Informe

Empleo público: cómo podría impactar la Inteligencia Artificial y cuántos puestos de trabajo podrían perderse

Un nuevo estudio de la CAF reveló que el 34% de los puestos de trabajo en Argentina es susceptible de ser sustituido por la IA. Cómo repercute el cambio tecnológico en la naturaleza de los trabajos en el mundo, según los expertos.

La Inteligencia Artificial (IA) llegó o llegará en un futuro próximo a los países de América Latina, por lo tanto, "resulta de suma importancia que los gobiernos comprendan, analicen y estimen el impacto potencial de su uso en el mercado laboral, entre otras áreas", advierte la CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) en un nuevo estudio al que accedió El Cronista.

Según el análisis, en Argentina hay un 34% de "ocupados en riesgo de sustitución (por la IA) como proporción del total de ocupados". La transición digital y la revolución de las tecnologías emergentes en las actividades productivas generan "casi tantas expectativas como preocupación por su impacto en el empleo", plantea el informe "ExperiencIA. Datos e Inteligencia Artificial en el sector público".

De acuerdo con el estudio, si hay algo seguro en este contexto de incertidumbre es que "la cuarta revolución industrial llegó para quedarse y la fuerza laboral deberá reinventarse". Los trabajadores deberán formarse en habilidades distintas y adaptarse a las nuevas necesidades, así como aprovechar las ventajas que ofrece la tecnología y la IA para agregar valor a su trabajo y contribuir al desarrollo económico y social.

La pandemia impulsa la transformación digital de las pymes

"Las tecnologías emergentes, como el big data, el Internet de las Cosas (IdC), la cadena de datos (blockchain) y la Inteligencia Artificial (IA), se convirtieron en factores de transformación económica en múltiples sectores e industrias", apunta la CAF. 

Y agrega que "La implementación de estas tecnologías, en el marco de lo que se llamó la Cuarta Revolución Industrial (4RI) generó nuevas preocupaciones y desafíos". Entre ellos, la adecuación de la fuerza laboral a las necesidades de entidades públicas y privadas, su potencial de creación de empleos o, al contrario, los riesgos de destrucción de puestos de trabajo.

Puestos de trabajo susceptibles de ser sustituidos en América Latina.

Cómo se espera que la IA impacte el empleo

En las últimas décadas, el cambio tecnológico transformó la naturaleza de los empleos en el mundo. Y según puntualizó la CAF, esa transformación estuvo marcada por tres grandes tendencias tecnológicas y económicas: el fenómeno de deslocalización o tercerización a otras regiones o países, la automatización de actividades laborales y el auge de una fuerza de trabajo digital (Sundararajan).

El debate reciente sobre el futuro del trabajo como producto del cambio tecnológico, incluida la IA, dividió a los expertos internacionales entre optimistas (visión utópica) y pesimistas (visión distópica), distingue el estudio.

Cómo podrían perder su liderazgo los gigantes tecnológicos estadounidenses

Mientras que los primeros afirman que las nuevas tecnologías generan productividad y crecimiento, y reducen los costos de producción de muchos bienes y servicios -lo cual favorece la actividad económica y genera empleos-; los segundos (visión distópica) sostienen que la tecnología llevará a los trabajadores a tener salarios más bajos y fragmentados, a la pérdida de beneficios y la inseguridad laboral.

Los expertos con visión utópica aseveran que las nuevas tecnologías traerán "mayor independencia y autonomía a los trabajadores, menos cargas laborales y más espacios para la innovación y la creatividad". Y de forma contraria, los que tienen una visión distópica aseguran que como producto de la automatización en Estados Unidos, por ejemplo, podrían desaparecer el 47% de los empleos en los próximos 15 a 20 años.

Impacto esperado en el empleo público

El impacto esperado de la automatización en el mercado laboral "no es homogéneo" en los países o regiones. "Se identifican cuatro factores relevantes para entender las diferencias", especificó el trabajo.

El primero es el nivel salarial. "En los países con altos niveles salariales, las empresas tienen mayores incentivos a la automatización, pues los ahorros en costos laborales pueden ser importantes -puntualizó-. Por su parte, las compañías en países con bajos niveles salariales, en general, tienen menores incentivos a la automatización, aunque estos podrán ser más significativos si las empresas buscan objetivos adicionales a la reducción de costos laborales, como aumentar la calidad o la competitividad en mercados con altos niveles salariales".

El segundo factor es el crecimiento de la demanda, "implica que economías con mayor crecimiento asociado al cambio tecnológico generarán más demanda y, por ende, mayor creación de empleos".

Innovación y reconversión, las claves de las empresas para transitar la pandemia

El tercer factor está vinculado con las dinámicas demográficas, "países con un aumento importante de su fuerza laboral pueden tener un crecimiento económico que fomente la generación de empleos", sostiene el informe. Sin embargo, aclara que en "países cuya fuerza laboral está disminuyendo, requieren de la automatización para compensar la caída en la oferta laboral".

Por último, "resulta relevante la composición de sectores económicos y ocupaciones; países en los que predominan los sectores altamente automatizables, como la manufactura, tendrán mayor potencial para la automatización de labores (Manyika). No obstante lo anterior, los estudios sobre las consecuencias del cambio tecnológico deben considerar las especificidades en el funcionamiento del mercado laboral y la estructura ocupacional".

Ocupados en alto riesgo de sustitución, por rama de actividad.

En conclusión -sintetiza el estudio- la automatización y la IA pueden generar tanto efectos de sustitución (automatización de tareas) como de complementariedad (aumento laboral en un conjunto significativo de tareas) y de generación de empleo en los mercados laborales. "

Finalmente, el informe enfatiza que "En algunos casos, los efectos positivos pueden ser incluso mayores que los efectos de sustitución". Y por último, remarca: "los efectos esperados de sustitución no son homogéneos entre los países y pueden ser menores en países en desarrollo, como los de América Latina, debido a las características específicas de los mercados laborales y a la naturaleza de la introducción de las nuevas tecnologías en los aparatos productivos".

Tags relacionados

Compartí tus comentarios