Reserva Federal: funcionarios plantearon la posibilidad de una política "restrictiva" para controlar la inflación

Las actas de las minutas de la Fed de mayo muestran que el banco central de Estados Unidos consideró una postura más agresiva sobre las tasas de interés.

Los funcionarios de la Reserva Federal debatieron la posibilidad de que el banco central de Estados Unidos adopte una postura política "restrictiva" que combata mejor la inflación mediante subas más agresivas de las tasas de interés, pero les preocupa que esto pueda socavar la fuerte recuperación del mercado laboral.

Según las actas de la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), celebrada a principios de mayo, la mayoría de los responsables de la política monetaria de Estados Unidos coincidieron en la necesidad de seguir aumentando la principal tasa de interés de la Fed -fijada en un rango de entre el 0,75% y el 1%- en 50 puntos básicos "en el próximo par de reuniones".

Esto coincidiría con el objetivo de la Reserva Federal de volver a situar las tasas de interés "rápidamente" en un nivel neutral, en el que no se impulse ni se frene la economía.

El mundo está cada vez más cerca de una recesión  

Pero los participantes "también señalaron que una postura restrictiva de la política podría ser apropiada dependiendo de la evolución de las perspectivas económicas y de los riesgos para las perspectivas" - señalando la posibilidad de que la Fed tenga que apuntar a un nivel aún más alto de las tasas de interés, ya sea aumentando el ritmo de la suba de tasas, alargando su ciclo de endurecimiento, o haciendo ambas cosas.

Los funcionarios de la Fed, incluido su presidente Jay Powell, están tratando de diseñar lo que han descrito como un aterrizaje "suave" o "más suave" para reducir la inflación sin desencadenar una recesión, lo que reconocieron como un difícil acto de equilibrio. "Varios participantes comentaron los desafíos que enfrenta la política monetaria para restablecer la estabilidad de los precios y al mismo tiempo mantener las condiciones sólidas del mercado laboral", dicen las actas.

Aunque las actas de la Reserva Federal apuntan a una acción más enérgica por parte del banco central estadounidense para frenar la inflación, los funcionarios siguen siendo cautelosos a la hora de comprometerse con una trayectoria política concreta a largo plazo, dada la gran incertidumbre sobre las perspectivas.

"Los participantes consideraron que las consideraciones sobre la gestión del riesgo serían importantes en las deliberaciones sobre la postura política adecuada", según las actas.

Un endurecimiento menos agresivo, o incluso una pausa, puede estar sobre la mesa más adelante en el año si la economía comienza a desacelerarse drásticamente, aunque esa no es la principal hipótesis de la Fed.

Durante la última reunión del FOMC, varios funcionarios también señalaron algunos riesgos para la estabilidad financiera relacionados con el ciclo de endurecimiento, diciendo que podría "interactuar con vulnerabilidades relacionadas con la liquidez de los mercados de valores del Tesoro y con la capacidad de intermediación del sector privado".

Vínculos entre las criptomonedas y los bancos son una amenaza para la estabilidad financiera, alerta el BCE

Algunos funcionarios de la Fed también citaron los riesgos para los mercados de materias primas derivados de las perturbaciones asociadas a la guerra en Ucrania. Aunque todos los participantes respaldaron los planes del banco central de reducir su balance, algunos sugirieron que debería considerar la venta de títulos respaldados por hipotecas como una herramienta adicional.

Una tanda de operaciones agitadas tras las actas acabó llevando a los índices S&P 500 y Nasdaq Composite a los máximos de la sesión. Los rendimientos del Tesoro, que bajaron el miércoles en todos los plazos, apenas variaron.

En declaraciones públicas, Powell ha prometido seguir endureciendo la política monetaria hasta que el banco central vea señales "claras y convincentes" de que la inflación se está desacelerando y volviendo a su objetivo del 2%. "Vamos a seguir presionando hasta que lo veamos", dijo a principios de este mes.

Lael Brainard, vicepresidenta de la Reserva Federal, dijo el miércoles pasado que la lucha contra la alta inflación era el "reto más apremiante" del banco central. Señaló que "la estabilidad de los precios es de la mayor importancia para las familias de menores ingresos, ya que gastan más de tres cuartas partes de su sueldo en productos esenciales como la comida, la nafta o el boleto del autobús, y el alquiler, más del doble del 31% que gastan los hogares de mayores ingresos".

"Por eso estamos adoptando medidas contundentes que volverán a reducir la inflación", dijo Brainard durante un discurso de apertura en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins, en Washington.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios