Zoom editorial

¿Por qué está mal dejar de subsidiar tarifas a los que más tienen?

Luego de negaciones, planes frustrados y negociaciones varias, el Gobierno definió poner en marcha la segmentación de las tarifas de luz, gas y agua. Se trata de empezar a cobrar más acorde a lo que cuesta la energía y también de dejar de subsidiar a los más pudientes.

En un país endeudado y con un Fondo Monetario Internacional (FMI) que demanda claridad para futuros pagos, el nuevo esquema de redistribución de los subsidios para los servicios de electricidad, gas natural por redes y agua potable permitirá un ahorro fiscal de $ 47.500 millones para este año y de $ 455.000 millones para 2023, de acuerdo con el impacto de la reducción gradual del aporte del Estado a los consumidores que presentó ayer la secretaria de Energía, Flavia Royón.

Los dólares del agro: el Gobierno arrancó el "operativo seducción"

"Estimamos un ahorro fiscal de $ 47.500 para este año, que en el total anualizado representa un total de $ 455.000 millones para el 2023", señaló Royón. "La segmentación ha sido pensada desde un criterio de una distribución basada en la justicia social y la equidad. Hoy el 50% de la población de mayores ingresos recibe el 60% de los subsidios" afirmó.

Si bien es cierto que casi el 50% de los argentinos vive bajo la línea de pobreza, también es cierto que el Estado gastó millones en subsidios para sectores pudientes de la sociedad. Y lo hizo durante años.

Las tareas del hogar y su impacto en las oportunidades de carrera

Programa Hogar de ANSES aumenta en septiembre: cuánto cobro y cómo me inscribo

Ese gasto del Estado que se transformó en más ingresos para millones de argentinos, también se transformó en deuda o en emisión.

"Lo que se trata de plantear en esta readecuación y actualización de tarifas es que llegue el subsidio realmente a quien más lo necesita. En esta política las familias están primero, es una política distributiva con sentido social", argumentó Royón.

Litio: producción de celdas para baterías en la Argentina empezará en diciembre

Así, a grandes rasgos, el reordenamiento de subsidios recaerá sobre los sectores de mayores ingresos y se mantendrán los correspondientes a la tarifa social, con una disminución paulatina en los sectores medios, afirmó la agencia Télam.

El ahorro fiscal por la readecuación tarifaria implica, en los números preliminares, un recorte que oscila entre "0,4/0,5%" del PBI para el 2023, en tanto que para los meses que restan este año "será un tercio" del cálculo anual, según explicó Raúl Rigo.

Paritaria petroleros YPF: porcentaje, cuotas, suma fija impactante y un nuevo techo de suba salarial

Entre el ahorro fiscal y el impacto en la recaudación, el Estado está lejos de componer sus arcas con la readecuación tarifaria. Sin embargo, si se mira el aumento con la simple fórmula de pagar por un bien, lo que cuesta ese bien, o tratar de pagar un costo más aproximado al valor real, la visión sobre las nuevas tarifas puede cambiar. Está bien subsidiar a los que no pueden pagar, no está bien subsidiar a todos.

La Argentina tiene la mayor escasez de talento de los últimos 10 años: cuáles son los perfiles más buscados hoy

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios