EN PANDEMIA

La Iglesia advierte que el consumo de drogas "se acentuó" y responsabilizó a la "cuarentena prolongada"

Lo hizo al presentar un informe de impacto de la tarea social en villas y barrios de emergencia. El padre "Pepe" Di Paola lo adjudicó al tiempo de ocio y sostuvo que "hubo un déficit a la hora de pensar qué hacer con los jóvenes en contextos de marginalidad".

Las consecuencias sociales de la pandemia de coronavirus y la estrategia con la que el Gobierno de Alberto Fernández abordó el brutal reto fue cuestionada por un actor imprevisto y caracterizado por su cooperación, más que por su desafío.

El sacerdote y presidente de la Federación de Hogares de Cristo, José María "Pepe" Di Paola, a cargo de una obra insigne en materia de prevención y recuperación de jóvenes que cayeron en las adicciones, consideró que "el consumo (de drogas) se acentuó" durante la pandemia y objetó la estrategia oficial para los sectores vulnerables.  

En el marco de una conferencia de prensa convocada para presentar una investigación a cargo de la doctora Ann Elizabeth Mitchell, investigadora y docente de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica Argentina (UCA), con el auspicio de Cáritas, el sacerdote evaluó que "el consumo (de drogas) se acentuó" durante el tiempo que rigió el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) y consideró que "tuvo que ver con el no hacer nada" y "el tiempo libre de los jóvenes y adolescentes en la cuarentena prolongada, que no se pensó con corrección".

El sacerdote porteño, de 58 años, abocado desde 1996 a su tarea pastoral en villas de emergencia de la ciudad de Buenos Aires, donde fue incluso amenazado de muerte, sopesó que "las organizaciones se veían como con dificultad para recibir a los jóvenes o adolescentes si no tenían autorización, pero en las villas sabíamos que los pibes se juntaban en las esquinas"

 Con la serenidad que lo caracteriza, y lejos de buscar polemizar, Di Paola opinó que "hubo un déficit grande y no se pensó con la lógica de los barrios con cierto grado de marginalidad una estrategia para llegar los jóvenes; eso promovió el ocio y el reunirse con gente que propone una vida totalmente diferentemente, lo que profundizó el problema".

El estrecho colaborador de Jorge Bergolio (hoy Papa Francisco), subrayó que pese a la pandemia "los Hogares de Cristo siguieron funcionando con los recaudos necesarios y convenientes", con "camadas de chicos que luego de hacer su camino de recuperación, fueron artífices de la organización popular de la respuesta de la Iglesia a esta pandemia".

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios