DE 2013 A 2015, LA CATEGOR A TOP DEL AUTOMOVILISMO SE CORRER EN MAR DEL PLATA

El Estado gastará u$s 40 millones para traer la Fórmula 1 al país

Cristina confirmó que tras 15 años la Argentina recuperará su plaza.

Ayer por la tarde, en simultáneo al anuncio de la quita de concesiones a YPF de parte de Chubut y Santa Cruz, Cristina Fernández de Kirchner copó las pantallas de los principales noticieros para agasajar a los pilotos argentinos que compitieron en el último Rally Dakar. Pero la distinción a los hermanos Patronelli y compañía duró poco y, para la presidenta, representó una excusa para despacharse con una noticia de alto voltaje: la Fórmula 1 volverá a la Argentina en 2013, después de 15 años sin Grandes Premios en el país. Mar del Plata será la sede de un circuito callejero de similares características al histórico trazado de Montecarlo.

Flanqueada por los ministros de Turismo, Enrique Meyer; de Planificación, Julio De Vido, y del Interior, Florencio Randazzo, Cristina se salió del protocolo al declarar, ante la sorpresa de todos los presentes en Casa Rosada, que "estamos cerrando la llegada de la Fórmula 1 a la Argentina. Mar del Plata será la sede elegida". Pero el anuncio de CFK no quedó ahí: "El acuerdo será de 2013 a 2015. Para nosotros esto será muy importante, porque después del fútbol, el automovilismo es el segundo deporte preferido de los argentinos". Cristina continuó su discurso recordando su adolescencia, cuando se enteraba de la existencia del principado de Mónaco por las carreras de F-1.

La última vez que una fecha del campeonato mundial de automovilismo se disputó en el país fue en 1998, en el autódromo porteño Oscar y Juan Gálvez, ahora obsoleto para tal nivel de competición. Los múltiples intentos por recuperar la plaza en los últimos 15 años resultaron en vano, sea por la crisis de principios de siglo o por la falta de un autódromo en condiciones. Se postularon Buenos Aires, San Luis e incluso Mar del Plata, pero la apuesta económica resultaba demasiado riesgosa para los gobiernos de turno.

"No nos sale gratis", ironizó la presidenta en la rueda de prensa. Sin embargo, evitó dar cifras ya que el contrato con la entidad que preside Bernie Ecclestone, si bien está acordado de palabra, no fue firmado oficialmente. Según pudo averiguar El Cronista, organizar un GP de Fórmula 1 demanda una inversión de entre u$s 30 y 40 millones, aunque a ese dinero habría que sumarle los altos costos que representan construir un trazado. Al ser callejero y llevarse a cabo en la zona de Playa Grande, se estima, el gasto es menor.

Teniendo en cuenta que el Estado será el que desembolse esa suma de dinero, el gasto anual sería cercano a los $ 180 millones, la mitad de los $ 360 millones que se ahorrará si se hace efectivo el traspaso del subte y los colectivos al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Por ende, dos años de Fórmula 1 en el país equipararán al subsidio anual al transporte que dejaría de pagar el Estado. La edición de 2015 superaría con creces ese hipotético ahorro.

El ministro Meyer, en tanto, dejó entrever que la carrera dejará beneficios económicos similares a los que entregó el Dakar en sus cuatro ediciones en el país, de entre u$s 200 y u$s 300 millones. En sintonía, Cristina ayer apoyó esa moción de Meyer al declarar que "gracias al Dakar a la Argentina la conocieron 150 millones de personas en todo el mundo". Traer el Dakar a la Argentina, cabe recordar, le costó al Estado por edición alrededor de u$s 7 millones.

Tags relacionados

Noticias del día