EL FIN DEL MUNDO SE CONVIRTIÓ EN UN TRENDING TOPIC EN GOOGLE Y REDES SOCIALES

El 2012 ya empezó en Japón

Los increíbles acontecimientos que se están sucediendo en Japón, con sus impactantes imágenes de película dando la vuelta al mundo, desataron un ataque de histeria global con anuncios apocalípticos

Se desató la locura. Otra vez internet desborda de teorías y profecías apocalípticas. Son demasiados indicios, demasiadas pistas todas juntas que se acumulan y sacuden nuestra primitiva psiquis. Las búsquedas en Google sobre las teorías acerca del fin del mundo se multiplicaron, de la misma manera que los comentarios sobre el tema en Facebook y Twitter.
Algunas de las historias que sobresalieron fueron la consternante psicografía del Nostradamus argentino, Benjamín Solari Parravicini, un dibujo que data de 1939, y que parece haber pronosticado el terremoto de la semana pasada. En el gráfico aparece además la frase Ruido de ruidos ensordecerán las alturas. La bomba F. Las especulaciones llevan a pensar que la bomba F podría hacer alusión al nombre de la central nuclear Fukushima. También se destacó la denuncia de que sectores de poder estadounidenses habrían usado la famosa máquina de hacer terremotos (HAARP) para tomar así el control de la economía de ese país. El funcionamiento de esta máquina es prácticamente indescriptible.
Es que por otra parte, según los
conocedores de la temática, el principio del fin no empieza exactamente en 2012, época que según los Mayas tendrá lugar un cambio importante en el orden mundial, sino que es una fecha aproximada, y más allá de las sequías, inundaciones, o granizadas gigantes que vienen ocurriendo desde hace un tiempo, algunos datos recogidos en los últimos días por los conspiranoicos son muy interesantes, y porque no decirlo, bastante atemorizantes:
En Nueva Zelanda. a principios de febrero de 2011 se encontraron 80 ballenas encallados; y el 21 de ese mismo mes murieron 107 más.
A principios de febrero, la secretaria de Estado norteamericana Hillary Clinton convocó a TODOS los embajadores de EE.UU. a participar de una reunión general sin precedentes. Los enviados de las 260 embajadas, consulados y otras representaciones diplomáticas en más de 180 países se reunieron en el Departamento de Estado. Es la primera conferencia de este tipo, dijeron funcionarios.
El 11 de febrero un extraño objeto incandescente aparece sobre el cielo de Berlín (está filmado y pone la piel de gallina).
Las rebeliones en los países árabes traen incluso una filmación de un jinete del Apocalipsis cabalgando por la plaza principal de El Cairo.
El Monte Bulusán entra en erupción el 21 de febrero en el este de Filipinas.
El 24 de febrero se conoció que la FEMA, Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de los EE.UU ordenó de forma urgente una compra de mil millones de dólares en alimentos deshidratados, una medida extrema que alteró significativamente el mercado de estos productos, ya que la mayor parte de los proveedores deben ahora dedicarse a satisfacer la demanda del Gobierno. Esto elevará la reserva de 6 millones de paquetes de comida a ¡420 millones!
Durante febrero los multimillonarios Warren Buffet, Bill Gates y el legendario trillonario David Rockefeller (este último junto a a casi 100 parientes y allegados) visitaron la India. Los dos primeros para actos benéficos, y el tercero para pasear. Sin embargo, las malas lenguas dicen que estuvieron comprobando el avance de unos bunkers subterráneos de alta tecnología que allí se están construyendo desde 2003.
El 8 de marzo millones de peces muertos aparecen flotando al sur de California. Nunca vi nada igual afirma un lugareño. Los científicos no encontraron una explicación al evento.
El 9 de marzo hace erupción el volcán Kamoamoa en Hawaii. La lava provocó un brutal incendio.
El 11 de marzo se produce el terremoto que deriva en un tsunami que arrasa Japón.
Y de nuevo aparece en escena el temible número 11. De nuevo como el 11 de septiembre de 2001 (Torres Gemelas), y como EL 11 de marzo de 2004 (Atocha, Madrid). El número 11 tiene un significado especial. Nunca aparece en la simbología cristiana. Es una cifra pecaminosa e incompleta, que está entre el 10 (perspectiva humana) y el 12 (perspectiva cósmica). Los Apóstoles quedaron reducidos a 11 después de la traición de Judas. Y curiosamente, el número de centrales nucleares que tiene Japón es 11.

Noticias del día