LUCES AMARILLAS EN LA ECONOM A (NOTA V)

A pesar del freno de la economía, la inflación seguirá acelerándose en el segundo semestre

La economía se frena, pero la inflación acelera. Distintos reportes económicos bajaron las previsiones de crecimiento para este año a entre un 2% y 3%. Sin embargo, todos coinciden en rubricar que el ndice de Precios al Consumidor (IPC) se mantendrá por encima del 23 por ciento a fin de año. La emisión monetaria, las trabas a las importaciones y el cepo al dólar, argumentan, presionan sobre los precios en momentos en que el consumo se modera.


El primer semestre del año cerró con una inflación acumulada de entre 11% y 13%, de acuerdo a distintas estimaciones privadas. El IPC Congreso, ese promedio de indicadores de consultoras económicas que difunde un grupo de diputados opositores mes a mes, marcó en junio una suba del 1,63% respecto de mayo y del 23,9% anual. El Indec, como es habitual, se quedó a mitad de camino: los precios suben, para el organismo oficial, 0,7% en junio, 5,1% en el año y menos del 10% en doce meses.


Según los privados, la evolución de los precios había desacelerado su marcha en los últimos meses, pero volverá a traquetear. La consultora Orlando Ferreres, por caso, calculó una inflación apenas superior a 1% en junio, pero estima que volverá al 2% este mes.


Para Cifra, el centro de investigación de la CTA de Hugo Yasky, la inflación avanza, en promedio, un 2% por mes. Esta dinámica es diferente a la que se observó a comienzos de 2009, cuando la desaceleración de la economía más pronunciada se reflejó también en un menor ritmo de crecimiento de los precios, sostuvo en un reporte. En 2009, vale recordar, los privados estimaron una recesión del 2% y una inflación del 15%.


Tres economistas coincidieron en que la inflación no frenará al ritmo de la economía ni mucho menos. Todo lo contrario: es probable que los precios vuelvan a aumentar a un ritmo superior al 2% mensual. A pesar de las señales recesivas de la economía, hay cierta huida de los pesos que puede hacer que se acelere la inflación. Esa es la razón de por qué, con la desaceleración en la actividad, la inflación es similar a la del primer semestre de 2011, afirmó la economista jefe del estudio Ferreres Milagros Gismondi.


El cepo cambiario favorece a la inflación. Producto del no refugio en dólares y de la mayor desconfianza en el peso. existe una mayor velocidad de circulación (de la moneda) que puede alentar la inflación, agregó Gismondi. Ferreres estima que la inflación trepará en diciembre al 27% interanual, luego de cerrar la primera mitad del año en el 24%.


Para Luciano Cohan, economista jefe de la consultora Elypsis, aunque la desaceleración debería frenar la inflación, la acumulación de shocks de oferta evita que ésta baje. Esos shocks, dijo, son el control a las importaciones y el ensanchamiento de la brecha entre el dólar oficial y el paralelo. Eso, más una política monetaria muy expansiva del Banco Central (la base monetaria cerró en junio con un crecimiento del 38%) hace que Cohan vislumbre una inflación al menos similar a la actual y, quizás, algo mayor. Según el último reporte de Elypsis, los precios crecerán un 25,5% entre enero y diciembre.


En un contexto de baja demanda de dinero e imposibilidad de comprar dólares oficiales para atesoramiento, los agentes terminan gastando buena parte de los pesos que no desean acumular. Si a esto se le suma una mayor emisión para financiar al fisco, las presiones inflacionarias van a persistir incluso en un escenario recesivo, concluyó Ecolatina en un informe. Su economista jefe, Lorenzo Sigaut Gravia, explicó: Si el Gobierno quiere llevar adelante una política fiscal expansiva, va a tener que emitir y, sin la salida al dólar, eso puede impulsar los precios. En ese escenario, no entraríamos en recesión. Si deciden no impulsar el gasto nacional y que las provincias ajusten, probablemente tendremos un escenario más recesivo con una desaceleración en los precios.


El actual cuadro de situación de la Argentina, que comienza a equipararse con los síntomas de la estanflación, (alta inflación con estancamiento) obedece a factores tanto externos como internos, pero la influencia de estos últimos, básicamente por motivos de incertidumbre, ha sido más importante, indicó la Fundación Mediterránea. La palabra estanflación volvió a colarse en la agenda económica.

Tags relacionados
Noticias del día