Suscripción al Newsletter
Ingreso mal su mail!
Recibí las noticias más relevantes del día en tu correo electrónico.
  • Regístrate
  • Ingresá
  • Suscribite
  • Newsletter
Jueves 23.10.2014 | 12:47

Cartelera
Imprimir Enviar Votar
0

El quinto largometraje de Darren Aronofsky, "El Cisne Negro", que se estrena este jueves en los cines porteños continúa por un camino que ya visitó el director neoyorkino en otras ocasiones: sus personajes son gobernados por la desmesura y el desequilibrio.

"El Cisne Negro" narra la historia de Nina (Natalie Portman) una brillante bailarina de ballet obsesionada con la perfección de su danza. La compañía donde estudia busca a su figura principal después del alejamiento de su estrella Beth Macintyre (Wynona Ryder) y Nina parece perfecta para el papel principal del próximo estreno: El Lago de los Cisnes.

La sobreprotección de su madre (Barbara Hershey), que quiere verla convertida en una fulgurante estrella, la presión ejercida por el director de la compañía (Vincent Cassel) y la competencia con su compañera Lyli (Mila Kunis), por el ansiado primer puesto, producen en la frágil Nina desórdenes psíquicos y físicos.

La sugestión y un suspenso que eriza la piel gana la pantalla, mientras ilusiones, espejismos y delirios estallan en la afiebrada mente de la bailarina que repite "sólo quiero ser perfecta". En su recorrido, Aranofsky muestra que puede sugerir y trabajar el suspenso con gran efectividad.

Buenas actuaciones acompañan a la sobresaliente Natalie Portman, quien se sobrepone  a la caracterización de su personaje al borde del estereotipo. La actriz nacida en Jerusalém en 1981 es firme candidata a recibir su primer Oscar, pero para confirmarlo, habrá que esperar hasta el próximo domingo 27 de Febrero.

La película llega con 5 nominaciones a los premios Oscars: Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actriz Protagónica, Mejor Montaje y Mejor Fotografía.

Trayectoria

Quizás sea con su antecesora "El Luchador", con la que más tiene afinidad "El cisne Negro", pues en ambas es el ser mismo de los protagonistas, el que contiene la semilla de su propio mal. El fin no puede ser otro que la autodestrucción, palabra que ya parece, obsesiona al director.

Después del estreno de "Py" en 1998, el nombre del director neoyorkino Darren Aronofsky ganó cierta popularidad. La historia, se centraba en un matemático que había descubierto un número clave que podía controlar o mejor dicho predecir el comportamiento de los mercados de acciones.

Pero fue con su segunda película "Requiem para un sueño" donde, definitivamente, logró consagrarse como director. Estrenada en el país en 2001, contaba el derrotero de un grupo de personas en un descenso a los infiernos por adicción a las drogas como pocas veces se vio en la pantalla grande.

Luego llegarían "The Fountain", un film de ciencia ficción, y en 2008 "El Luchador", que le valió varios premios por la actuación de Mickey Rourke y dos nominaciones a los Oscar.

comentarios
IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Para comentar debe estar logueado. Ingrese a través de: O puedes ingresar con tu usuario del cronista.com

¿Olvidó su contraseña? Recordarme en este equipo

No hay comentarios registrados para esta noticia

No hay comentarios destacados para esta noticia

Zoom EditorialZOOM EDITORIAL
opinionENCUESTA
Pregunta
El coloquio de IDEA abrió con duras críticas al Gobierno. Cree que el cambio de tono en los cuestionamientos de los empresarios…
Empujará al Ejecutivo a modificar ciertas posturas
Implicará una profundización de la confrontación del Gobierno con los empresarios
No generará ningún cambio

Responda la consigna para confirmar su voto

Enviar voto