LA CIFRA SURGE DE LA COMPARACIÓN ENTRE EL PROYECTO DE LEY Y LOS DECRETOS DE 2010

Si se aprobara el Presupuesto 2011, CFK debería recortar $ 58.000 millones el gasto

El Gobierno aumentó las partidas previstas originalmente para varios Ministerios. El ajuste tendría que llegar al 13%. Se explica por la subestimación de recursos del proyecto

Si al retomar la actividad el Congreso decidiese aprobar el proyecto de ley de Presupuesto 2011 que Cristina Fernández de Kirchner envió en septiembre pasado a la Cámara baja, el Gobierno se vería en un aprieto. Las diferencias entre ese texto y los Decreto de Necesidad y Urgencia con que la Presidenta prorrogó y amplió la norma de 2010 llegan a los 58.619 millones de pesos. Una suma que el Ejecutivo deberá recortar de sus previsiones de gastos si la ley es sancionada. Los recursos que manejará el ministro Florencio Randazzo, por caso, crecieron de una estimación a otra en un 82 por ciento.
La diferencia, que se desprende de la comparación entre el proyecto de ley y los DNU de modificaciones y prórrogas presupuestarias, surge del incremento de partidas en la mayoría de las áreas de la administración nacional, con especial afectación al Ministerio del Interior que pasó de 2.654 millones de pesos en el proyecto de Presupuesto 2011 a 14.356 en los decretos que actualizaron la ley de 2010 y las Obligaciones a Cargo del Tesoro que saltaron de 24.846 millones de pesos a 50.846. Este último rubro, que durante el kirchnerismo pasó a ser uno de los más importantes del Presupuesto, originalmente era una suerte de caja chica contemplada en la ley, destinada a gastos imprevistos. Por ese motivo, la aplicación de sus partidas no aparece especificada con el nivel de detalle del resto de los programas, lo que abre posibilidades al manejo discrecional.
Del análisis de ambas previsiones, realizado por el equipo de asesores del vicepresidente de la comisión de Presupuesto en Diputados, el radical Miguel Giubergia, también surgen incrementos en las partidas para los ministerios de Economía (que pasó de 1.538 millones de pesos a 2.071, con un aumento del 26 por ciento); de Planificación (de 64.535 millones de pesos a 75.210, con un crecimiento del 14 por ciento); de Trabajo (7 por ciento) y de Salud (3 por ciento). Se verifica nuestra hipótesis de que el objetivo del Gobierno es no tener Presupuesto en 2011. Su única alternativa para la política de manejar discrecionalmente todos los recursos del Estado, se quejó Giubergia.
Sin embargo, no todas las modificaciones fueron para incrementar partidas. El Poder Legislativo, por caso, sufrió un recorte del 14 por ciento; dado que pasó de tener asignados 2.255 millones de pesos en el proyecto de Presupuesto 2011, a una previsión de 1.977 millones. También deberán ajustar sus números la Jefatura de Gabinete (que perdió 189 millones de pesos con el cambio); y los ministerios de Industria y Educación. Ambas carteras resignaron el 9 por ciento de los fondos que el Ejecutivo les había presupuestado en septiembre.
Así, si la oposición hubiera permitido la aprobación del proyecto de ley dos meses atrás, el Gobierno se hubiera visto obligado a manejarse con una estimación de recursos más austera, con la siempre latente posibilidad de ampliarla a fin de año mediante un DNU; y de reasignar esas partidas excedentes a través de los llamados superpoderes de la Jefatura de Gabinete.
Para el ex titular del BCRA y actual diputado por la Coalición Cívica, Alfonso Prat-Gay, sin embargo, estos números dejan en evidencia la falsa victimización del oficialismo, que se quejaba de que la oposición quería dejar al Gobierno sin presupuesto. ¿Dónde están los palos en la rueda de los que acusa a la oposición, señora Presidente, si hace usted lo que se le da la gana con los recursos, reservas y empréstitos de la Nación?, se quejó. Por el Peronismo Federal, el diputado Gustavo Ferrari consideró que el Gobierno promueve un crecimiento descontrolado del gasto.

Noticias del día