ECONOMISTAS COINCIDEN EN QUE NO TENDR UN IMPACTO IMPORTANTE

El acuerdo de precios no frenará la inflación en enero ni las expectativas

El mes comenzó con un piso de 3% por las subas de colectivos, peajes, combustibles y vuelos de cabotaje. Algunos precios del acuerdo llegaron con aumentos de hasta 30%

El acuerdo de precios implementado desde el lunes no tendrá un efecto importante sobre la inflación de enero, que arrancó con un importante piso superior al 3% debido a los aumentos de colectivos, peajes, combustibles y vuelos de cabotaje, coincidieron varios economistas.
Para enero, el piso es de 3,3%, considerando el aumento de colectivo, peajes, combustibles y vuelos de cabotaje. Esto quiere decir que si no hay ningún cambio de precios en otros rubros, estaría dando 3,3% aproximadamente, destacó la ex directora del Indice de Precios del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) Graciela Bevacqua en diálogo con El Cronista.
En tanto, para el presidente del Banco Ciudad, Rogelio Frigerio, el acuerdo de precios solo sirve para moderar los precios durante el verano pero en marzo se volverá a tener el mismo problema.
El impacto va a ser nulo porque este tipo de acuerdo no cambia en lo más mínimo la macro y la inflación, aseguró el economista Luciano Cohan de la consultora Elypsis. Enero va a ser muy complicado porque el ajuste de combustibles y colectivos ya te pone un piso de casi 3% y no me sorprendería que cierre con un alza de entre 5% y 6%, advirtió.
Para el economista, el compromiso para no variar los precios de 100 productos difiere del primer acuerdo lanzado por el ex secretario de Comercio Guillermo Moreno que congeló todos los productos. Además, muchos de los precios congelados se pusieron por arriba de los valores que tenían en el mercado, por lo que incluso se registrarán aumentos de 10%, 15% y hasta 30%, destacó.
Por otro lado, para Facundo Martínez Maino, consultor en jefe de M&S Consultores, el convenio puede tener algún impacto en la inflación de alimentos a partir que los productos seleccionados forman parte de la canasta del IPC, pero remarcó que aún es muy prematuro y venimos de aumentos feroces en ese rubro.
De acuerdo con la medición de la consultora que dirige Carlos Melconian, la inflación en diciembre fue de 4% con una suba de 5,6% en alimentos y bebidas. Lo que no va pasar es que los precios caigan y se retrotraigan a los niveles de noviembre, explicó Martínez Maino.
De esta manera, el economista puso en evidencia la remarcación realizada por los fabricantes de alimentos en diciembre tras la salida de Moreno del Gobierno y antes de la entrada en vigencia del nuevo compromiso de precios.
El Gobierno lanzó el nuevo acuerdo de precios con el objetivo explícito de morigerar las expectativas inflacionarias, pero sobre todo para frenar una eventual escalada en los reclamos de aumentos de los gremios en las inminentes paritarias.
El puntapié dado por los incrementos otorgados a las fuerzas policiales en varias provincias dinamizó los reclamos de los sindicatos que apuntan a obtener 30% en promedio de incremento en las próximas negociaciones.
Incluso algunos gremios como el que agrupa a los mecánicos ya piden paritarias trimestrales o cada seis meses para no perder la carrera contra la suba de precios.
En ese sentido, Guido Sandleris que dirige el Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella y todos los meses mide las expectativas de inflación, descartó que el acuerdo vaya a tener algún efecto.
No va a tener ningún impacto en las expectativas inflacionarias que se encuentran en un máximo histórico. Están clavadas en 30% y para los de más bajos ingresos incluso superan el 35%, remarcó Sandleris. El acuerdo de Moreno que congeló los precios tampoco lo tuvo, aclaró.
Hacer un acuerdo de precios para parar la inflación y no corregir la política monetaria es equivalente a poner comida en la heladera para que se enfrié y dejarla desenchufada, igual se va pudrir algo, concluyó.