Criptomonedas: qué hay detrás de Tether, ¿es realmente menos volátil que Bitcoin?

La atención crítica que se está prestando a empresas como Tether, que ya emitió u$s 69.000 millones en stablecoins, es un hecho positivo.

Hace doce años, durante la crisis financiera de 2008, se me ocurrió que la mejor manera de hacer que un sistema financiero fuera seguro, en medio de una innovación salvaje, era que los inversores y los reguladores sufrieran pequeñas llamadas de atención periódicas. Estos eventos, como la sopa de avena del cuento Ricitos de Oro, estarían lo suficientemente "calientes" como para hacer daño, pero no tanto como para crear quemaduras permanentes.

Lamentablemente, esto no ocurrió antes de la crisis; o no en un grado que pudiera haber pinchado la euforia y la complacencia de los inversores (y de los reguladores). Sin embargo, una cuestión interesante para reflexionar hoy en día, en medio de otro salvaje brote de innovación financiera en torno a las criptomonedas, es si todavía podríamos ver una versión de ese momento de Ricitos de Oro en funcionamiento.

Consideremos la intrigante historia de la criptomoneda Tether. En los últimos años, la empresa Tether, controlada por los propietarios de un exchange criptomonedas llamado Bitfinex, ha emitido u$s 69.000 millones en las llamadas "stablecoins", tokens digitales vinculadas a otros activos como el dólar.

Bitcoin: Estados Unidos desbanca a China como el mayor productor de criptos del mundo

Esta cifra, que se ha expandido rápidamente este año, significa que Tether representa aproximadamente la mitad del universo total de stablecoins. Y como la moneda se utiliza ampliamente como una forma conveniente de transferir activos digitales a moneda fiat (y viceversa) y realizar transacciones entre diferentes plataformas, a menudo se describe como la moneda de reserva del mundo de las criptomonedas.

Sin embargo, su reputación no es tan estable como su nombre sugiere. Antes de febrero de 2019, la empresa afirmaba que el token estaba respaldado por tenencias de dólares, lo que le permitía mantener un tipo de cambio uno a uno. Sin embargo, a principios de este año el grupo pagó una multa de u$s 18,5 millones de a la oficina del fiscal general de Nueva York como parte de un acuerdo, tras las acusaciones del fiscal general de que Tether había "oscurecido el verdadero riesgo al que se enfrentaban los inversores" con sus reservas antes de febrero de 2019.

La empresa ha añadido una nota en su página web para decir que el token está respaldado por activos seguros, similares al dólar, como u$s 30.000 millones en papel comercial estadounidense (una afirmación que implica que es el séptimo operador mundial en este sector).

La semana pasada, un artículo de Bloomberg afirmaba que parte de los activos de Tether estaban depositados en bonos chinos, en medio de inusuales flujos financieros entre cuentas bancarias en el extranjero. En respuesta, la compañía emitió una vehemente negación de que algo fuera inadecuado, argumentando "que las certificaciones de garantía trimestrales (tan recientes como el 30 de junio de 2021) confirman que todos los tokens de Tether están totalmente respaldados" y "la gran mayoría del papel comercial mantenido por Tether está en emisores con calificación A-2 y superior".

Algunos criptoinversores no parecen preocupados (quizás porque asumen que Tether mantendrá su valor mientras todo el mundo lo utilice). Aunque los precios de las criptomonedas cayeron inicialmente tras la noticia de Bloomberg, desde entonces se han recuperado. Pero los rumores siguen volando y, la semana pasada, políticos ineternacionales prometieron una mayor supervisión. Aunque sólo sea por eso, la historia de Tether es una llamada de atención.

¿Debería preocuparse el mundo financiero en general? Algunos veteranos podrían argumentar que no. Después de todo, las stablecoins actúan actualmente como las fichas de póquer de un casino cibernético.

La SEC advierte a inversores en criptomonedas: "Mucha gente probablemente saldrá lastimada"

Aunque los tokens se utilizan para realizar operaciones dentro de los confines de la criptomoneda, sólo pueden utilizarse allí. En consecuencia, no debería importar si resultan ser, por ejemplo, parte de una estafa piramidal, siempre y cuando ese casino sea autónomo, o al menos eso dice el argumento optimista.

Sin embargo, esta idea parece cada vez más ingenua. Por un lado, los inversores e instituciones convencionales se ven cada vez más atraídos por el mundo de las criptomonedas, aunque sólo sea con fines de inversión. Por otro lado, el mercado tiene ahora tentáculos en otras partes de las finanzas, como demuestran las participaciones de Tether en papel comercial estadounidense. Esto podría crear un riesgo de contagio, como señaló la agencia de calificación Fitch en julio, sobre todo si estos productos se combinan con el tipo de apalancamiento que podría desencadenar llamadas de margen en una crisis (lo que ocurre cada vez más).

Aunque las stablecoins se utilizan actualmente en un casino "amurallado", empresas como Facebook esperan crear versiones de estos tokens en el futuro que tengan un uso masivo en el mundo real. Los precedentes son importantes.

Criptomonedas: por qué China puede complicar a los exchanges offshore

Así que los reguladores y los inversores deben mirar las llamadas de atención. Un paso obvio que deben dar los inversores e instituciones convencionales que se adentren en este mundo es exigir políticas mejores y auditadas en torno a las reservas. En China, las reservas que respaldan los productos de tecnología financiera se mantienen en el banco central; en Kenia, un producto como M-Pesa mantiene las reservas en una cuenta fiduciaria. Se necesita algo igualmente transparente para Tether y otras stablecoins.

Un segundo paso es que los reguladores deben aumentar la supervisión global coordinada. Esto no será fácil, dada la naturaleza móvil y huidiza del ciberespacio. Además, como señaló la semana pasada Klaas Knot, vicepresidente del Consejo de Estabilidad Financiera, los reguladores financieros se enfrentan a un complicado problema de silos: aunque organismos como el Consejo de Estabilidad Financiera son expertos en compartir datos sobre flujos financieros transfronterizos, "no tienen un homólogo" en la esfera digital. Esto es importante, dado que muchas empresas de criptomonedas se describen a sí mismas como de "software".

Es una buena noticia que los reguladores se hayan comprometido a aumentar su escrutinio y es aún más bienvenido que se preste una atención crítica a empresas como Tether. Sí, los aficionados a las criptomonedas podrían chillar. Pero, sin algunos accidentes y controversias que mantengan a los inversores alerta, podría producirse un desastre mayor. Tal vez sea necesaria una suave llamada de atención.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios