ENTREVISTA

Pablo López, ministro de Hacienda de Kicillof: "Los acreedores tienen gimnasia en números pero detrás hay una realidad social"

El funcionario, que negocia la deuda de la provincia, afirma que no se analiza la opción del default, incluso pese a que los bonistas afirmaron que ya no están dispuestos a seguir negociando.

La provincia de Buenos Aires encara un largo proceso de restructuración de su deuda de u$s 7.148 millones y, al menos hoy, todo indica que la situación podría no tener una resolución en el corto plazo.

Al menos eso es lo que surge del último comunicado emitido por un grupo de los bonistas, que anticipó que "no habrá más remedio que ejercer los derechos de aceleración y ejecutar los derechos contractuales".

En la provincia -que el lunes pasado extendió por 12° vez el plazo del canje-, sin embargo, no tienen apuro en cerrar este proceso.

"Nuestra prioridad es lograr algo concensuado, pagable y acorde a la situación de la provincia", sostuvo Pablo López, ministro de Hacienda y Finanzas de Buenos Aires.

- Hasta el momento los avances en la negociación no fueron muchos y los acreedores están endureciendo su postura. ¿Qué perspectiva tienen?

- Desde el inicio de la gestión advertimos que la provincia tiene un problema muy serio relacionado con la deuda en billete extranjero que se tomó durante el gobierno anterior. En este sentido tomamos una serie de decisiones, como restructurar esa deuda, que era insostenible. Se pagó el vencimiento de un bono, y en abril se decidió restructurar. Continuamos negociando con los acreedores y marcamos la necesidad de llegar a un acuerdo que sea sostenible y duradero, pero sobre todo que tuviera relación con la situación de la provincia. Al mismo tiempo, nosotros nos tenemos que comprometer a un esquema de pagos que sea cumplible.

- ¿Ven a los acreedores interesados en entender esas cuestiones?. La semana pasada sacaron un comunicado donde se los mostraba en una postura dura

- Entendemos que es una estrategia de presión que no ayuda a la búsqueda de una solución consensuada. No queremos más que arribar a un consenso con los acreedores. Ellos tienen mucha gimnasia en mirar números, pero detrás de esos números hay una realidad social que atender. Si no hubiéramos encarado la restructuración, la provincia debería haber pagado u$s 1500 millones durante este año en vencimientos. Ese monto es algo menos que todo el plan de obra pública de la provincia para este año, cinco veces el presupuesto en comedores escolares, o el presupuesto anual en salud. Por esto es que tenemos que llevar a las negociaciones a una situación razonable, aunque ellos tienen una mirada diferente.

- ¿Cómo están hoy las conversaciones, tras los choques de los últimos días?

- El diálogo es permanente tanto con los acreedores como con los asesores. Y extendimos el plazo justamente porque confiamos en llegar a una solución con acuerdo de las partes. Nuestra vocación es seguir en este camino, pero convencerlos de la realidad de la provincia.

- ¿Manejan la opción de default?

- Estamos comprometidos en arribar a un consenso. No vemos que haya otro camino. Tenemos el compromiso de arribar a una solución que sea buena para la provincia y los acreedores.

- El comunicado del viernes pasado habla de comenzar a pensar con mayor seriedad en el fin de las negociaciones. ¿Recibieron alguna comunicación formal en este sentido?

- No tuvimos nada más que vaya en ese sentido. Para nosotros el diálogo continúa como siempre.

- ¿Qué se busca con el acuerdo que firmaron con otras provincias, justamente relacionado con el tema deuda?

- Hicimos un llamado de las provincias -seis en total- para buscar profundizar la cooperación entre nosotros. La idea es mejorar el diálogo y la cooperación. Nos pusimos de acuerdo en ciertos lineamientos. Al frente la sostenibilidad de la deuda en mediano y largo plazo. Queremos que haya un diálogo transparente con los acreedores.

- ¿Cuál es el diseño del endeudamiento de la provincia para este año?

- Siempre con la búsqueda de que sea sostenible y tenga un financiamianto responsable y en moneda local. En cuanto al monto, vamos a continuar con el programa de letras de unos $ 20.000 millones que arrancamos en 2020, pero que se podrían estirar hasta los $ 25.000 millones. Además, vamos a continuar trabajando con los organismos multinacionales de crédito, en ese caso en moneda extranjera, pero con costos mucho más razonables y plazos más largos. En 2020 trabajamos para avanzar en nuevos acuerdos y en reflotar acuerdos de la gestión anterior, pero que no avanzaron. El año pasado recibimos unos u$s 200 millones a través de estos organismos. Y para 2021, en un escenario positivo, podríamos duplicar ese monto.

Tags relacionados
Noticias del día
Finanzas y Mercados

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero

En marzo subió el déficit primario, pero bajó el financiero
El déficit primario tuvo un aumento interanual del 78,1% nominal y del 26,2% en términos reales. El financiero, que incluye el pago de servicios de la deuda, registró una suba del 32,2% a valores corrientes pero una baja del 6,3% si se descuenta la inflación. Son datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Comentarios

  • CAA

    Carlos Angel Arce

    04/02/21

    "El dia de la marmota"..... siempre se repite y se repite dia tras dia el mismo problema y la misma solución que no soluciona nada.

    Ver más

    0
    0
    Responder
  • CAA

    Carlos Angel Arce

    04/02/21

    DETRAS DE LA REALIDAD SOCIAL ESGRIMIDA POR LOS GOBIERNOS POPULISTAS, SIEMPRE HAN UTILIZADO UNA POLITICA CON LA CUAL HAN HECHO MERDE LA ECONOMIA DEL PAÍS Y POR LO TANTO NO HAN SOLUCIONADO EL PROBLEMA DE "LA REALIDAD SOCIAL"

    Ver más

    0
    0
    Responder