Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La embajada de Francia abre sus puertas al público

Será el próximo domingo, con entrada gratuita, en el marco de las ‘Jornadas Europeas del Patrimonio’.

Una excepcional apertura de la sede de la Embajada de Francia al público se llevará a cabo el próximo domingo de 11 a 18, en el marco de las ‘Jornadas Europeas del Patrimonio‘.

El encuentro cultural europeo permite a los visitantes descubrir los edificios públicos y privados considerados patrimonio histórico de la Ciudad de Buenos Aires.


El Palacio Ortiz Basualdo, sede de su misión diplomática en Buenos Aires desde 1939, se encuentra ubicado en Cerrito 1399.

La embajada cerrará sus puertas a las 18:00 en punto, lo que significa que aún encontrándose en la fila antes de las 18:00 no se puede garantizar la entrada. “Por experiencia de los años anteriores, se recomienda no llegar después de las 16:30”, señaló en un comunicado. Asimismo, se aclaró que se prohibirá el ingreso con máquinas fotográficas o filmadoras.

La construcción del Palacio Ortiz Basualdo, fue concebido en 1912 por el arquitecto
francés Paul Pater, a quién se le debe en particular el monumento del Tigre Club, fue terminada en 1918.

Construido para la familia argentina Ortiz Basualdo, este palacio fue utilizado en 1925 como residencia oficial del
Príncipe de Gales, quién manifestó su admiración por el confort y el carácter grandioso del edificio.

Francia fue propietaria del Palacio en 1939. Desde entonces, es la sede de su embajada en Buenos Aires. Sin embargo, este importante monumento del patrimonio de Buenos Aires estuvo en riesgo de ser destruido, como otros inmuebles
vecinos, hacia fines de los años 70.

El esfuerzo del conjunto de los ciudadanos de Buenos Aires y del gobierno francés permitieron salvar el edificio de la demolición.