Tasa tasa: esta vez las vacaciones serán por casa

Verano es tiempo de encuentros, de escapadas de fin de semana, de acuerdos con los pies en la arena.... Muy atrás quedaron las vacaciones de un mes, y un poco menos lejanas las de una quincena.

De todos modos, para los políticos argentinos, hace rato que la realidad exige cada vez con más fuerza la presencia física. Pero como vacacionar y descansar es un derecho, el presidente Alberto Fernández le pidió a su equipo que siempre haya Gabinete y que las salidas sean solo de fin de semana más uno, es decir: más viernes o más lunes. Además, que sí o sí sean dentro del territorio nacional.

Con algunos de sus ministros la charla fue personal. Otros se enteraron cuando en público dijo que todo su gabinete iba a seguir trabajando y que las salidas serían sábados y domingo. De todos modos, nadie planeaba que pudiera ser muy distinto. Es la segunda vez que el Presidente pide lo mismo a su equipo.

El año pasado, la pandemia hacía un break de este lado del mundo y el número de casos de coronavirus disminuía, pero todavía la vacuna era casi una expresión de deseo y la preocupación por la resistencia del sistema sanitario aún no desaparecía. Entre eso y las declaraciones de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre los "funcionarios que no funcionan", no había margen para otra cosa: "nadie se toma vacaciones" había sido la orden.

Esta vez las razones son distintas y no tanto. El Presidente de la Nación recibió el nuevo año en la residencia oficial de Chapadmalal. Allí descansó junto a su mujer, Fabiola Yañéz, al mismo tiempo que mantuvo conversaciones telefónicas con sus ministros y hasta con gobernadores, para coordinar el encuentro de este miércoles y la presentación del plan presentado al Fondo Monetario Internacional. Hacia allí volverá también los fines de semana, siempre y cuando la situación lo permita, para acompañar a su pareja embarazada de seis meses.

El jefe de Gabinete, Juan Manzur, que recibió el año en los bosques de Cariló, regresó para el encuentro cumbre de esta semana, y volverá a esas playas. Al mismo tiempo, planea viajar al Norte para celebrar su cumpleaños el 8 de enero.

Quien también está de festejo es el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, capricorniano como el Ministro Coordinador, recibirá su nuevo cumpleaños el sábado en su casa de ese lugar de la Costa Atlántica.

Otros que pasean por Pinamar los fines de semana y los convierten en finde XL, son los Massa. El presidente de la Cámara de Diputados y la titular de Aysa, acomodan como cada año sus escapadas de acuerdo a como fluye su agenda y la de sus hijos.

En tanto en Villa Gesell también recibió el año el canciller Santiago Cafiero. El funcionario regresó a tiempo y retomó sus actividades ya que como regalo de Reyes el 6 y 7 de enero tiene que estar en Buenos Aires para participar y ser anfitrión de la Cumbre de la Celac.

Probablemente la arena pinamarense pudo ser testigo de algún encuentro privado entre el oficialismo, del que seguramente no participó la ahora diputada María Eugenia Vidal quien también recibió allí el año junto a su pareja Quique Sacco.

Mientras tanto, uno de los hombres del año en la ciudad de Buenos Aires, el ministro de Salud, Fernán Quirós, aún no puede planear ni escapadas. Lo deja para cuando "pase el temporal", tal como lo definen sus hombres más cercanos.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodriguez Larreta, elegirá también Pinamar para algunos fines de semana, pero no le dará la espalda a la bellísima Mar del Plata, a donde también hará escapadas que matizará con algún lugar todavía no definido en el Sur de nuestro país.

Si del Sur hablamos, uno que elige esa zona del país en verano, es el ex presidente Mauricio Macri, quien ya es habitué de Villa La Angostura, y del exclusivo country Cumelén. Allí estará también este verano, acompañado de su mujer, Juliana Awada y de la pequeña hija de ambos, Antonia.

En tanto del otro lado de la General Paz, el gobernador bonaerense Axel Kicillof, tampoco abandonará la sede gubernamental. Recibió el año lejos de la playa más concurrida por los hombres del Gabinete Nacional. Lo hizo en la Isla Martín García. Desde la Plata pingponeará algunos días con Chapadmalal desde donde monitoreará la temporada.

El diputado que custodia el legado de sus padres en el Congreso, Máximo Kirchner, pasará algunos días en el sur que lo harán coincidir seguramente, con su madre, una vez que los temas más álgidos hayan salido de las sesiones extraordinarias del Parlamento.

En tanto otros, como Lilita Carrió por ejemplo, partieron con destino desconocido. Eso sí, en el caso de ella acompañada por su hijo.

Mientras tanto algunos como el ministro de Desarrollo Social, Juanchi Zabaleta; el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el ministro de Transporte, Alexis Guerrera, no sueltan prenda.... Alrededor de ellos solo se escucha decir que este verano no tienen otra cosa pensada más que "trabajar, trabajar y trabajar".

La espera del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y la cantidad de casos de COVID que no afloja no da margen para otra cosa. El horno no está para bollos y la dirigencia política tomó nota. Las vacaciones esta vez, serán por casa.


Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios