Por el cepo, los argentinos cambian sus patrones de consumo e inversión

Así lo revela un estudio realizado por la consultora Ecolatina. Los sectores que más se mueven con esta tendencia son el automotriz y el turismo.

La efectividad inicial del cepo cambiario para frenar la fuga de divisas "ya se ve totalmente mermada", aseguró un informe de Ecolatina, y señaló que esa medida "modificó el comportamiento" de individuos y empresas "alterando sus decisiones de ahorro, consumo e inversión".

"El cepo cambiario fue exitoso en sus inicios para frenar la fuerte fuga de capitales que estaba sufriendo el país, pero luego su efectividad fue perdiendo fuerza", evaluó.

A su vez, la consultora sostuvo que "las familias pasaron a privilegiar la inversión en ciertos bienes durables y el gasto en turismo en el extranjero, atados al dólar oficial", lo cual "generó una disparidad en las trayectorias de las variables de consumo".

"Mientras que las ventas de autos 0 km muestran un fuerte crecimiento, el consumo minorista se desacelera", contrastó.

Ecolatina destacó que, en el caso del turismo emisivo, el cepo cambiario y la brecha entre el dólar oficial y paralelo "profundizan el déficit, con el aumento de argentinos viajando al exterior para acceder a bienes al tipo de cambio oficial y para retirar depósitos en moneda extranjera".

"En cambio, se ve disminuida la cantidad de extranjeros que ingresan al país, que cambian sus divisas en el mercado paralelo, disminuyendo aún más los ingresos del sector", subrayó.

Asimismo, advirtió que con la imposición del cepo "se acentuó el retiro de las cuentas de depósito en moneda extranjera, presionando a la baja las reservas vía caída de los encajes", al tiempo que planteó que "la brecha cambiaria desincentiva tanto el ingreso de divisas de empresas radicadas en el extranjero como el influjo de inversión extranjera directa (por menores aportes), postergando decisiones de inversión o incluso cancelándolas".

"Esto explica en buena medida el actual deterioro de las condiciones económicas, que se ve reflejado en la caída de la confianza de los consumidores y en el ajuste a la baja de las proyecciones de actividad y reservas", razonó.

En ese marco, la consultora consideró que "la aparición de nuevas vías de dolarización de portafolios y los efectos colaterales que generaron las restricciones cambiarias, dan cuenta de la necesidad de volver a encauzar la política económica y no limitarla a medidas que apunten exclusivamente a controlar los desvíos de manera transitoria".

Tags relacionados