ENTREVISTA

Para Martín Tetaz, es imposible no negociar con Javier Milei en 2023: dónde y por qué debe acordarse

En un mano a mano con El Cronista, el diputado alertó que la candidatura del liberal es funcional al kirchnerismo. Al mismo tiempo, minimizó las internas de Juntos por el Cambio y se refirió a los presidenciales de su partido, la UCR

El diputado Martín Tetaz viene caminando la provincia de Buenos Aires y no descarta ser candidato a gobernador en las elecciones del año que viene. Aunque, aclara, todavía falta. De todas formas, el economista dio pistas sobre cómo se las ingeniaría para resolver los problemas de inseguridad que azotan a los y las bonaerenses. Asunto del que por, primera vez, la Vicepresidenta Cristina Kirchner se refirió públicamente en la que fue su última aparición.

En un mano a mano con El Cronista, el referente de Evolución Radical reconoció que hoy la UCR no tiene un candidato a presidente competitivo. "Estoy confiado de que va a haber uno", aclaró. 

Escándalo en Diputados: las leyes decisivas para el Gobierno que quedaron trabadas

Se cayó la sesión en Diputados: entre gritos e insultos la oposición se fue del recinto

Además, explicó por qué el anarcocapitalista Javier Milei podría ser la piedra en el zapato de Juntos por el Cambio en la provincia de Buenos Aires; habló del desempeño de Sergio Massa al frente del Ministerio de Economía y planteó qué cualidades deberá tener el próximo Presidente para que la Argentina deje atrás la crisis económica. "Lo que necesitamos es un perfil que tenga claro un rumbo, que no sea ambiguo", sintetizó.

-¿Cómo ve la situación económica y la gestión de Sergio Massa?

- Un déjà vu de los '50, '70 y los '80. Es una economía que se queda sin dólares por cuestiones autoinflingidas, porque tiene un sesgo antiexportador brutal. Y cuando se queda sin dólares, le sobran pesos. Tenés dos problemas. El plan del Gobierno era acumular dólares de acá a marzo para armar un plan de estabilización que le permitiera tener alguna chance electoral el año que viene. Pero para un plan de estabilización necesitás dólares. En alguna variable te tenés que anclar. La primera etapa de ese plan del Gobierno era acumular dólares hasta que empiece la temporada de ingreso de dólares del campo, en marzo. La estrategia de acumulación tenía dos patas: devaluemos sin decir que devaluamos, con el dólar soja, tecno, dólar Qatar, y al mismo tiempo, torniquete en las importaciones. Ese plan funcionó: la caída en cantidades importadas es significativa, casi 12% acumulada en los últimos dos meses. Pero el ingreso de dólares no es el que el Gobierno estaba previendo y no pudo limitar otras salidas de dólares. El resultado es que no logra el proceso de acumulación que requiere. Y a esto se le agrega la incertidumbre de la sequía del año que viene. Por todo esto, va a ser un plan de estabilización todavía más difícil. Sería un plan "otoño" pero sin dólares tiene poca nafta.

-¿A qué le atribuye que no se consigan los dólares? 

- A que la gente va aprendiendo. La heterodoxia funciona cuando te sorprende con alguna novedad. Este Gobierno ya no sorprende con nada. El dólar soja fue la última sorpresa y, como siempre pasa, eso te dura dos o tres meses. Tenés que buscar otro recurso más. ¿Cuál es la novedad de Massa ahora? "Dólar soja 2". ¿Y qué sigue? No sigue mucho más. ¿Ahora quién te liquida un dólar de la soja a $ 170? Y en el medio tenés que emitir. 

-¿El problema es económico o político?

- Son dos caras de la misma moneda. El dólar ajusta lo que la política fracasa en ajustar. Es un sistema de ecuaciones simultáneas. El dólar en una, la política en otra. El dólar es el resultado de que las reformas que estés dispuesto a encarar y de la credibilidad que tengas en el mercado respecto a esas reformas. El tipo de cambio real de equilibrio es la consecuencia de todo lo que la política no puede hacer. En la Argentina, las devaluaciones hacen lo que la política fracasa en hacer. 

-¿Se imagina un ministro de Economía que llegue a ser Presidente?

- Es que Massa no es ministro de Economía, es jefe de Gabinete. En términos futbolísticos, el Gobierno eligió jugar con un doble cinco. Es como jugar con dos cerebros en el partido: uno más de marca, otro más de distribución de la pelota. Eran Manzur y Massa. Massa no fue nunca en la práctica un ministro de Economía, por eso fue tanta la discusión respecto de la figura de (Gabriel) Rubinstein. En la práctica, Massa tiene muchos ministerios bajo su control. Dicho eso, si Cavallo no hubiera asumido con De la Rúa, hubiera sido Sarmiento en 2003. En 2001 tenía 70% de imagen positiva. Ahí tenés la pauta de lo efímeras que son las construcciones políticas en la Argentina. 

-Cambiando de tema... viene caminando la provincia de Buenos Aires. ¿Tiene en mente ser candidato a gobernador? 

-Tengo en mente que el próximo gobernador sea de Juntos por el Cambio; que la UCR deje de ser el furgón de cola del PRO y presente candidatos competitivos en todas as jurisdicciones. Me gustaría un candidato a Presidente radical, un candidato a jefe de Gobierno porteño radical, que ya lo tenemos, y me gustaría un candidato a gobernador radical. Yo estoy construyendo dentro de ese proyecto. Después, si me toca a mí o a otro no lo sé. Pero es una posibilidad.

El diputado Tetaz dio pistas sobre cómo resolver la inseguridad en la Provincia.

¿Cómo se ve lidiando con la inseguridad, la principal preocupación de los bonaerenses? Además, vas a tener que competir con dos candidatos del PRO que fueron ministros de Seguridad: Diego Santilli y Cristian Ritondo.

- Es un tema delicado. Pero tiene que ver con la transparencia del funcionamiento de la policía, con la transparencia del funcionamiento de la Justicia. Si funcionan bien ambas, tenés la mitad del problema de seguridad resuelto. En muchos barrios de la provincia, el Estado se ha retirado. Donde se retira, la calle está privatizada en los hechos. El Estado tiene que recuperar la calle. Si tenés presencia policial en los barrios, desarticulás el conflicto doméstico básico, entonces no escala y no llegás a la violencia con armas de fuego. Por supuesto no hablo de conflictos con bandas narco, hablo de los conflictos sociales que hay hoy en el Conurbano. 

-¿Se sorprendió que la Vicepresidenta aludiera al tema inseguridad recién ahora?

-No. El peronismo siempre jugó a ser la reinvención del propio peronismo. Siempre se reinventa en una segunda marca propia, que eventualmente termina siendo la primera marca. 

Hoy la figura de Manes aparece desdibujada en la candidatura presidencial

-¿Quién sería su candidato a Presidente? 

- Hoy no hay un candidato a Presidente del radicalismo competitivo, definido e instalado. Falta tiempo todavía. Estoy confiado de que va a haber un candidato. Uno de los problemas políticos de la Argentina es que la carrera presidencial arrancó demasiado temprano. Y cuando arrancás temprano, en política, te quemás rápido. Para arrancar tan temprano, necesitás mucho resto atrás y no veo que muchas figuras de la política argentina, creo que solo uno o dos, tengan el resto que se necesita para hacer una carrera electoral de dos años. Creo que va a surgir una figura nueva, el radicalismo tiene muchas figuras que pueden ser potenciales candidatos a Presidente. Tiene dos que son relativamente competitivos, que son Facundo Manes y Martín Lousteau a nivel nacional, en todas las encuestas. Hoy la figura de Manes aparece desdibujada en la candidatura presidencial y Lousteau apunta a la CABA. Pero estas cosas pueden cambiar. El radicalismo tiene tres gobernadores y además exgobernadores que en determinados contextos pueden ser competitivos. Hoy, tal vez, no lo son. Pero en dos o tres meses, o en un contexto determinado, pueden serlo. 

-¿Se le ocurre algún ejemplo? 

- Hasta una semana antes del "voto no positivo" de (Julio) Cobos en la 125, era una figura intrascendente de la política argentina. Al día siguiente del voto no positivo, si la gente hubiera tenido una urna para votar, Cobos hubiera sido Presidente. La política te da esas oportunidades. Hay que estar preparado para aprovecharlas y construir una candidatura. 

-¿Qué perfil se imagina que deberá tener el próximo Presidente para resolver la crisis económica: un "halcón" o una "paloma"?

-Ahí hay una falsa contradicción. Lo que necesitamos es un perfil que tenga claro un rumbo, que no sea ambiguo. No es un problema de modos, sino que tenga en claro el tipo de reformas que la Argentina tiene que encarar. Además, si nos estructuramos detrás de una construcción política, no una persona, que tenga clara cuál es el rumbo y las cuatro grandes reformas que se necesitan en economía, luego viene la discusión de cómo se consiguen esas reformas y en el modo. Hay una cosa que dice Horacio (Rodríguez Larreta) que me gusta mucho. Más allá del modo, dice que podés ganar con más de un voto, pero que para gobernar necesitás una mayoría más amplia. Para hacer grandes reformas, no las podés ganar en Diputados por dos votos, porque la percepción del mercado va a ser: "Esto dura lo que dura una elección de medio término". Cambia la mayoría y te dan vuelta las reformas. Tenés que ganar con una mayoría más amplia que dé la pauta de que por más que te vaya mal en una elección de medio término, esa reforma no se revierte. Eso implica una construcción política más amplia

"Lo nuestro es un juego de niños", dice Tetaz al referirse a las internas de Juntos por el Cambio.

-¿Le preocupan las internas que se ven en Juntos por el Cambio pero también en el radicalismo?

- No. Es una cosa natural. Además, cuando ves nuestras internas en perspectiva, comparadas con las del peronismo o los liberales, realmente lo nuestro es un juego de niños. En el caso de JxC, en muchos casos, son crisis de crecimiento en muchos casos. Por primera vez, JxC tiene seis figuras competitivas. Eso no pasó nunca, ni al peronismo, que siempre tuvo uno o dos. Es natural que existan tensiones para ver cómo se acomodan los partidos. Y en la UCR pasa una cosa parecida. Hay una renovación actitudinal, de un nuevo radicalismo que está emergiendo de la mano de Evolución y de otros sectores que están aportando figuras nuevas y una actitud de construir poder para transformar. 

La candidatura de Milei, por más que no sea su intención, termina siendo funcional al kirchnerismo

-La última: ¿Milei, adentro o afuera de Juntos por el Cambio?

- Afuera. Sin dudas, porque es anarcocapitalista. Una persona que vota en contra de programas para prevenir cardiopatías congénitas en los chicos y que piensa que todo es lo mismo, que el Estado se tiene que retirar absolutamente de todo, y que la sociedad se va a organizar asignando correctamente los derechos de propiedad, cuando en ningún lugar del mundo funciona así. Claramente no es un modelo que a nosotros nos gusta. Dicho eso, con Milei tenemos que estudiar un acuerdo político en la provincia de Buenos Aires, más allá de que no va a estar nunca dentro de JxC.

El plan de Javier Milei para PBA: armador menemista y dos candidatas a la gobernación

"El dólar a $ 300 está barato": Martín Tetaz proyectó una cotización incendiaria para 2023

-¿Cómo sería esa estrategia?

- En la Provincia, al no tener ballottage, presenta un desafío distinto. Milei, aunque no tenga un candidato competitivo, es lo suficientemente problemático como para hacernos perder la elección. La candidatura de Milei, por más que no sea su intención, termina siendo funcional al kirchnerismo. Si es una elección muy pareja, su candidato nos puede costar la elección. Necesitaríamos convertir la PASO en una primera vuelta y hacer algún acuerdo político para que los candidatos a gobernador que no pasen, se bajen en la segunda. Que lleguemos a octubre con un mano a mano entre el peronismo y el espacio de la oposición más votado

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.