Dólares para un sector crítico

La minería logra abrir la canilla de dólares: ¿le alcanza a la industria para no frenar la producción?

El Gobierno comenzó a autorizar permisos a las empresas, aunque deberán financiarse a 180 días. Las compañías habían advertido que se paraba la producción y esperan un flujo más sistemático para ratificar inversiones.

El Gobierno instrumentó la mesa de seguimiento de las SIRA, las autorizaciones del Sistema de Importaciones, y comenzó a liberar permisos a las empresas mineras, uno de los sectores que el Ejecutivo considera estratégicos por su balanza comercial superavitaria y por la posibilidad concreta de multiplicar la actividad en los próximos años. Sin un flujo automatizado, como pedían las compañías, las autorizaciones de importación comenzaron a salir, aunque con el acceso a divisas invariable a 180 días.

Dos sectores clave, superavitarios y sin insumos negocian con Massa dólares para importar

El control a las importaciones pone en riesgo inversiones y el ingreso de dólares para 2023, ¿cuáles son los sectores más afectados?

La secretaria de Minería, Fernanda Ávila, recibió ayer a la nueva directora ejecutiva de la Cámara Argentina de Empresas Mineras, Alejandra Cardona, con la noticia de que los permisos de importación comenzaban a salir paulatinamente. Fuentes de la cámara indicaron que las trabas a las importaciones dominaron la conversación y que hay permisos otorgados, pero que esperaban tener un relevamiento más fino de las empresas como para saber si la situación crítica que denunciaban se destrabó o no.

La secretaria de Minería, Fernanda Ávila, recibió a la nueva directora ejecutiva de CAEM, Alejandra Cardona.

CAEM había sacado un duro comunicado, el 9 de noviembre, en el que advertía sobre el freno de una actividad que espera exportar este año por u$s 3800 millones y que requiere importaciones por apenas u$s 300 millones. La semana pasada, activó sus contactos con las provincias mineras para impulsar un reclamo del Consejo Federal de Minería (Cofemin), que agrupa a los ministros provinciales, que advirtió sobre "las graves consecuencias" que podía provocar en los distritos el parate minero.

Puja por los dólares

Las conversaciones de las empresas con el ministro de Economía, Sergio Massa, la secretaria Ávila y los administradores de comercio exterior eran permanentes, pero no arrojaban resultados. Esta semana, sin embargo, el Gobierno comenzó a agilizar permisos de exportación. Incluso hubo autorizaciones para importar servicios, que se realizan a través del Sirase.

La Secretaría de Minería comenzó a enviar, los miércoles, una planilla a la mesa de seguimiento que integran el Banco Central, la Aduana, la AFIP y la Secretaría de Comercio. En ese Excel se detallan los pedidos de las empresas que deberían liberarse para no obstaculizar la producción. El documento tiene un trabajo previo de "filtro": se les pidió a las compañías que justifiquen la urgencia del despacho. Allí ingresan los reclamos de las empresas para abastecerse de máquinas, repuestos e insumos que no se consiguen en el país.

Minería y Comercio también agilizarán un canal rápido para la importación de cianuro, un insumo crítico que se usa, sobre todo, para la extracción de oro y plata. El cianuro tiene dos particularidades: es 100% importado y no se puede stockear. Por eso, Ávila busca automatizar esta operatoria.

Otras conversaciones, como la posibilidad de un "dólar minero" o de un régimen de beneficios fiscales y cambiarios para las exportaciones incrementales, quedaron en stand by.

Inversiones a la espera

Las trabas a las importaciones llegan en momentos en que varias empresas definen proyectos de inversión y presionan no solo con detener la actividad, sino también con poner en pausa las posibilidades de expansión y generación de mayor empleo, exportaciones y divisas.

Además del estratégico litio, existen, por ejemplo, cinco proyectos en la línea de largada para producir cobre. Este mineral ganará preponderancia porque es clave para la transición energética, no solo hacia vehículos eléctricos (la movilidad basada en baterías de litio utiliza muchísimo más cobre que el transporte a combustión fósil), sino también hacia paneles solares y turbinas para generación eólica.

Según fuentes privadas, Argentina podría obtener u$s 20.000 millones en inversiones en cobre en los próximos años con los proyectos de Josemaría, El Pachón y Los Azules, en San Juan, Taca Taca, en Salta, y Mara, en Catamarca. Pero, para eso, las empresas quieren garantizarse el flujo de dólares para importar insumos, pagar préstamos internacionales y girar dividendos. Además, presionan para dar un cumplimiento efectivo a la ley de minería que data de los noventa y supone una devolución rápida de IVA, que los distintos gobiernos dilatan y licúan por necesidades de caja.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.