Zoom Editorial

La pelea contra la inflación no se gana con un mayor control de precios

Nadie va a esperar que Roberto Feletti consiga a corto plazo resultados visibles en la lucha contra la inflación. Cuando los precios tienen aumentos de 50% anual, lo que falla no es el control. Por eso la responsabilidad política para revertir los incrementos es del presidente Alberto Fernández y de su ministro de Economía, Martín Guzmán. Eso no cambiará, y para que la coyuntura muestre otros números, hará falta que el Gobierno se comprometa en un equilibrio fiscal y monetario que apague el principal motor que hoy tiene la inflación, que es la avalancha de pesos que inundan la economía.

La siguiente pregunta es qué impulsó el cambio de funcionarios y que puede hacer el designado titular de Comercio Interior. Está claro que la designación de Feletti es una señal política en medio de la campaña. Es una forma de asumir ante la sociedad que hay un problema y que para encararlo se va a recurrir a la misma dinámica que empujó la renovación del gabinete nacional: la incorporación de una "escoba nueva" que genere una dinámica diferente en el área.

Paula Español fue una de las funcionarias que puso a disposición su renuncia, cuando varios representantes del kirchnerismo promovieron una salida masiva del Ejecutivo como forma de forzar el recambio que pedía Cristina Kirchner. Esa es una de las razones por las cuales seguirá dentro del Gobierno, precisamente bajo el ala del camporista Eduardo Wado de Pedro.

Ni Español era blanda ni Feletti es un adalid del cristinismo duro. Los empresarios que tuvieron que lidiar con el equipo de la secretaria saliente tienen en claro que no les dejaba pasar números fuera de foco. Lo que es probable que suceda es que Feletti tenga como primera tarea "enfriar" el partido. Español tenía encaminada (no resuelta) la renovación del Programa Precios Cuidados. Pero será inevitable que la gestión nueva pida tiempo para ver dónde están parados todos los jugadores, y en ese camino las autorizaciones de nuevos aumentos vayan saliendo a otro ritmo.

La inflación de septiembre no va a repetir el sorprendente 2,5% de agosto. Lo reconoció el propio Guzmán ante los empresarios de la construcción. Con esa dispensa, ya que el mes está jugado, la tarea más relevante de Feletti será sembrar una nueva modalidad de discusión de precios, que no pase por alto las referencias que aportan otros miembros en el gabinete, como el caso de Julián Domínguez, que desde Agricultura tiene incidencia en todos los alimentos frescos, en especial la carne.

¿Tiene fuerza el Gobierno como para ir a una política más dura de control de precios? Depende un poco de qué mensaje quiera dar a sus votantes. La agenda del sí transmite moderación, pero el 14N puede alterar todo. En breve se verá.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios