Financial TimesExclusivo Members

Francia podría desencadenar la próxima crisis del euro

La extrema derecha de Marine Le Pen lidera actualmente las encuestas de cara a los próximos comicios. El Nuevo Frente Popular (de extrema izquierda), ocupa el segundo lugar.

"Nuestra Europa es mortal, puede morir", advertía Emmanuel Macron a finales de abril. Quién iba a decir que apenas unas semanas después el presidente de Francia iba a poner a prueba sus declaraciones, convocando a unas elecciones anticipadas que amenazan con sumir a toda la Unión Europea (UE) en una crisis potencialmente mortal.

En estos momentos, la atención mundial se centra en la crisis política inmediata de Francia. La primera vuelta de las elecciones tendrá lugar el 30 de junio. La extrema derecha de Reagrupamiento Nacional lidera actualmente las encuestas. El Nuevo Frente Popular, una coalición dominada por la extrema izquierda, ocupa el segundo lugar.

En el mejor de los casos, un Parlamento dominado por los extremos políticos sumiría a Francia en un periodo de inestabilidad prolongada. En el peor, llevaría a la adopción de políticas derrochadoras y nacionalistas que desencadenarían en una crisis económica y social en Francia.

Las elecciones en Francia serán decisivas para el futuro de la derecha en Europa

La crisis francesa se convertiría rápidamente en un problema de la UE. Habría dos mecanismos principales de transmisión. El primero, a nivel fiscal y, el segundo, a nivel diplomático.

Francia tiene problemas financieros. La deuda pública asciende al 110% del PBI y el Gobierno actual registró un déficit presupuestario del 5,5% el año pasado. Tanto la ultraderecha como la extrema izquierda han prometido grandes aumentos del gasto y recortes fiscales que inflarían la deuda y el déficit, al tiempo que violarían las normas de la UE.

Bruno Le Maire, ministro de Economía francés, ha advertido de que la victoria de cualquiera de los dos extremos podría provocar una crisis de deuda en Francia y la supervisión de las finanzas del país por el FMI o la Comisión Europea. Le Maire ha recordado la reacción al ‘mini presupuesto' de Elizabeth Truss en Reino Unido en 2022, para subrayar lo rápido que los mercados pueden volverse contra un gobierno imprudente con sus finanzas.

Jordan Bardella, el delfín de Marine Le Pen. Bloomberg

En realidad, una crisis fiscal francesa podría ser peor que la aventura británica de Liz Truss. En Reino Unido, existía un mecanismo para destituir rápidamente a Truss y restablecer un gobierno racional. Esa tarea sería mucho más difícil en Francia, donde la extrema derecha y la extrema izquierda tienen liderazgos bien consolidados y no cuentan con políticos más prudentes y realistas.

La segunda gran complicación es que Francia es uno de los 20 países que utilizan la moneda única.

¿Qué pasaría si la prima de riesgo de los bonos franceses se disparara? La UE dispone de mecanismos para intervenir mediante la compra de bonos. Pero ¿estarían Bruselas o Berlín dispuestas a aceptar tal medida si la crisis hubiera sido provocada por un enorme nivel de gasto no financiado? El Gobierno alemán está haciendo esfuerzos por ahorrar miles de millones de dólares a nivel nacional. ¿Por qué iba a aprobar el rescate de una Francia dispuesta a derrochar?

Elecciones en Europa: la derecha avanza y presiona a los partidos del centro, ¿cómo queda el nuevo Parlamento?

La extrema derecha y la extrema izquierda francesas también son profundamente euroescépticas, y ya se están quejando de los dictados de Bruselas y expresando hostilidad hacia Alemania. El programa electoral de RN habla de una "divergencia profunda e irreconciliable" entre las visiones del mundo de Francia y Alemania. Jordan Bardella, que seguramente será el candidato de RN a primer ministro, amenazó hace poco con recortar la contribución de Francia al presupuesto de la UE en 2000 o 3000 millones de euros al año.

Durante la crisis de la deuda griega, que duró casi una década, el desafío de Atenas a la UE se vio superado en última instancia por la amenaza de expulsar a Grecia del euro, una medida que habría destruido el valor de los ahorros griegos. Pero expulsar a Francia del euro, o a la propia UE, es casi inconcebible. Todo el proyecto europeo se ha construido en torno al tándem franco-alemán desde la década de 1950.

Es mucho más probable que Francia permanezca en la UE y en la moneda única, pero haciendo ruido. Eso acabaría con la cohesión y la estabilidad europeas, en un momento en que la UE intenta mostrar cohesión ante la amenaza de Rusia.

A menos que Macron renuncie (lo que parece poco probable), seguirá representando a Francia en las cumbres internacionales y las reuniones de la UE. Pero, salvo un vuelco de última hora en las encuestas, es probable que el presidente francés salga muy tocado de estas elecciones. Puede que algunos de los homólogos europeos de Macron disfruten en silencio del espectáculo de la humillación de "Júpiter". Pero el impacto general en Europa de una Francia enojada sería devastador.

Alerta inversores: hay tensiones monetarias en el horizonte

El instinto de RN sería plantar cara a Bruselas en nombre de la soberanía francesa. Sin embargo, los líderes de la extrema derecha han mostrado cierta conciencia en los últimos años de que el euroescepticismo de línea dura puede asustar y alienar a los votantes y a los mercados. Tras perder las elecciones presidenciales de 2017, el RN abandonó discretamente su discurso de abandonar el euro.

Una crisis económica -sumada a una confrontación con Bruselas y Berlín- podría llevar a RN a reafirmarse en sus instintos nacionalistas y de confrontación. Otra posibilidad es que la realidad del Gobierno le obligue a llegar a un acuerdo con la UE.

Quienes tengan más edad y buena memoria recordarán la crisis económica de Francia a principios de los años ochenta, cuando un Ejecutivo socialista intentó aplicar un programa radical de izquierdas. Aquella crisis propició el ascenso de Jacques Delors, primero como ministro de Economía francés y luego como Presidente de la Comisión Europea. En Bruselas, Delors impulsó avances espectaculares en la integración europea y el lanzamiento de la moneda única.

Aunque es poco probable que la historia se repita del mismo modo, décadas de experiencia sugieren que es un error apostar en contra de la capacidad de la UE para superar amenazas que parecen mortales.

Temas relacionados
Más noticias de Francia

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.