Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El problema del empleo: menos gente busca trabajo

empleo_desempleo

empleo_desempleo

El Indec dio a conocer hoy su Encuesta Permanente de Hogares (EPH) cuyo dato más relevante es el del empleo, que según la entidad, cayó 1,6 puntos en el tercer trimestre, contra igual período de 2013, y aclanzó al 41,3% de la población económicamente activa. El desempleo, por su parte, pasó de 6,8% a 7,5% en la variación interanual.
 

Los datos publicados tienen pocos cambios respecto del trimestre inmediatamente anterior, aunque se trata de una estabilidad aparente. Es que en términos de empleo, lo que sucede es malo, pero se agrava si se tiene en cuenta lo que deja de pasar, es decir, en los hechos, la cantidad de personas que quedan fuera del mercado laboral.

Según el relevamiento en 31 aglomerados urbanos que realiza la entidad, ahora comandada por Norberto Itzcovich tras la salida de Ana María Edwin, la tasa de Población Económicamente Activa alcanzó en el tercer trimestre del año el 44,7% de la población. Esa tasa, que refleja la oferta laboral, estuvo permanentemente en baja en el último año. Para igual período de 2013, era de 46,1%.  

Según la especialista de FIEL Nuria Susmel, por la caída de la tasa de actividad, hay 230.000 personas menos buscando empleo en los 31 aglomerados relevados. Las ocupadas, al mismo tiempo son 295.000 personas menos. Pero si la tasa de actividad se hubiese mantenido en los niveles del tercer trimestre del año pasado, habría 140.000 personas más que el año pasado buscando empleo y los demsepleados serían 400.000 personas, cantidad que elevaría la tasa de desocupación al 10%. Es decir que “la caída de la oferta laboral ‘resuelve’ casi 3 puntos de desocupación”, indicó Susmel. La tasa de desocupación de 7,5%, se mantuvo entre el segundo y tercer trimestre del año para el Indec.

Una menor oferta laboral puede darse porque las personas dejen de buscar trabajo, algo factible en períodos en los que la economía se retrae. De todas formas, existe, como en cada dato que revela el Indec, una posición cuestionadora que para la EPH apunta a la tasa de actividad: la presunta suspicacia que se le endilga al indicador es, justamente, tirar abajo la oferta de trabajo para mitigar el efecto sobre el ítem de desocupación.

Con una actividad industrial en retroceso y una economía que apacigua su crecimiento, las consecuencias sobre el empleo podrían ser peores a las que reflejan los números del Indec. Sin embargo, en un país de extremos, cada vez son más los gremios que suman presión sobre el reclamo de un bono de fin de año que mejore el perdido poder adquisitivo. De los que siguen dentro del sistema.