Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

El negocio de hacer rentable Internet

Moschini dejó un cargo de alta dirección de Visa en Miami, en 2002, para iniciar una firma en Estados Unidos que ayuda a las empresas a usar Internet como una herramienta de negocio

Silvina Moschini tiene un curriculum que arrancaría lágrimas de emoción al más exigente de los headhunters. A los 21 años, la ejecutiva argentina fue gerente de Asuntos Públicos de Imperial Chemical Industries (ICI) en el país; a los 27, desde Houston, ocupó el cargo de gerente de Relaciones Públicas Internacionales de Compaq para luego saltar al equipo directivo de Patagon; finalmente, a los 28, fue la ejecutiva más joven en llegar al puesto de vicepresidente de Relaciones Públicas de Visa para América latina.

Pero, a mediados de 2002, Moschini se bajó de la vorágine corporativa (“de vivir arriba de un avión”, recuerda) para emprender un proyecto personal, que consiste en asesorar a compañías de Estados Unidos en el armado de sitios de Internet de alta complejidad –así como intranets y extranets–, que resulten eficaces tanto para la propia firma como para proveedores, clientes y usuarios.

En 2003 su compañía facturó 150.000 dólares y este año planea triplicar esa cifra y desembarcar en el mercado local.



Cansada de vivir en el borde

“El trabajo regional era muy sacrificado, con mucho estrés, y la sensación de estar viviendo siempre al borde de...”, dice Moschini, que hoy tiene 32 años pero que, ya a los 28, cuando entró a Visa, venía madurando la idea de tener un proyecto propio. “Yo notaba desde entonces que las empresas creían estar salvadas por el sólo hecho de tener una página web”, explica. Un error de concepto si se piensa que el 60% de los usuarios de Internet no encuentra lo que busca cuando visita un sitio, según cifras del mercado, y que, de ese 60%, el 40% no vuelve nunca más.

Con los contactos y referencias que tenían Moschini y sus socios, lograron captar el interés de Cisco, Computer Associates (CA), Millicom, Hewlett Packard y BMW, entre una decena de clientes en Estados Unidos.

“Somos los únicos con este enfoque, porque nuestro trabajo no es ser simples armadores de sitios sino enseñar a usar la tecnología para apoyar objetivos de negocios”, precisa.

Por ejemplo, asesoraron a Cisco en el rediseño de su academia virtual para América latina e hicieron una reestructuración interna y de comunicación corporativa del sitio de CA.

“Actualmente no estamos haciendo muchos sitios de e-commerce sino páginas de alta complejidad para empresas grandes que, a través de este medio, buscan apoyar la preventa, la venta (si hay e-commerce) y la posventa; también nos focalizamos en extranets, para fidelizar a clientes y canales”, comenta Moschini.

La pregunta es por qué le interesa desembarcar en el país, con el lastre de los ingresos pesificados, cuando hoy cobran tarifas en dólares en Estados Unidos. La respuesta, asegura Moschini, es que “existe en la Argentina un mercado de compañías que necesitan migrar muchas de sus operaciones a Internet y buscan fidelizar a los públicos con los que interactúan, que pueden estar en lugares no cercanos a ellas”.