Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Proteccionismo: suben al máximo los aranceles para importar 100 productos

Fue una decisión que el bloque regional acordó para protegerse de importaciones de Asia. La Argentina definió su lista ayer por decreto. Incluyen celulares, tables, PC y motos

A un año de haber acordado con el resto de los países del Mercosur incrementar los aranceles de importación extrazona a algunos productos como estrategia mancomunada de protección de los mercados, la Argentina dio a conocer ayer la tan esperada lista y anunció que a partir de ahora la importación de computadoras, tablets, celulares, motos, juguetes, muebles, herramientas, partes de calzado, entre otros tantos bienes, pagarán un derecho del 35%.


La medida fue oficializada a través del decreto 25 y regirá hasta fin del 2014, según acordaron los presidentes del bloque comercial en la Cumbre del Mercosur de diciembre del 2011. En ese cónclave, los mandatarios definieron que cada estado miembro definiría un listado de 100 productos a los que podría subirle el Arancel Externo Común (AEC) hasta 35%, el máximo permitido por la Organización Mundial de Comercio (OMC).
Luego de fuertes tironeos entre los diferentes sectores que pretendían ser incluidos en este grupo de bienes beneficiados por la mayor protección arancelaria, el Gobierno abarcó desde kiwis, café tostado sin descafeinar, semillas forrajeras, grasas y aceites y vegetales hasta conservas, bebidas sin alcohol, alimentos para animales, partes de calzados, cerámicos, bijouterie de metal común y motocicletas de entre 250 y 800 centímetros cúbicos de cilindrada, es decir, las grandes que no se producen en el país.


También estarán más protegidos los productores de saborizantes de bebidas, insecticidas, neumáticos para todo tipo de vehículos, tableros de madera, manufacturas de piedra, yeso y cemento, productos cerámicos, manufacturas de fundición de hierro y acero, herramientas de perforación y herrajes de metal.


La lista también incluye reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos, partes para esa maquinaria, bombas para líquidos, ventiladores de mesa, pie y cielorraso, motores y generadores eléctricos excepto los grupos electrógenos, afeitadoras, máquinas para cortar el pelo y para depilar y calefactores eléctricos. También estarán protegidos con el arancel del 35% extrazona los productores de anteojos de sol, instrumentos musicales, juguetes como pelotas, patines y artículos para gimnasios, muebles, lavarropas de más de diez kilos de capacidad, cepillos de dientes, bolígrafos, marcadores y rotuladores, encendedores de gas de bolsillo, cafeteras y hornos eléctricos.


Estos serán los productos que eligió proteger la Argentina, que es distinta a la que presentó cada uno de los países del Mercosur. Se trata de excepciones al Arancel Externo Común (AEC) –según el rubro varía desde el 0 al 20%–, que los miembros del bloque decidieron avalar para proteger sus mercados de la avalancha de importaciones, especialmente asiáticas. Brasil ya había definido su lista meses atrás. Se trató de una idea de los principales socios del bloque, ya que Paraguay está suspendido y Uruguay siempre tuvo una posición más aperturista.


El arancel del 35% se sumará a la compleja estructura de administración del comercio vigente, que provocó un brusco freno de las importaciones en el último año –en 2012, cayeron 7% (ver pág. 3)–. Sin embargo, para varios sectores, son mucho más eficientes las licencias no automáticas y las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importación (DJAI) que los aranceles altos porque muchos productos ingresan a tan bajo costo que aún con un derecho del 35% siguen siendo competitivos. “Toda esta estructura de controles nace con el atraso cambiario; al manejarse con un mercado cambiario ficticio, las importaciones se abaratan”, manifestó el economista y ex subsecretario de Industria, José Luis Díaz Pérez.