REVISAR N TODA LA INFRAESTRUCTURA DE LAS EX L NEAS MITRE Y SARMIENTO

El Gobierno intervino TBA pero esquivó responsabilidades por el accidente

Un enviado de Planificación verificará aspectos técnicos, operativos y administrativos de la empresa. Contará con apoyo de entes que ya controlaban el servicio

Cinco días después de la tragedia de Once, que dejó un saldo de 51 muertos y varios cientos de heridos, el Gobierno dispuso la intervención de Trenes de Buenos Aires (TBA), la concesionaria del ramal de la ex Sarmiento que sufrió el accidente y la ex Mitre por 15 días o lo que dure el peritaje que lleva adelante la Justicia.
La decisión surgió de la presidenta Cristina Fernández y fue comunicada por el ministro de Planificación, Julio de Vido, y el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, ayer al mediodía.
La intervención estará a cargo de Raúl Baridó, un ingeniero miembro de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN). Liderará un equipo multidisciplinario que estará integrado por los intendentes de los municipios por los que atraviesan ambas líneas ferroviarias, otras dependencias del Estado y hasta técnicos de otras compañías privadas que tienen concesiones de trenes, como Metrovías y Ferrovías. Y tendrá un objetivo principal: evaluar toda la infraestructura de TBA lo antes posible.
Pero además de los aspectos técnicos y operativos, Baridó contará con potestad sobre la parte administrativa de la compañía liderada por Claudio Cirigliano. La resolución 199, que pone en marcha la intervención, establece que podrá requerir la asistencia técnica de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), de la Secretaría de Transporte, de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias, de la Operadora Ferroviaria y de las empresas concesionarias Ferrovías y Metrovías.
Estamos actuando de la manera que lo demandan los acontecimientos y con sumo respeto a las familias de las víctimas, expresó De Vido. Y destacó que la Justicia evaluará si algún incumplimiento (de parte de la concesionaria) fue causa del accidente.
El ministro fundamentó la decisión en que está en juego el interés público y para garantizar tanto la seguridad de los usuarios como la continuidad del servicio. Como el día anterior la Presidenta, De Vido apeló a lo emotivo: Estas desgracias nos enlutan a todos, como expresó la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) en Rosario, y sostuvo que nunca hay consuelo si no se encuentra una explicación y si no se imparte justicia luego de la misma. Sin embargo, en una convocatoria a la prensa que no contempló preguntas por parte de los periodistas, De Vido evitó hacer referencia a cualquier tipo de responsabilidad por parte del Gobierno en el funcionamiento de los trenes.
Schiavi, por su parte, pidió en paralelo la colaboración de los empleados de TBA con la intervención. Schiavi sostuvo que los 4.520 trabajadores que conforman la empresa tienen que tener la tranquilidad de que el espíritu de la intervención es trabajar con ellos, no contra ellos, en la mejora del servicio y garantizar la seguridad y que la gente pueda estar tranquila viajando en este tren.

Anticipan demoras

La puesta en marcha del control técnico sobre los activos ferroviarios provocará reducciones y demoras en los servicios. Es por eso que Schiavi pidió colaboración a los usuarios, y aclaró que no vamos a poder llevar a todos. De acuerdo con el funcionario, quizás vamos a tener algunos trenes menos; quizás vamos a tener horarios distintos a los diagramas habituales y esto no debería provocar situaciones de zozobra.
Para aliviar la presión de los usuarios diariamente el ex Sarmiento moviliza unas 300.000 personas, Transporte habilitará un servicio de micros que complemente al tren.

Tags relacionados