Informe

Vodafone logra revertir la tendencia y aumentar sus ingresos tras la compra de Zegona

Con una facturación de 974 millones de euros en el último trimestre de 2023, la teleco logra su primer trimestre de crecimiento en ventas desde 2021.

En esta noticia

Cuando el pasado 31 de octubre el fondo de inversión de riesgo británico Zegona anunció la compra de Vodafone España por USD 5000 millones, la operadora no paraba de dar vueltas en un círculo vicioso que la llevó a perder dinero trimestre tras trimestre. 

Sólo hay que ver el último ejercicio fiscal previo a su venta en el que Vodafone anotó un agujero de 383 millones de euros, rojos continuos que explicaban las continuas pérdidas de líneas y que la catapultó en lo más alto del ranking que ninguna compañía de telefonía quiere liderar.

Así estaban las cosas, cuando febrero comenzó con anuncios que podrían despejar en parte este panorama poco alentador. El mes comenzó con el beneplácito de la Comisión Europea (UE) y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para la adquisición de Vodafone por Zegona. 

A la luz verde de las autoridades le siguió, días más tarde, la publicación de las cuentas de la empresa que muestran el freno del deterioro de sus cuentas en su tercer trimestre fiscal concluido el 31 de diciembre (Vodafone cierra su ejercicio fiscal en marzo).

Los sindicatos piden a Sánchez un mayor control de los fondos europeos para que no haya un "boicot"

Adiós plazo fijo: la cuenta online que remunera tus ahorros y no tiene comisiones ni requisitos

Vodafone revierte la tendencia y consigue aumentar sus ingresos un 0,2% (foto: archivo).

Los ingresos del último trimestre de Vodafone

Aunque con un leve repunte del 0,2% en los ingresos totales, que alcanzaron los 974 millones de euros, Vodafone España registró en el último trimestre de 2023 su primer trimestre de crecimiento en facturación desde 2021, en el que serán los últimos resultados que presente el grupo tras la venta de la filial española al fondo comandado por Eamonn O'Hare.

Mientras la venta de terminales empujó hacia arriba los ingresos, negocio que creció un 11,5% hasta los 126 millones de euros, la teleco cedió terreno en el negocio de venta de servicios que descendió un 1,1%, hasta alcanzar los 848 millones. La buena noticia para Vodafone es que mejora la tendencia de los últimos trimestres. En este sentido, alcanza a recordar que doce meses atrás los ingresos por servicios se desplomaron un 8,7%.

Con todo, los ingresos por servicios mejoraron un 1,5% respecto al trimestre anterior gracias al crecimiento de los servicios digitales de empresas y a una mejor gestión de la base de clientes por contrato.

También sirve como justificación la complejidad del mercado español de telecomunicaciones donde la competencia es extremadamente dura, sobre todo por la posición de privilegio que están ganando las operadoras low cost, en especial Digi, verdadero azote de las empresas móviles tradicionales. Sin embargo, Lowi, la filial de Vodafone que opera en ese mercado no logró superar los 1,7 millones de clientes, hecho que en la práctica habla de un estancamiento de la compañía.

De hecho, esta fuerte competencia obligó a Vodafone a implementar agresivas acciones comerciales en la captación de nuevos clientes, para lo cual compaginó la oferta de tarifas convergentes con televisión - estrategia que no pudo evitar que 18.000 clientes abandonaran esta área de negocio de la compoñía - con el aprovechamiento de las ventajas que brinda la presentación de ofertas tanto el Black Friday como la Navidad. Así, entre octubre y diciembre la base de usuarios subió en 29.000, cantidad que situó la base total en 14 millones.

Vodafone revierte la tendencia y consigue aumentar sus ingresos un 0,2% (foto: archivo).

Asimismo, los clientes de banda ancha fija decrecieron en 24.000, de una cartera total de 2,8 millones. En la otra cara de la moneda vemos cómo las líneas activas de Internet de las Cosas subieron hasta las 429.181, alcanzando los 6,57 millones.

Luz verde para la compra de Vodafone por Zegona

Con el argumento que la adquisición no amenaza la competencia, tanto la UE, primero, como la CNMV, después, autorizaron la toma de posesión del fondo británico en Vodafone España. En el caso español, Zegona aún debe esperar la aprobación del Gobierno, que se prevé para este trimestre.

Para la CNMV no existe amenaza ya que Zegona no tiene actividad alguna en España por lo que no hay solapamientos horizontales o verticales entre las partes.

"La operación no producirá cambios ni en la estructura ni en la dinámica competitiva del mercado, por lo que es susceptible de ser autorizada en primera fase sin condiciones", concluye el regulador. En tanto, la Comisión Europea destacó que no hay indicaciones suficientes para iniciar una investigación en profundidad sobre la transacción.

Temas relacionados
Más noticias de Vodafone