Opinión

Financial Times: el verdadero precio del movimiento antivacunas

Al rechazar la medicina moderna, los antivacunas han recreado épocas pasadas en las que la gente moría como moscas.

Hay un niño de 13 años cuyo padre antivacunas -un hombre inteligente y competente de unos 50 años- murió el mes pasado de Covid-19. En el Twitter del padre se repite la historia de siempre: advierte a sus seguidores que los gobiernos se han "radicalizado", que las inyecciones de Pfizer son peligrosas y que el Covid es un invento, y luego tuitea despreocupadamente que ha dado positivo, antes de que su feed se silencie de repente, para siempre.

Muchos vacunados disfrutan burlándose de muertes como la suya. Eso es duro. Todos tomamos decisiones equivocadas a diario, pero no suelen matarnos. Pero, sobre todo, el vaxenfreude [la sensación que sienten los vacunados cuando los no vacunados se contagian de Covid-19], como se llama ahora, ignora a las personas que quedan atrás.

El peor daño que hacen los antivacunas es a sus familias, a las que exponen a un peligro diario y luego, a veces, hunden en un dolor inenarrable. El daño repercutirá a lo largo de las generaciones. ¿Cómo va a influir en los millones de personas afectadas y en su relación con el resto de nosotros?

Ómicron: la OMS advierte que es muy pronto para tratar al Covid como endemia

Para la mayoría de los habitantes de los países ricos, el Covid-19 ya no es letal, pero para los no vacunados voluntariamente es una matanza que no entienden. Su riesgo de muerte por Covid es 14 veces mayor que el de las personas vacunadas, afirma Rochelle Walensky, directora de los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos.

Sólo entre junio y noviembre, 163.000 muertes por Covid-19 en Estados Unidos se podrían haber evitado con la vacunación, calcula la Kaiser Family Foundation. Eso es casi el doble de todas las muertes estadounidenses en la guerra de Corea, Vietnam, Afganistán e Irak juntas, y los no vacunados siguen muriendo, inútilmente.

Por cada muerte de un estadounidense no vacunado, unas nueve personas pierden a un abuelo, padre, hermano, cónyuge o hijo. Probablemente, lo más angustioso de Covid-19 es su implacable orfandad, que recuerda a la epidemia de VIH en África o a la Gripe Española de 1918. Pensemos en los hijos de Kevin y Misty Mitchem, una pareja de cuarenta años que decidió no vacunarse y que murió de Covid en octubre, con pocos días de diferencia.

Ómicron: cómo es la vida después de la variante según lo que pasó en Sudáfrica 

Perder a un padre joven es uno de los grandes traumas de la vida. Los hijos en duelo suelen caer en la depresión (por eso mi principal objetivo en la vida es seguir hasta que mis hijos tengan al menos 18 años). Sin embargo, cuando el padre es un antivacuna contagiado de Covid, el niño puede sentirse avergonzado para guardar silencio sobre una muerte innecesaria que algunas personas siempre considerarán una farsa.

Mientras tanto, los antivacunas tenderán a culpar a la supuesta debilidad física de la víctima o a fingir que la muerte no fue por Covid-19. No pueden cambiar fácilmente de opinión sobre la enfermedad, porque eso significaría renunciar a su identidad antivacunas y a la comunidad que conlleva.

También hay gente que no quiere discutir la causa de la muerte por miedo a politizar una tragedia. (Una nueva tendencia en algunas partes de Estados Unidos es mantener el Covid-19 fuera del obituario). Así que los niños pueden no tener a nadie con quien hablar sobre el peor momento de sus vidas.

Djokovic muestra que no podemos terminar con los antivacunas, pero podemos juzgarlos

Es lo que se conoce como "duelo sin derechos", un término acuñado por el psicólogo Kenneth Doka para describir los sentimientos de los dolientes que no pueden hablar de su pérdida porque la causa de la muerte está estigmatizada. Esto era habitual durante la epidemia de sida, y lo sigue siendo cuando alguien muere por suicidio o sobredosis o luchando en el bando impopular de una guerra. Un amigo mío sufrió una pena de privación de derechos cuando murió su antigua amante, y no pudo decírselo a la persona que más quería, su esposa.

Hoy en día, los familiares de los antivacunas -que pueden estar vacunados o dudar- se sienten a veces enojados con la persona fallecida y/o con la sociedad que se burla de su dolor.

Los sobrevivientes pueden cargar con la culpa de por vida, especialmente si la muerte se produjo después de una gran reunión familiar con personas sin vacunar. Y la muerte suele agravar las tensiones en las familias que ya están divididas entre los no vacunados y los vacunados. Casi lo primero que tienen que decidir juntos los deudos es si deben usar barbijos en el funeral.

Al rechazar la medicina moderna, los antivacunas han recreado épocas pasadas en las que la gente moría como moscas. Mis dos abuelas, por ejemplo, perdieron a sus padres cuando eran adolescentes, y cada una de ellas perdió un hijo. Eso era normal hace un siglo. También era insoportable, sobre todo porque entonces casi no había lenguaje para hablar del dolor. A pesar de toda la angustia actual por los horrores de las redes sociales, esa generación estaba probablemente más dañada que la nuestra. Y el daño fue legado a sus descendientes: mis dos padres fueron moldeados por la infelicidad de sus madres, por lo que esas muertes de hace tiempo también me moldearon a mí.

Imagina el miedo, el estrés y la confusión de un niño criado por antivacunas ahora. El virus está en todas partes como nunca antes y está matando a la gente a su alrededor. Sería natural empezar a preguntarse si el resto del mundo tiene razón y mamá y papá se han unido a un culto a la muerte. Es una experiencia que puede marcar a estos niños en el siglo XXII.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios