Afganistán: Estados Unidos cree que podría sufrir un atentado de Isis-K dentro de seis meses

Los talibanes luchan por alimentar a millones de personas en medio de la sequía y tras el recorte de la ayuda internacional.

Las agencias de inteligencia estadounidenses han advertido que los extremistas islámicos que operan en Afganistán podrían atacar a Estados Unidos en un plazo de seis meses, mientras el país sufre lo que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha denominado "la mayor crisis humanitaria del mundo".

La doble crisis del hambre generalizada y la creciente amenaza terrorista refleja el rápido deterioro de las condiciones en Afganistán desde el colapso del gobierno del presidente Ashraf Ghani, respaldado por Occidente, y la toma del poder por los talibanes en agosto.

"Todos los hombres, mujeres y niños afganos saben que se está produciendo una crisis realmente profunda", dijo Dick Trenchard, director de la ONU para la Agricultura y la Alimentación en Afganistán. "Todavía no hemos visto lo peor".

Crisis en Afganistán: la compleja red de impuestos paralelos y economía informal que financió a los talibanes

La ONU y las agencias internacionales de ayuda calculan que unos 19 millones de afganos sufren una crisis de hambre aguda, lo que significa que no pueden acceder a suficientes alimentos cada día, debido a la sequía y a la implosión de la economía dependiente de la ayuda.

Otros 13 millones de afganos luchan por conseguir alimentos suficientes, y se espera que la situación empeore durante el invierno. La ONU dijo que unos 3,5 millones de niños menores de cinco años corren un alto riesgo de morir de hambre a menos que se aumente drásticamente la ayuda.

"La trayectoria sigue siendo profundamente descendente", dijo Trenchard. "Nunca hemos visto una crisis que se haya agravado hacia abajo tan rápidamente. La velocidad del colapso -así como la escala- ha sido tan alarmante".

China probó su nueva arma hipersónica y un alto militar de Estados Unidos dice que se acerca un "momento Sputnik"

 los que habían utilizado como base antes de la invasión liderada por en 2001 se estén reagrupando, a pesar de la promesa de los de que no permitirán que el país se utilice como trampolín para los . Mientras tanto, a los funcionarios estadounidenses les preocupa cada vez más que los grupos terroristas islamistas que habían utilizado Afganistán como base antes de la invasión liderada por EE.UU. en 2001 se estén reagrupando, a pesar de la promesa de los talibanes de que no permitirán que el país se utilice como trampolín para los grupos yihadistas.

Los propios talibanes han sido objeto de ataques por parte del grupo militante rival Isis-K, inspirado en el Isis, que considera que el nuevo gobierno como unos "vendidos" de la causa islamista global y está ansioso por frenar su consolidación en el poder.

El martes, un alto funcionario del Pentágono advirtió que los funcionarios de inteligencia estadounidenses creían que el Isis-K tendría la "capacidad" de llevar a cabo ataques externos, incluso en suelo estadounidense, en un plazo de "seis o 12 meses". El funcionario añadió que Al Qaeda tardaría entre uno o dos años en alcanzar una capacidad similar para hacerlo.

¿Estados Unidos más cerca de otra crisis financiera? Por qué Jay Powell es "un hombre peligroso" en la Fed

"Tenemos que permanecer vigilantes ante esa posibilidad", dijo Colin Kahl, subsecretario de Defensa para la política, ante el comité de servicios armados del Senado.

En Afganistán, la ONU dijo que se estaba apurando para aumentar las reservas de alimentos y medicinas antes de que la nieve del invierno dificulte aún más la entrega de la ayuda.

"No hay un plan B", dijo Trenchard. "Necesitamos un aumento masivo de los recursos humanitarios para llevar a los afganos durante el invierno hasta el próximo año".

Aunque los gobiernos internacionales se comprometieron en una conferencia de emergencia celebrada en septiembre a proporcionar cerca de u$s 1000 millones en alimentos, suministros médicos y otro tipo de ayuda humanitaria para los 38 millones de afganos, la ONU, que lidera el esfuerzo de ayuda, sólo ha recibido una fracción de esa cantidad.

Afganistán ya se enfrentaba a la peor sequía de los últimos 35 años -su segunda sequía grave en tres años- antes de que los talibanes entraran en Kabul. El cambio de gobierno supuso el fin abrupto de la ayuda internacional al desarrollo que había contribuido a mantener la economía a flote.

Tags relacionados

Comentarios

  • GA

    guillermo acosta

    Hace 27 días

    y quizàs tengan armas de destrucciòn masiva...

    0
    0
    Responder