomonedas

La conversación, que el hombre de 30 años pidió que se mantuviera por videollamada a altas horas de la madrugada en su residencia de Bahamas, formaba parte de una compungida campaña mediática que Bankman-Fried ha lanzado en las últimas semanas.

El exmagnate admitió libremente en varias entrevistas lo que ha calificado de "descuidos masivos", "enormes meteduras de pata" y falta de "pensamiento riguroso".

El bombardeo mediático ha dejado perplejos a muchos en un momento en que las circunstancias de la quiebra de FTX, uno de los mayores exchanges de criptomonedas, siguen siendo objeto de escrutinio por parte de al menos un millón de acreedores, investigadores penales y litigantes civiles.

Bankman-Fried explicó al FT que guardar silencio podría considerarse como "admitir tácitamente la veracidad de muchas teorías" que han proliferado en Internet sobre sus presuntas irregularidades.

"En la medida en que hay una parte táctica en ello, creo que las cosas han llegado a un punto en el que, francamente, había muchas teorías conspirtativas flotando por ahí que no tenían validez", dijo Bankman-Fried. "Y para ser claros, en el fondo, la pifié. La pifié a lo grande y la gente salió herida. Y no hacía falta una teoría conspirativa para llegar a esa conclusión".

Se enfrenta a acusaciones en un juicio en Estados Unidos de que sus empresas eran un 'esquema Ponzi'. Los ejecutivos de la empresa quebrada han declarado en los tribunales que FTX parecía haber "ocultado el uso indebido de los fondos de los clientes".

El nuevo colapso de BlockFi/FTX sugiere que el ecosistema de las cripromonedas es insostenible

Bankman-Fried negó haber actuado mal intencionadamente, culpó a sus propios "enormes fallos de gestión" y afirmadó que no se dio cuenta plenamente del peligroso estado financiero de FTX hasta días antes de que se viera obligada a acogerse al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Delaware a principios de noviembre.

Admitió que a Alameda se le había permitido sobrepasar los límites normales de endeudamiento en el exchange FTX desde sus primeros días.

Según Bankman-Fried, la causa principal de que FTX acabara con un déficit de unos u$s 8000 millones en activos de clientes fue el exceso de préstamos del exchange a Alameda, que invirtió el dinero en capital riesgo y en malogradas apuestas en tokens digitales.

Tras el colapso de FTX, otra empresa va a la quiebra mientras siguen las repercusiones en las criptomonedas

Bankman-Fried eludió las preguntas del FT sobre el excesivo endeudamiento y las malas inversiones que acabaron por hundir Alameda, haciendo un agujero en las finanzas de FTX, y no quiso pronunciarse sobre las consecuencias legales a las que podría enfrentarse. Afirmó que evitó deliberadamente implicarse en las operaciones y la gestión de riesgos de Alameda para evitar conflictos con su cargo de CEO de FTX, y que no monitoreó el riesgo que suponían para el exchange.

Sin embargo, afirmó que a principios de verano boreal participó en conversaciones en las que se habló de la salud financiera y el endeudamiento de Alameda. Anteriormente había sugerido que no se había "dado cuenta plenamente" de su lamentable situación hasta el mes pasado.

"Recuerdo que hubo algunas conversaciones sobre la situación de Alameda. No recuerdo las cifras. No recuerdo que se dijeran cifras, no estoy seguro de que no se dijeran. Creo que Alameda hizo algún recuento entonces, o alguna comprobación sobre la salud de su posición", dijo.

Recordó al menos una reunión en la oficina de FTX en Nassau tras la caída del mercado de criptomonedas en mayo, en la que el personal dijo que el acceso de Alameda a préstamos de terceros se estaba reduciendo y que podría necesitar pedir más préstamos a FTX. Dijo que no recordaba quién había participado.

"Mi sensación en aquel momento fue algo así como que la gente hacía balance tras el desplome", dijo.

"Alameda tenía una serie de posiciones de margen, abiertas en varias mesas de préstamos, generalmente posiciones largas netas", dijo, y una fracción de éstas se transfirió a FTX cuando otros prestamistas retiraron el crédito, aumentando las obligaciones de Alameda con FTX en unos u$s 6000 millones.

CZ, el maquiavélico rey de las criptomonedas que empujó a FTX al colapso

A la pregunta de cómo fue que el exchange aprobó el gran aumento del endeudamiento de Alameda con FTX, respondió: "No me siento bien por no conocer la respuesta".

Afirmó que la empresa no contaba con un jefe de riesgos que supervisara sus posiciones de margen ni con normas sobre quién debía dar el visto bueno a los grandes cambios en el endeudamiento. "Como empresa, perdimos la noción del riesgo posicional de una forma bastante grande y destructiva", afirmó.

Bankman-Fried también dijo que participó en dos de los mayores usos de fondos de Alameda: los u$s 4000 millones que invirtió en capital riesgo y los u$s 3000 millones que, según él, gastó en la compra de la participación de su rival Binance en FTX.

¿Dónde está el dinero de FTX? Miles de millones de dólares están desaparecidos y acusan falta de controles

"Esos dos suman una cifra bastante grande", dijo, añadiendo que esos dos usos del dinero eran "la respuesta menos insatisfactoria a la que he podido llegar", en respuesta a la pregunta de cómo Alameda desembolsó miles de millones de los fondos de FTX.

Dijo que en aquel momento no sabía exactamente qué fondos procedían de préstamos y no de los beneficios comerciales de Alameda. Pero afirmó que las inversiones de capital riesgo fueron "efectivamente, algunas de ellas, con margen".

"Lo lamento. Lo lamento bastante", añadió.

Por qué las criptomonedas son una "estafa" y un "casino", según un experto en software

El intento de Bankman-Fried de explicar lo que salió mal estuvo plagado de advertencias y referencias a su memoria incompleta. Mencionó la falta de "confianza" en sus respuestas al menos una docena de veces, y calificó otras respuestas de "especulaciones vanas" o "respuestas de mierda". En un momento dado, hizo una pausa de medio minuto con la cabeza entre las manos.

Algunos observadores han interpretado su muy público mea culpa como un intento honesto de reconducir una situación que se descontroló rápidamente. Otros consideran inverosímiles sus explicaciones.

Varios exempleados que hablaron con el FT cuestionaron su descripción de FTX como una empresa que se despeñó por el precipicio por la torpeza bienintencionada de su equipo directivo, en su mayoría joven.

Ira Sorkin, el abogado que defendió al estafador Bernard Madoff, le dijo a Bloomberg que la campaña mediática de Bankman-Fried era un error. "No vas a influir en el público. Los únicos que van a escuchar lo que tienes que decir son los reguladores y los fiscales", dijo.

Pero hay indicios de que está surtiendo efecto. El manager de hedge funds, Bill Ackman, tuiteó: "Diganme loco, pero creo que [Bankman-Fried] dice la verdad".

Maxine Waters, que presidirá las audiencias sobre FTX en el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos a fines de este mes, dijo en un tuit que "aprecia" la franqueza de Bankman-Fried y su "voluntad de hablar con el público".

Pero a pesar de sus explicaciones públicas, Bankman-Fried dijo que no espera ganarse a la gente. "No espero un sentimiento positivo en absoluto", dijo. "No creo que me lo merezca".

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.