Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Ganaderos contra Moreno: la carne en el mostrador subió más de 50% en 3 años

Desde Sociedad Rural y CRA advirtieron que las políticas de Moreno fracasaron y hacen que la ganadería no sea negocio. 2014 será clave para oferta vacuna y precios finales

Los precios de la carne al mostrador quedaron ayer nuevamente en el centro de la escena, luego de que desde varios sectores se salió a repudiar las declaraciones del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien el fin de semana desestimó la inflación y dijo que la carne vacuna cuesta lo mismo que en 2010.
Desde la producción, las dos entidades que nuclean a los ganaderos grandes y medianos, Sociedad Rural (SRA) y Confederaciones Rurales (CRA) cruzaron al funcionario, al remarcar que como consecuencia de una política equivocada, la carne al consumidor sí tuvo alzas en los últimos años, que contabilizaron en torno al 25% anual, y enfatizaron que desde 2010 es el kilo de hacienda en pie (en torno a $ 9 por kilo vivo) lo que está con precios planchados, por lo que la actividad es cada vez menos rentable para los ganaderos.
Por su parte, Miguel Schiariti, de la Cámara de la Industria de la Carne (Ciccra), que nuclea a los frigoríficos más chicos, coincidió en que en el último año, el alza de la carne al consumidor es del “25% acompañando la economía real”. “Pero si lo tomamos desde que empezó a toquetear el mercado y nos fijamos cuánto costaba la carne el alza es de 327%”, dijo Schiariti en declaraciones a radio El Mundo. “Un kilo de milanesas en ese momento salía $ 15, hoy no menos de $ 48, $ 50 o $ 60, depende de dónde las compre”, dijo y enfatizó que el incremento en el mostrador se profundizará si los valores de la hacienda permanecen sin modificaciones.
La situación actual es similar a la que se vivió desde que Moreno intervino el mercado cárnico, en 2007, hasta 2009 cuando el kilo vivo de novillo no superaba los $ 3. Después vino una fuerte liquidación de stock, que hizo que los precios de la carne subieran 100% en apenas unos meses. A mediados del Bicentenario, por el alza en los valores al consumidor, el consumo de carne per cápita se acercó a 52 kilos por año contra los más de 70 habituales (y que ahora volvieron a estar cerca).
“La carne al consumidor sí ha subido obviamente en los últimos tres años. Vale lo mismo, pero con una inflación al 25% anual”, enfatizó el presidente de SRA, Luis Etchevehere, quien dijo que según los cálculos de SRA, los precios al mostrador de los cortes vacunos subieron 52% en los últimos tres años, mientras se mantiene el valor de la hacienda en pie”.
“Esta distorsión hace que el productor pierda competitividad y se sigue encareciendo los productos debido al proceso de la inflación y que no hay medidas de fondo”. Ante el panorama, explicó “los productores venden su hacienda y no producen más”, alertó el dirigente rural, quien consideró que “en algún momento se va a tener que acomodar el precio al productor”.
Desde CRA, su colega Rubén Ferrero dijo que la carne en el mostrador subió 25% en los últimos dos años, que en 2013 lleva un 7,5% y no descartó nuevas alzas en el corto plazo, como consecuencia de la reducción del rodeo. “Moreno elude groseramente la realidad del sector cárnico argentino”, enfatizó CRA.
En ese marco, la entidad puntualizó que los productores reciben 30% menos en moneda constante de lo que recibían en 2011 por sus animales, mientras los costos subieron al ritmo de la inflación, o incluso por encima.
La entidad que preside Ferrero indicó que en el último ciclo “los ganaderos gastaron e invirtieron más de $ 101.594 millones, en una apuesta que se hace cada vez más difícil”. Y se quejó de que “en respuesta, el Gobierno mantiene la intervención sobre el mercado, crea la artificial barata, cierra las exportaciones y devuelve todo este dinamismo que aporta el sector con un revés de políticas en contramano de lo que necesita cualquier actividad de largo plazo para progresar”.
“En esta situación pierden los productores y los consumidores, recalcó CRA, que reiteró que se perdieron 10 millones de cabezas en la última liquidación de stock, se pasó de ser el tercer exportador mundial del carne al onceavo; se cerraron 20 plantas frigoríficas y hubo 12 mil trabajadores despedidos”.