Incendios en Corrientes: una grieta de 800 mil hectáreas

Pareció necesario que casi el 10% del territorio correntino, unas 800 mil hectáreas, quedara reducido a cenizas para que finalmente el gobernador Gustavo Valdés y el titular de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandié, se vieran las caras.

Incendios en Corrientes: Alberto Fernández defendió la acción del Gobierno y aclaró qué es lo que no hicieron

Ocurrió en la Isla San Alonso, en los Esteros del Iberá en la tarde del lunes. El ministro llegó para encontrarse con el mandatario en la zona en donde la fauna nativa del lugar, los yaguaretés, sufrieron las consecuencias de una catástrofe sin precedentes.

Hasta ahí un show lamentable: una relación que estaba acabada y chicanas telefónicas entre dos hombres que según la mirada de algunos funcionarios de la Rosada estaban protagonizando un papelón.

"La actitud de los dos no fue para nada deseable. La reacción de Valdés fue tardía pero Cabandié va a ser fruto de análisis seguramente", señaló un hombre cercano al Presidente.

Incendios en Corrientes: el gobernador Valdés cargó contra Cabandié pero Alberto Fernández lo sostiene

El Gobernador de Corrientes había decidido no llamar a Alberto Fernández. Tuvieron una comunicación en la que el Jefe de Estado prometió ayuda para los productores agropecuarios, pero de ahí en más no volvieron a hablar. Valdés esperó su llamado nuevamente, y puertas adentro, todavía lo espera. Canalizó su diálogo con el ministro de Agricultura Julián Domínguez, con el que tiene un buen diálogo.

Pero a Cabandié lo había borrado de su escenario, desde que se enteró por los colaboradores correntinos que estaba sobrevolando la zona y nadie le había avisado. Al mismo tiempo se quejaba: "Me chicanea, me cancherea, parece un hincha de fútbol, me dice que nos ofrecieron ayuda desde el 23 de enero y que nosotros llamamos el 5 de febrero ¿a quién le ofrecieron ayuda?".

Mientras tanto Córdoba, La Rioja, Buenos Aires provincia y también la Ciudad, Tucumán, Jujuy, Santiago del Estero, Mendoza, Entre Ríos, Misiones y Jujuy en primer término, se pusieron a disposición de la provincia. Colaboraron con brigadistas, coches autobombas, helicópteros, camiones de comunicaciones. También lo hizo Brasil y Bolivia. Pero la Nación se hizo esperar.

Los hombres de las fuerzas federales, Policía, Gendarmería y Prefectura trabajan en la Provincia, pero en un plan preexistente a la llegada de los incendios. El Ministerio de Ambiente habló del envío de tres aviones, pero la provincia asegura que eran los suyos y que desde el Gobierno se los devolvieron con los incendios porque les habían sido retirados durante el año por una centralización en el manejo.

Incendios en Corrientes: Nación promete plata mientras negocia tomar deuda externa para ampliar la asistencia

Provincias linderas de Corrientes y del color político del gobierno nacional colaboran pero también cuestionan al gobernador Valdés duramente: "Los correntinos tienen una eterna manía de victimizarse", aseguraron desde la casa de Gobierno del Chaco, ahí nomás, a algunos kilómetros de donde el fuego se consume lo que se lleva a su paso.

"Nuestro gobernador no tan solo envió ayuda sino que se comunicó con quien debía. Lo hicieron con nosotros cuando se daban los primeros casos de coronavirus ¿Sabés que ayuda nos dieron? Nos prohibieron la entrada clausurando el puente. No creo que el gobierno nacional haya actuado bien pero Valdés seguro que tampoco. Tiene incendiada la provincia hace más de un mes y hace cinco días se acordó de gritar al cielo que se le fue de las manos! , dijo en forma exagerada un colaborador del gobernador Jorge Capitanich.

La moderación de Valdés en su pedido fue utilizada ahora por sus adversarios políticos. El ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni se encontró el sábado por la tarde con el gobernador en Santo Tomé y hay fotos de un abrazo que aún no trascendió a los medios. Se instaló a trabajar en el lugar y aún hoy continúa allí. Se desmarcó así una vez más de Nación.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, recorrió la zona y aportó brigadistas en la dramática escena. Mientras que el vecino formoseño Gildo Insfrán mantuvo silencio sobre Corrientes al tiempo que recibía el reclamo de su propia provincia para que la declarara en emergencia agropecuaria.

Para Valdés el Gobierno estuvo falto de reflejos y la provincia paga las consecuencias de que Nación no tenga una estrategia común y que las distintas áreas se manejen como compartimentos estancos. Pero como si fuera una pelea de egos tampoco levantó el teléfono para llamar a la Rosada. Como todo es posible en la Argentina sí lo hizo para pedir un avión a Estados Unidos sobre el que aún no tuvo respuesta y se contactó con la Unión Europea que le aseguró que va a enviar ayuda a la Provincia.

Ahora la situación los obliga a dejar la discusión atrás. La opinión pública avanza sobre ambos funcionarios y la Nación tendrá que empezar a mostrar los medios aéreos, los brigadistas, las autobombas y el resto del equipamiento que dice haber mandado.

Lástima que sea tan tarde, que el fuego haya avanzado sin tregua y que algunos se hayan frotado las manos haciendo leña del árbol caído.

Las más leídas de Columnistas

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios