CONSTRUIR N LA SEXTA PLANTA NUCLEAR EN LA ARGENTINA

Cristina firmó acuerdos energéticos con Putin y agradeció apoyo contra buitres

Los países consolidaron el vínculo bilateral, tras el sello de varios convenios. También harán la represa Chihuido I y avanzarán con intercambio en moneda local

En el segundo día de su visita oficial a Rusia, la presidenta Cristina Kirchner avanzó en la profundización del vínculo bilateral con su par Vladimir Putin, tras la firma de varios acuerdos entre los que se destacan los compromisos para la construcción conjunta la represa Chihuido I y la sexta central nuclear en la Argentina. Ambos gobiernos también anunciaron que trabajarán para que el intercambio comercial entre los países se realice con moneda local.
Los mandatarios suscribieron la declaración conjunta por medio de la cual elevan el nivel de la relación a una de "asociación estratégica integral" para fomentar la cooperación y aumentar la exportación de bienes y servicios argentinos. En ese contexto, Cristina agradeció a Putin el apoyo en la "lucha contra los fondos buitre" y destacó que la Argentina fue "punta o cabecera de playa", oponiéndose a los capitales especulativos, que pretenden cobrar "intereses usurarios".
Los jefes de Estado reiteraron además la necesidad de una "reanudación inmediata" de las negociaciones con el Reino Unido por la cuestión Malvinas, y se pronunciaron a favor de una "solución pacífica" en la problemática de Ucrania. Tras las sanciones recibidas de Occidente debido a este conflicto, Moscú busca intensificar los lazos con países de América latina.
Respecto del acuerdo firmado para la construcción de la planta nuclear, la Presidenta defendió a rajatablas el proyecto por tratarse de energía "barata, segura y que no está sujeta a las variables internacionales del mercado". Además, manifestó que ambos países tienen una "larga tradición en la construcción de generación eléctrica".
El productor estatal de gas Gazprom y la compañía petrolera estatal argentina YPF firmaron un memorándum de cooperación, mientras la rusa Rosatom cerró otro similar para la planta nuclear con Nucleoeléctrica Argentina (NA-SA). En un comunicado, la cartera de Planificación Federal subrayó que la nueva central nuclear "demandará más de 6000 puestos de mano de obra local, con gran movilidad económica para las más de 129 empresas argentinas calificadas en el sector".
Por otra parte, el banco estatal de desarrollo VEB dijo que prestaría u$s 1200 millones para un proyecto de estación hidroeléctrica en la Argentina con la participación de la empresa de electricidad InterRAO. Esta firma ganó en diciembre pasado una licitación para construir la planta energética Chihuido I en Argentina en un consorcio.
En materia de interacción política, los cancilleres de ambos países, Héctor Timerman y Serguei Lavrov, acordaron la "cooperación en la lucha contra el terrorismo, bajo el rol central de la ONU; el tráfico de drogas, la delincuencia trasnacional y la económica, y nuevas amenazas a la estabilidad", así como en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo.