¿En traje o en pijama? Los desafíos de (re)organizar el trabajo hoy

En un mundo en vías de "vacunación" hay una nueva conversación sobre la mesa: la vuelta a las oficinas; más tarde o más temprano la mayoría de empresas tendrán que abordar esta cuestión. Muchos no paran de hacer benchmark; algunos creen que "poder es volver", otros que es hora de dar con nuevos formatos. En cualquier caso, híbrido o no, esa no es la cuestión sino cómo construimos un nuevo marco para nuestros días laborales.

El teletrabajo temporada 2020-2021 no ha sido realmente un teletrabajo si un TTE: teletrabajo de emergencia; una reclusión forzada en nuestras casas que no siempre estuvo dada por las mejores condiciones. En breve tendremos la posibilidad de crear algo mejor pero, ¿qué será? ¿cómo darle forma? ¿cómo tomar lo mejor del presencial y el remoto y crear algo superador?

Los ingredientes del teletrabajo

El teletrabajo requiere algunas pócimas mágicas para que sea efectivo y "disfrutable":

Los medios "en casa":

  • Lo "hard": una buena computadora, un buen internet, un buen escritorio, una buena silla, una iluminación aceptable.
  • Lo "soft": un entorno laboral en el que podamos concentrarnos con y a pesar de nuestros "coworkers" (a.k.a. familia / convivientes).

Los medios "entre" casa y la oficina:

  • Lo "hard": herramientas tecnológicas para la colaboración, desde salas de reuniones hasta espacios de gestión del trabajo remoto.
  • Lo "soft": un marco de trabajo basado en la confianza, la transparencia, el foco, el ownership y la productividad (y no en el control y las horas).

En función de esto, no es casual que haya personas con distintas reacciones. 

El que "no quiere volver": algunos están tan cómodos que se aferran al pijama, las pantuflas y resisten salir de casa. El que "solo quiere volver": anhelando la vieja rutina, salir de casa, los compañeros de oficina, los cafecitos. Y, obviamente, el que "solo quiere lo mejor de los dos mundos".

Repito, el estado de situación está dado por la situación en casa y en el entorno laboral, con su lado A y B... lo tecnológico y lo cultural.

Y también hay distintas reacciones en las organizaciones. Las que quieren "que todos vuelvan ya" y respirar aliviadas ante la lógica de "horas cola/silla" y control. Las que "no quieren que haya vuelta" y abrazan el ahorro que supone olvidar alquileres. Y, obviamente, las que "sólo quieren lo mejor de los dos mundos".

Temporada 2021/2022: creando nuevos marcos de trabajo

Es hora de construir nuevos marcos de trabajo y para eso nada mejor que:

  • Revisar nuestras creencias en torno al trabajo remoto y presencial.
  • Capitalizar nuestro 2020: lo que hemos vivido y aprendido.
  • Co-crear nuestros días 2021/2022, colaborativamente y con lógica de prototipo.

Detrás de bambalinas están tus creencias y muchas veces, el primer límite que tenemos para crear un nuevo formato de trabajo está en cómo vemos el mundo. Por eso te invito a que revises las tuyas, las de tu equipo y la de tu organización respecto al trabajo presencial y remoto. ¿Es posible ver las luces y sombras de cada uno o estamos idealizando alguno de ellos? Sea como sea, creo que hay algunos matices claves a tener en cuenta...

Lo presencial ya no será lo que era y las oficinas tampoco. Algunas organizaciones vieron que los fondos destinados a alquileres pueden ser puestos en dudas, que el negocio tiene margen para algo distinto y que muchos líderes y equipos abrazaron nuevas oportunidades. El presencial está sacudido y nos abre preguntas acerca de quiénes, cuándo, para qué y con qué distancia social.

Lo remoto ya no será suficiente. En un mundo incierto es clave la innovación: ¡y esta requiere el tándem creatividad+diversidad! A.K.A: pasillo, interacciones fortuitas y efímeras; esas que se daban en los "mientras tanto" de nuestros días y se esfumaron. En remoto nos conectamos solo con aquellos que necesitamos, para lo que necesitamos y cuando lo necesitamos. ¿Acaso alguien está para hacer "pasillo" online?

La lista podría seguir pero solo quiero dejar sobre la mesa una idea: no se trata de presencial o remoto sino de lo que necesitan nuestros negocios, nuestras organizaciones, nuestras personas, nuestros días...

Híbrido sí pero cómo: armando juntos el tetris

Si, ya sé que calma ver lo que hicieron en otros países y otras empresas y no te digo que no busques inspiración pero recordá que es momento de salir de esquemas rígidos para crear nuevos pactos entre personas, equipos y organizaciones. De hecho, el primer cambio que necesitamos para trabajar "la vuelta (o no)" es abrir la conversación a la organización (sacándola de la "mesa chica"): las soluciones endógenas son las mejores y las más sostenibles.

Es un momento ideal para construir un nuevo formato de trabajo fruto de la intersección entre:

  • Las posibilidades del contexto, fundamentalmente lo sanitario.
  • Las necesidades de los clientes, actuales y potenciales (innovación incluida).
  • Las necesidades de los colaboradores, buscando los caminos artesanales.
  • La hora del "o" ya pasó: es hora de co-crear desde el "y" e integrar variables.

Capitalizar lo aprendido

No partimos de foja cero sino que tenemos que capitalizar la experiencia de esta temporada de TTE (teletrabajo de emergencia). Para ello, te recomiendo que hagas un semáforo a nivel personal, equipo y organización: qué fue un verde (esto fue genial, sigamos así); un amarillo (esto merece revisión y ajuste); un rojo (esto fue un desastre y no puede seguir así).

Cuando trabajen en estos semáforos (y te sugiero que lo hagas con otros) recuerden no ir a la macro sino hechos concretos de las variables que comenté hace unos párrafos: casa y oficina, soft y hard, lado A y B. El desafío es que esta materia prima sea útil para el diseño de acciones de mejora (¡no vale quedarse en el bla, bla, bla!).

Pensar a futuro: cuando el cliente manda

El cliente nos marca la supervivencia y éxito del negocio; saber qué le aporta valor en lo remoto y en lo presencial es fundamental. ¿Te necesitan en vivo, directo y presencial o no? ¿Y 24/7 o cuándo? Esto se resuelve conversando y no adivinando... Conversando para entender qué tiene valor hoy y, ojo, charlar no es mandar una encuesta sino conversar, repreguntar, entender (y salir de la lógica de la medalla o la patada -en el trasero-).

Pensar a futuro (bis): ser consistentes puertas adentro

Cliente contento necesita colaborador contento; es hora de ser coherentes y generar un potente ida y vuelta entre el adentro y afuera. ¿Qué necesita el colaborador para estar motivado y ser productivo? ¿Qué es importante para cada persona? ¿Y para cada equipo? ¿Qué es lo mínimo que la organización necesita? ¿y las personas? Trazar límites y no negociables es condición de posibilidad.

Pensar a futuro (toma tres): la innovación

¿Qué necesita el trabajo de nosotros? ¿Para qué necesitamos presencialidad? ¿En qué casos podemos evitarla? Y, permitime un doble clic que no se nos debe escapar: haya o no vuelta a lo presencial, necesitás tener presente que la innovación no es negociable y el pasillo tampoco. Y esto requiere dispositivos concretos:

  • Si la vuelta es "gradual", procurá cuidar las interacciones por especialidades pero también las "mezcladas".
  • Si deciden no volver aún, promové y garantizá espacios random y remotos para conversar, crear y encontrarse entre diferentes -de distintas áreas y jerarquías-.

El nuevo marco... ¡un prototipo (y no "la" solución)

No esperes dar con el mejor modelo a la primera, habrá que probar y probar y probar. Para eso es importante definir el prototipo que se sostenga en principios y valores antes que en decretos. Todo puede volver a cambiar y en este nuevo formato híbrido no solo estamos encontrando un mejor modelo de trabajo sino también aprendiendo a recalcular juntos.

Las empresas del futuro (o deberíamos decir presente) basan su éxito en construir formas de organizarse que les permitan luego mutar rápidamente sus servicios, productos, negocios. Traje o pijama, híbrido o no híbrido, no es esa la cuestión sino hacer músculo para ser camaleones. El reto es humano.

Descargá gratis "Reflexiones de un año trabajando en pantuflas" en www.melinajajamovich.com

Tags relacionados

Las más leídas de Columnistas

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios