Tensión cambiariaExclusivo Members

Se despertó el dólar y los empresarios sacan cuentas: cómo puede pegar en inflación

El dólar paralelo logró cerrar en baja por primera vez en 15 días y en diferentes segmentos comenzaron a analizar sus planillas, aunque el decaído nivel de consumo frenó decisiones. Los próximos días, claves para definir precios

El dólar blue se despertó y en algunas industrias comenzaron a aparecer algunos signos que empiezan a llamar la atención. Sobre todo en aquellos rubros con mayor dependencia de importados advierten que si la tendencia alcista que se vio durante los últimos días persiste, será complicado que no haya un traslado a precios.

Esto, desde ya, tendría un impacto directo sobre la inflación, un punto que el Gobierno intenta por todos los medios mantener lo más contenido posible para que no vuelva a tocar las dos cifras.

Desde distintos rubros industriales afirmaron a El Cronista que los movimientos alcistas que se vieron en mayo tal vez no tengan un impacto directo sobre este mes, aunque podría influir en los meses próximos en los casos en los que se haya tenido que reponer mercadería. Y, desde ya, el efecto sobre los precios también quedará reflejado si el blue se sigue moviendo.

"Hay algunos proveedores que ya con las subas de mayo amagaron con incrementar sus precios; por el momento son pocos los que lo hicieron, pero está claro que si hay una disparada del blue esto será masivo", explicó un referente industrial.

El comportamiento al alza del dólar paralelo fue tan claro, que sólo el viernes pasado logró encontrar algo de paz y bajó por primera vez en los últimos 15 días, para cerrar la semana en $ 1220.

El viernes cayó $ 60 respecto de la cotización del jueves, e incluso pese a esto acumuló una suba de $ 100 en la semana, tras alcanzar el miércoles los $ 1275, superando así el hasta entonces máximo histórico del 24 de enero pasado ($1.255).

Dentro de las cuestiones por las que estas subas todavía no llegaron a los precios finales pueden aparecer varias, pero hay una que es fundamental.

"Hoy ya las ventas están muy complicadas porque el poder adquisitivo se encuentra resentido. Si empezamos de nuevo con una disparada de precios, el escenario será imposible", aseveraron sin vueltas desde una alimenticia.

Posiblemente, si la situación del bolsillo de los consumidores fuera más alentadora se hubiera notado algún tipo de incremento.

Este sector, justamente, es de los más sensibles para el Gobierno. En primer lugar, por el impacto social que tiene, pero además porque durante los últimos meses habían sido el resorte fundamental para que la inflación general pegara un salto. Y teme que, si se vuelven a escapar los precios de los alimentos, la inflación vuelva a subir.

La tendencia de los alimentos mostró en los últimos meses un cambio de tendencia rotundo y clave: de ser el motor de la suba del IPC se muestra por debajo, y de hecho en abril el rubro alimentos creció 6%, contra el 8,8% general.

Alza en los alimentos

Más allá del posible efecto dólar blue, hay algunos estudios que ya ven algunos movimientos ascendentes en los precios. Por ejemplo, la consultora LCG advirtió sobre un leve repunte en los precios en la tercera semana respecto al inicio del mes.

Esto, sin embargo, no iría contra el objetivo del Gobierno de seguir mostrando un control y una baja del índice de precios.

LCG marca un repunte en la tercera semana del mes, particularmente para el rubro Alimentos y Bebidas. Esto marca un cambio de tendencia respecto de lo que se había visto en la primera quincena de mayo, donde los precios casi no se movieron, ya que aquí se marcó una suba de apenas 0,1%.

"La tercera semana de mayo cerró con una inflación de 1,8% en alimentos y bebidas", marca el informe. Esto implica una aceleración de 1,7% respecto a la semana anterior.

De esta forma, la inflación de alimentos en lo que va de mayo acumula un 3% en las primeras tres semanas. Al igual que las semanas previas, los lácteos continuaron subiendo, aunque con menor fuerza que las azúcares, mieles y dulces, los condimentos y las verduras.

Pese a esta aceleración respecto a las primeras semanas, las estimaciones privadas indican que el rubro Alimentos y Bebidas se volverá a posicionar por debajo del promedio esperado, que se calcula que se podría ubicar entre el 5% y el 6%.

  En medio de esto, y como parte de la inflación contenida que se comienza a generar, cabe recordar que el ministro de Economía, Luis Caputo, decidió atrasar las subas de tarifas y de los impuestos al combustible programadas, de modo de amortiguar el impacto sobre la inflación general. En el caso de la luz y el gas, por ejemplo, se decidió que no habría retoques hasta pasado el invierno.  

Por otro lado, se intenta encorsetar los precios de las prepagas, que según el Gobierno habían subido sus valores de forma desmesurada, por lo que se las intimó a retrotraer esos movimientos.

Temas relacionados
Más noticias de dólar

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.