En noviembre

Las importaciones cayeron 5% y las empresas financiaron 6 de cada 10 dólares

Según información oficial, las compras al exterior volvieron a caer y trepó el financiamiento. El stock de deuda para pagar bienes crece unos u$s 16.000 millones.

En esta noticia

Las importaciones rondaron los u$s 5500 millones en noviembre y cayeron 5% anual, según datos preliminares oficiales a los que accedió El Cronista. De acuerdo con estimaciones del Gobierno, entre el 55 y el 60% de las compras al exterior se financiaron y menos de la mitad se pagó con dólares del Mercado Único y Libre de Cambios (MULC).

En el último año, el Ministerio de Economía y el Banco Central alentaron a las empresas a que financien sus importaciones para no detener la actividad, ante la escasez de divisas por la sequía. La deuda comercial creció de forma sostenida y, de acuerdo con estimaciones privadas, llegó a un stock de u$s 56.000 millones, entre bienes y servicios. Según Amcham, casi el 60% de la deuda es de multinacionales con casas matrices y otro 39%, con proveedores.

Importaciones: a pesar de la falta de dólares, suman u$s 64.000 millones y es el segundo mejor registro en 5 años

Multinacionales piden liberar flujo de dólares y advierten impacto de devaluación

Pero el dato novedoso de noviembre es que se invirtió la ecuación. Hasta ahora, las compras financiadas representaban un tercio o hasta 40% del total de las importaciones. El Gobierno cerró la canilla ante la necesidad imperiosa de acumular reservas y las empresas debieron endeudarse aún más.

Deuda privada para sostener actividad

Según Ecolatina el endeudamiento neto para importar bienes (sin incluir servicios) aumentó u$s 16.000 millones en 2023. Es casi un trimestre de importaciones. El stock de deuda para adquirir bienes rondará los u$s 47.300 millones, "más del doble del stock habitual", consignó.

Las importaciones fueron 5% más bajas que en octubre, cuando totalizaron u$s 5839 millones. Noviembre de 2022 también había sido un mes de restricciones: comenzaban a regir las SIRA.

Las importaciones se sostuvieron con deuda comercial.

Como viene ocurriendo, la importación de combustibles y lubricantes cae con fuerza. Se registró un descenso de 21% contra octubre (cuando se activaron compras de emergencia ante el faltante de combustibles) y del 15% interanual. El resto de las importaciones cayeron 4% anual y 5% contra octubre.

Al excluir energía, el grueso de la caída se explicó por menores compras de bienes de capital, automóviles y piezas y accesorios. La adquisición de bienes intermedios aumentó, sobre todo por el complejo oleaginoso. Los sectores en los que la merma es más marcada son los de Maquinaria y Equipos, Metales, Industria Automotriz y Petróleo.

Balance del año

En el acumulado anual, las importaciones cayeron 9% en comparación con los 11 meses de 2022. Aun así, totalizan u$s 69.500 millones, el segundo mayor registro de los últimos cinco años. 

El 70% de la caída interanual lo explica una baja de casi 40% en la compra de combustibles, por la caída del precio externo, la menor demanda (sobre todo de gasoil para el agro) y el mejor abastecimiento desde Vaca Muerta, gracias al gasoducto Néstor Kirchner. La adquisición de energía acumula unos u$s 7600 millones.

El gasoducto, clave para bajar la importación de energía.

La compra de bienes intermedios acumula u$s 26.700 millones, con una caída del 5,3% anual. La adquisición de bienes de capital cae casi 9% anual, hasta algo más de u$s 10.500 millones. También cae la compra de vehículos (10,5%, a u$s 1700 millones) y la de bienes de consumo (6%, a u$s 7400 millones). En cambio la adquisición de piezas y partes de bienes de capital trepa 6,4% en el acumulado anual, a casi u$s 15.000 millones.

Ecolatina evaluó que "el sector externo de la economía argentina está dejando atrás un 2023 para el olvido", sobre todo por el impacto de la sequía. El agro "genera más de la mitad de las ventas externas". La pérdida de exportaciones "rondaría este año los u$s 20.000 millones, equivalente a cerca de un 20% del nivel del año pasado o a cuatro meses de importaciones", sostuvo.

Para la consultora, "se sostuvo un flujo de importaciones relativamente elevado a costa de una acentuación de los desequilibrios macroeconómicos", como la apreciación del tipo de cambio real (11% en lo que va de 2023), la brecha cambiaria en picos de 200% y la apelación a un elevado crédito comercial que "comenzó a generar tensiones de las empresas con sus proveedores y casas matrices".

Temas relacionados
Más noticias de Importaciones

Las más leídas de Economía y Política

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.