Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

En medio de la pelea con el Gobierno, Rocca busca 'talento argentino' y mira hacia Brasil

Habló con estudiantes y los invitó a sumarse a Techint. Aseguró que Ternium (controlante de Siderar) debe invertir en Brasil para consolidarse en la región y sostuvo que con el Gobierno no hay conflicto sino “diferencias”

A pesar de la pelea con el Gobierno que surgió por el intento de la ANSeS de aumentar el número de directores estatales en Siderar, su fabricante local de chapa, el grupo Techint continuará con su expansión regional con la mira puesta en Brasil, mantendrá su “filosofía” de crecimiento internacional y sostendrá su política de reinversión de utilidades para crecer, tres puntos que molestan en despachos oficiales. Así lo confirmó el titular del mayor holding siderúrgico del país, Paolo Rocca, en el marco de una exposición abierta a preguntas que mantuvo frente a estudiantes de la UADE.
Durante más de una hora y medida, Rocca habló frente a un auditorio atestado de jóvenes a los que tentó con “venir a trabajar con nosotros”. Dos días antes lo había hecho en la UBA.
Se dirigió en un español con acento italiano, tono pausado, sin exigir la voz y con un timbre sostenido. En ese marco remarcó que Ternium (el holding que agrupa al negocio de aceros planos, que incluye a Siderar, la empresa en conflicto) es un “líder regional, no mundial” y reconoció que “debe mirar a Brasil (en materia de inversiones) para consolidar su proyecto regional”, porque la presencia de la empresa es menor al del “tamaño del mercado”.
Rocca prometió “estar abierto a preguntas sobre lo que ustedes crean interesante”, en referencia a los estudiantes. La primera vino desde el fondo del auditorio y apuntó “al conflicto con el Gobierno”.
El primer movimiento del titular de Techint apuntó a bajarle el tono a la polémica: “No es un conflicto –aclaró–. Es una diferencia en el marco de una relación necesaria. Es lógico y esperable que podamos tener diferencias en este punto”, completó.
Pero en el paso siguiente confirmó el rumbo que lo enfrentó con el Gobierno: señaló que el grupo tiene que cuidar no sólo de sus intereses y el de sus empleados, sino también los de otros accionistas”; afirmó que “no vamos a cambiar nuestra filosofía” y reconoció que este tipo de disputas no favorecen a la inversión.
Volvió a remarcar que, de acuerdo con la visión de la empresa, el DNU 441, que habilitó el voto acumulativo por parte de la ANSeS, debería haber sido habilitado por el Congreso. Aunque sostuvo que la empresa se atendrá a lo que defina la Justicia (hay varias causas cruzadas abiertas), recordó que la suma de directores del Estado no modificará el lugar del accionista mayoritario.
Rocca sostuvo que no cree que la pelea pueda afectar los negocios del grupo en el país (además de Siderar tiene a la petrolera Tecpetrol y a Siderca, una de las principales productoras de tubos para la industria petrolera del mundo). Pero deslizó que a la hora de tomar decisiones de inversión “se tiene en cuenta el clima de negocios, que define decisiones de largo plazo”.
El número uno de Techint se esforzó en explicar cómo una pequeña empresa que nació en Campana se convirtió en un grupo que factura u$s 22.000 millones anuales y repasó con memoria de historiador los hechos importantes de su familia. También hubo espacio para algunas revelaciones. Entre broma y verdad, sostuvo que “nunca quise trabajar acá (en la Argentina), por lo que eran los años ‘70. Vine recién en el ‘85”.