Zoom Editorial

Sobran pesos, no dólares, candidatos sensaciones y reelección de Kicillof

"No conozco un solo empresario que le vaya mal en este momento en la Argentina", dijo un hombre de negocios en una cena donde además de políticos, economistas y consultores, también había empresarios.

Semejante optimismo fue casi un acto reflejo a un cúmulo de desazón sobre la situación del país que minutos antes habían volcado sobre la mesa otros comensales.

Sin embargo, el optimismo también tenía matices. Y el retruco no tardó en llegar. Es que los empresarios reconocieron que están ganando muchos pesos pero la crítica es que conviven con una incertidumbre tan grande que los aleja de la inversión. "Y no hay nada peor para un empresario que no poder invertir cuando gana plata". La frase no deja de ser otro de los reflejos de lo que se vive en un país donde se ganan muchos pesos que no necesariamente se traducen en muchos dólares. La situación también se ve en las empresas de consumo masivo, dónde la caída del consumo se nota y mucho en el conurbano.

Pero la falta de confianza no sólo tiene que ver con cómo está la economía, sino la caída de la imagen del Gobierno. Al mismo tiempo tampoco está tan claro cuáles serán los referentes de la oposición.

Hay voces que aseguran que hay cuatro posibles candidatos que generan "sensaciones", aunque esas "sensaciones" no terminen de convertir a alguno de ellos en el próximo Presidente. ¿Y quiénes son esos candidatos sensaciones? Según un prestigioso consultor, el selecto grupo lo componen Cristina Fernández de Kirchner; Patricia Bullrich; Javier Milei y Facundo Manes.

¿Y Mauricio Macri? ¿Y Horacio Rodríguez Larreta? Los dos tienen, según la misma fuente, posibilidades de ser Presidente, hasta quizá, mucho más que alguno de los cuatro anteriores, pero ninguno genera "sensaciones".

De lo que no se habla es de lo que va a pasar en la provincia de Buenos Aires, dónde el gobernador, Axel Kicillof, encamina todos los cañones a la reelección.

Lo que si preocupa es que quien se consagre Presidente va a tener que lidiar con una economía compleja, dónde faltan inversiones, sobran pesos y faltan dólares, con reservas que no engordan lo suficiente, con un riesgo país que crece, con los bonos por el piso y con un contexto internacional que puede entrar en una suerte de estanflación. La única a favor sin discusión son los precios de las commodities que se exportan. A ese panorama sombrío, dónde la soja, el maíz y el trigo ayudan pero no salvan, se suman los problemas internos de un país que parece estar en constante tensión. Ejemplos sobran pero tal vez el freno del gasoducto. que cuando se construya podrá traer el gas de Vaca Muerta, es la síntesis perfecta de un Estado que parece tener los recursos pero que también cuenta con una gran capacidad de lapidar las oportunidades.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios