La demoledora reflexión del Financial Times: ¿vivirá alguien en el centro de España dentro de 50 años?

El cambio climático amenaza al país más habitable del mundo. El gobierno parece haber decidido discretamente que la despoblación del interior español es imparable

Acabo de pasar un año en Madrid, tratando de entender España. He viajado de Valencia a Cádiz, a menudo en trenes de alta velocidad, siguiendo una especie de gloriosa misión de estudio alimentada por mariscos. Mi conclusión preliminar: este es el país más habitable del mundo, aunque más para los privilegiados extranjeros que para el español medio. Pero el cambio climático podría ser particularmente devastador.

Uno pensaría que el clima sería la principal prioridad de un país cálido y seco, pero de hecho los españoles pasan más tiempo discutiendo sobre la unidad nacional. El gran trauma moderno de España ha sido el referéndum ilegal sobre la independencia de Cataluña en 2017. El gobierno federal envió policías con porras y nueve organizadores separatistas del referéndum fueron encarcelados por hasta 13 años. En respuesta, se colgaron banderas de los balcones de todo el país mientras la gente expresaba su visión de España .

A menudo se puede leer el carácter político de un barrio simplemente caminando por la calle: banderas nacionales en los barrios burgueses de Madrid, varias versiones de banderas catalanas en Barcelona y en otros lugares, cada vez más, banderas de otras regiones. La creciente ansiedad por la unidad nacional impulsó al partido nacionalista de extrema derecha Vox al parlamento en 2019. La polarización podría empeorar si el conservador Partido Popular y Vox ganan las elecciones nacionales del próximo año y reprimen Cataluña .

Pero, por ahora, estoy impresionado con la forma en que el gobierno liderado por los socialistas está calmando las tensiones, perdonando a los separatistas encarcelados y negociando compromisos, a menudo sucios, con los partidos catalanistas. Así es como debe funcionar una democracia multinacional. Las banderas están bajando y el apoyo catalán a la independencia se está desplomando, en parte porque la gente se da cuenta de que no sucederá: ningún país extranjero reconoció la independencia catalana.

En términos más generales, a pesar de la corrupción política, la élite gobernante de España tiene muchos logros. Como dice el escritor Javier Cercas, los últimos 40 años han sido los mejores del país. Se ha estabilizado la democracia, se ha derrotado al terrorismo vasco y se ha logrado la rara transición a un estatus de renta alta. La infraestructura pública es en gran medida reciente y, por lo tanto, excelente. Se prevé que la esperanza de vida, ahora de 84 años, sea la más alta del mundo en 2040.

Es cierto que el español medio pasa esa vida en un piso de baja calidad, a menudo en un bloque de departamentos de aspecto soviético, con una renta neta media anual de 15.892 euros. Pero la mejora continúa. Con los contratos permanentes en auge, el desempleo, durante mucho tiempo el flagelo nacional, está en su punto más bajo desde 2008 . La geografía económica del país se ha reorganizado. Madrid se ha convertido en una ciudad en auge, el Londres de España y una especie de paraíso fiscal. Ha superado a Barcelona como centro de negocios, absorbiendo empresas, creando un nuevo distrito comercial casi al estilo chino y compitiendo con Miami para convertirse en la capital del mundo de habla hispana, mientras argentinos, venezolanos y demás huyen a un país funcional.

LA ESPAÑA VACÍA

Pero hay dos Españas: una habitada, la otra casi vacía. Momentos después de que tu tren salga de Madrid o de las costas, ya estás en el interior casi abandonado. Fuera de Madrid, la vasta región de Castilla y León, gobernada por el Partido Popular y Vox, se va despoblando desde hace décadas. Algunas aldeas se han reducido a unas pocas docenas de jubilados sin médico. Aquí hay una imagen que retendré de España: una granja de techo rojo deshabitada, sola en medio de campos marrones, con el único signo de actividad humana: un grupo de aerogeneradores distantes.

El gobierno parece haber decidido discretamente que la despoblación del interior es imparable. En la España vacía se abren paso los dos últimos activos de la zona: el sol y el viento. De hecho, el interior de España es la mayor oportunidad de energías renovables de Europa. La energía eólica y solar ya generan casi la mitad de la electricidad del país. Los 140.000 millones de euros adeudados a España por el fondo de recuperación de la UE podrían acelerar la tendencia.

El gobierno de España quiere que los pueblos moribundos alquilen tierras a empresas de energías renovables. Sin embargo, de manera inconveniente, muchos lugareños prefieren industrias en las que ellos mismos puedan desempeñar un papel.

La crisis que se avecina en España es el cambio climático. El polvo anaranjado en nuestro balcón esta primavera, traído desde el Sahara, se percibió como un presagio. Zonas de España están en su punto más seco en un milenio. Estoy escribiendo esto junto a un ventilador eléctrico en Madrid, donde las temperaturas han superado los 35° C durante semanas. Algunas regiones llegan a superar los 40° C, lo que no es habitable.

Los campos yermos y agrietados que se ven desde las ventanas del tren parecen del norte de África. La vendimia en Jérez comenzó el 28 de julio, la más temprana en la historia de la región. La desertificación ya afecta a una quinta parte del territorio español. La agricultura con riego ilimitado no es una estrategia a largo plazo. La milenaria agricultura ibérica puede estar desapareciendo. Y sospecho que el turismo cambiará gradualmente de la costa sur construida de España al hermoso y fresco norte, a medida que el calor del verano se transforma de atracción en amenaza.

Vuelvo a París, pero esto no es un adiós, sino un hasta luego del país que espero siga siendo el campeón mundial de habitabilidad.

Tags relacionados

Noticias del día

Comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios
  • RN

    Raul Nieto

    08/08/22

    Que buen articulo

    0
    0
    Responder