Patricia Bullrich, entre el liderazgo del PRO y los elogios de Milei

A pesar de no haber sido candidata, la ex ministra de Seguridad encontró su lugar en estas elecciones y sigue moviendo sus piezas.

A sus 65 años, Patricia Bullrich cuenta con una nutrida y conocida experiencia política. En este turno electoral pretendía encabezar la lista para ser diputada nacional, lo que no sucedió: Horacio Rodríguez Larreta se decantó por María Eugenia Vidal para ese lugar. Bullrich, que ya fue diputada durante 16 años, no forzó el conflicto y buscó su espacio.

En la campaña previa a las PASO recorrió el país y apuntaló las candidaturas de dirigentes del PRO en casi todas las provincias, sobre todo en el interior del país. Dos de sus mayores apuestas fueron en Córdoba y en Santa Fe. En la primera se impusieron los candidatos que ella apoyaba, Luis Juez y Rodrigo de Loredo. En la otra, sin embargo, Federico Angelini y Amalia Granata quedaron en tercer lugar en la interna.

El balance de esas elecciones, igualmente, la encuentran entre las ganadoras. Si bien no estuvo en ninguna boleta, fue parte del armado nacional, que vio un triunfo de Juntos por el Cambio en 15 de los 24 distritos.

Desde la salida de la Casa Rosada, Bullrich aprovecha su rol como presidenta del partido. A diferencia de su antecesor Humberto Schiavoni, Bullrich busca un perfil más alto como líder del PRO.

Desde allí cimentó una buena relación con Alfredo Cornejo, titular de la UCR. Entre ambos han logrado acuerdos y han fortalecido la unidad de Juntos por el Cambio a fuerza de reuniones periódicas, ya sea por zoom en plena pandemia o para lanzar las candidaturas en todo el país. Bullrich, a diferencia de varios de sus compañeros de partido, ha mostrado un mayor respeto hacia los radicales y reconoce que tuvieron una actitud responsable que permitió que Mauricio Macri pudiera terminar su mandato.

A pesar de no haber sido candidata este año, Bullrich no baja sus aspiraciones a futuro. Más de una vez ha reconocido sus intenciones de ser candidata a presidenta. Entre sus activos considera que es la que mejor representa las ideas del PRO y la que mejor llega a la militancia. Otros sectores del partido, sin embargo, saben que sería difícil que capte a los votantes moderados.

Es que los votantes externos a Juntos por el Cambio que busca seducir Patricia Bullrich no son aquellos cambiantes, que pueden haber votado a Mauricio Macri en 2015 y a Alberto Fernández en 2019, sino los que fueron tentados por alternativas libertarias en las últimas elecciones. Allí se explica el -mutuo- coqueteo con Javier Milei.

El economista planteó una posible fórmula presidencial compartida con Bullrich en 2023. En diálogo con elDiarioAR, sostuvo que "no es descartable por la afinidad ideológica que tenemos". Milei, que obtuvo el tercer lugar en la ciudad de Buenos Aires y tiene reales chances de convertirse en diputado nacional, ha rechazado históricamente a Juntos por el Cambio y critica como "socialistas" a muchos de sus miembros, pero rescata a varios de los halcones.

Las flores, igualmente, se envían en ambos sentidos. Bullrich planteó que Milei le parece "un tipo culto (...) que ha aportado, yo lo veo como un fenómeno interesante de un cambio de paradigma". Incluso sostuvo que "él es un defensor de las instituciones", en diálogo con Revista Seúl.

Igualmente, por ahora no dará pistas sobre el futuro de ese vínculo. La ex ministra de Seguridad y de Trabajo reveló que en la noche del triunfo en las primarias hicieron "un pacto en el PRO. Estábamos en el búnker y Mauricio nos dijo ´pongan todos las manos acá´, pusimos todos las manos ahí y nos pusimos de acuerdo en que hasta el 14 de noviembre nadie habla de nada que no sea esta elección".

Por eso es que, por ahora, Bullrich no explicará cuáles serán sus próximos pasos luego de la elección general. Lo que está claro es que le sobra apetito para salir a competir.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios