FTExclusivo Members

Duro editorial del Financial Times: "A Argentina no le conviene que los planes de Milei fracasen"

El presidente de Argentina necesita construir una coalición para apoyar sus reformas económicas radicales.

Las crisis recurrentes de Argentina y la incapacidad del país para alcanzar su obvio potencial han convertido a la nación sudamericana en una triste excepción entre las economías de ingresos medios con un desempeño más estable del mundo. Su turbulenta historia ayuda a explicar por qué el año pasado los argentinos eligieron a un Presidente que desafía las convenciones. Javier Milei, un autoproclamado anarcocapitalista con principios libertarios y un amor incondicional por el libre mercado, se ha convertido en el favorito de los hedge funds globales y los magnates del capital privado, y esto a pesar de su aceptación de Donald Trump, su negación del cambio climático y su postura anti-aborto.

La promesa de campaña de Milei de domar el Estado con una motosierra parecería imprudente en gran parte del mundo, pero resonó en Argentina. El gasto público fuera de control y la corrupción desenfrenada han llevado al Estado a la quiebra, destruido el valor del peso argentino y dejado a la nación cerca de la hiperinflación.

Dada la profundidad de la crisis, las primeras medidas del Presidente no fueron descabelladas: un drástico ajuste fiscal para equilibrar el presupuesto rápidamente; una gran devaluación del peso para corregir un tipo de cambio oficial tremendamente sobrevaluado; y aumentos en las tarjetas de alimentos y en las asignaciones infantiles para compensar parte de los dolor que sienten los más vulnerables. Afortunadamente, Milei parece haber dado marcha atrás en su promesa de dolarizar la economía. La inflexible economía basada en las materias primas tendría dificultades en el 'chaleco de fuerza' de la política monetaria estadounidense.

Milei en el Financial Times: cuándo vuelve Argentina a los mercados, el futuro del Congreso y el temor a "infiltrados extranjeros" en protestas

Las empresas, los inversores y el Fondo Monetario Internacional han recibido con satisfacción los pasos de Milei hasta ahora. La inflación está bajando desde un máximo en diciembre, el tipo de cambio del peso en el mercado negro se ha estabilizado y se están eliminando subsidios insostenibles al transporte y al combustible.

Sin embargo, la economía se dirige a una recesión. No está claro cuánto tiempo tolerará la población el creciente dolor causado por la austeridad. Las caídas del valor real de los salarios y las pensiones no son sostenibles y podrían desencadenar protestas masivas. El FMI señaló que Argentina necesitaba reformas orientadas al mercado, pero que "éstas deberían diseñarse y secuenciarse para garantizar un crecimiento sostenido e inclusivo".

Milei también corre el riesgo de convertirse en víctima de sus tácticas políticas. El execonomista y panelista de televisión se ha aferrado a la estrategia que le resultó útil en la campaña: animar a sus seguidores en las redes sociales denunciando la corrupta "casta gobernante" de Argentina, insistiendo en que no hay alternativas y lanzando coloridos insultos a los opositores.

Esta estrategia de todo o nada va en contra de la realidad política. Milei está muy lejos de alcanzar la mayoría en el Congreso, incluso con el respaldo del PRO del expresidente Mauricio Macri. Ninguno de los 23 gobernadores provinciales del país es un aliado seguro. El Presidente ha dicho que está dispuesto a pasar por alto a los legisladores hostiles y confiar en decretos y otros poderes ejecutivos. Pero Milei tiene que ganarse a los centristas y a algunos peronistas moderados de la oposición o se arriesgará a que su presidencia sea neutralizada por una amplia coalición de descontentos.

¿A Milei le alcanza sólo con las redes sociales?

En su discurso anual ante el Congreso este mes, el Presidente invitó a gobernadores y líderes políticos a unirse a él para acordar un nuevo "pacto fundacional" para que Argentina cimente las reformas. Muchos acogieron con agrado la oportunidad de entablar un diálogo. Sin embargo, Milei insistió en que los asistentes deberían firmar 10 principios excesivamente rígidos, entre ellos evitar los déficits fiscales para siempre y limitar el gasto público a alrededor del 25% del PBI.

A Argentina no le conviene que los planes económicos de Milei fracasen; la alternativa podría ser la parálisis del gobierno y la hiperinflación. Sin embargo, el Presidente parece demasiado cómodo con la idea de ser un profeta en el desierto. El mes pasado le recordó al Financial Times que su héroe Moisés pasó 40 años en el desierto antes de que su pueblo llegara a la tierra de leche y miel. Argentina no puede esperar tanto. Milei necesita demostrar que su tierra prometida no es un espejismo y que puede traer consigo a suficiente gente para que sus reformas económicas tengan éxito.

Temas relacionados
Más noticias de Argentina

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.
  • DS

    diego sebastian

    11/03/24

    Quien le da letra al FT ? y al FMI ?
    Milei tiene el apoyo de la gente.
    Si no es ahora, sera en el 2025.

    1
    0
    Responder