Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La falta de acuerdo para el convenio colectivo petrolero paraliza Vaca Muerta

Los sindicalistas piden inversiones y rebaja de Ganancias pero las petroleras explican que sin cambios en los contratos no se podrá avanzar en los yacimientos

El Gobierno quiere un nuevo convenio para los petroleros de Vaca Muerta

El Gobierno quiere un nuevo convenio para los petroleros de Vaca Muerta

El yacimiento de Vaca Muerta espera, paciente, definiciones. Se presentó como el mayor hallazgo de la industria, pero hoy su producción quedó empantanada en una discusión tripartita en donde los sindicatos, las petroleras y el Gobierno, juegan al huevo y la gallina.

Las petroleras piden una readecuación del Convenio Colectivo del sector, los sindicatos piden algún tipo de compensación por la pérdida de beneficios y que el sector privado empiece a hacer una lista de inversiones. Y el Gobierno avisa que no habrá modificaciones en Ganancias para los petroleros y que el mercado es libre para que las petroleras aumenten el valor del combustible.

El titular del sindicato de Petróleo y Gas Privado y senador nacional, Guillermo Pereyra, habló con el presidente Mauricio Macri. Pereyra ratificó en declaraciones a radio Milenium que "hablamos con el Presidente del tema. Estamos muy avanzados, pero si no hay un compromiso de nuevas inversiones del sector empresario, no podemos firmar", señaló.

El pedido de inversiones de parte del sindicalista es para el sector privado, pero también se reserva un lugar para el Gobierno. Como el nuevo acuerdo contempla la extinción de pagos extras y una merma consecuencia de la caída de la actividad, Pereyra pidió que eso se compense vía rebaja de Ganancias.

Pero el Gobierno no estaría dispuesto a ceder porque, básicamente, no daría una modificación exclusiva para un sector en medio de un pedido generalizado de baja del impuesto.

La tercera pata de la discusión la encarnan las petroleras, quienes afirman que no bajarán equipos si no hay acuerdo. "Nadie va a invertir sin un acuerdo, y está parado, por lo menos esta semana no vamos a llegar a una solución", explicaron a El Cronista desde una compañía.

Una forma gráfica de ejemplificar esto es que no hubo ningún anuncio de inversión para el sector durante 2016.

Según los privados, el acuerdo que para Pereyra está cerca, no es así ya que hay "varios puntos aún en conflicto".

El primero son los trabajadores "periféricos" de los yacimientos –enfermeros y vigiladores– que hoy están encuadrados en el convenio petrolero y cobran salarios similares al personal de las torres.

Mientras las petroleras quieren que estén afuera del nuevo convenio, los sindicalistas se niegan a que se les quite ese beneficio. Otro controversia es la "optimización operativa" que tiene que ver con la tercerización de algunas tareas como el montaje y desmontaje de mantas. También existe desacuerdo con los diagramas de trabajo. El sector sindical se opone a modificar el actual régimen por el cual por cada día de trabajo corresponde un día de descanso –no se contabilizan las vacaciones–.

Además de Pereyra, interviene en las discusiones el titular de Jerárquicos, Manuel Arévalo.

Aunque cada uno de los gremialistas defiende a su sector, ambos coinciden en que, de firmarse el convenio, sería el único de los tres sector que aceptaría un cambio. "No hay lista de inversiones y el Gobierno hace silencio".