TAPERING

De la hiperinflación a la híper recesión: cuando la inestabilidad de precios asfixia al crecimiento económico

Los costos de abusar de un proceso inflacionario prolongado

Inflacionar una economía en cualquier lugar del planeta nunca es gratis: en algún momento obliga al Banco Central de dicho ecosistema a desinflacionar, a enfriar su economía.

De esta forma, la inestabilidad de precios la termina pagando un crecimiento económico que se congela ante un actuar tardíamente antinflacionario que normalmente converge a algún tipo de restricción monetaria

Y si dicho accionar antiinflacionario no ocurre nunca, se podrá observar incluso un entorno económico languideciente sin crecimiento alguno cercano a la híper recesión y con el agravante de que "una inflación alta pero tranquila" mute potencialmente y en cualquier momento a un escenario de "inflación alta y caótica". 

Crisis del petróleo, shock inflacionario, tasas colapsadas y la resiliencia de la burbuja eclíptica

Lo que separa a un escenario de "inflación alta pero controlada" de uno de "inflación alta pero descontrolada" es un súbito colapso en la demanda de dinero. O sea, el momento de catarsis final en donde los integrantes del sistema dicen "basta de esta moneda". De esta forma, abusar de la inestabilidad de precios por períodos prolongados expone potencialmente al sistema a un caos.

"Adiós, nos cansamos de este papel", momento a partir del cual se generaría la hiperinflación. Y todo lo no ajustado "por las buenas" te lo termina corrigiendo la economía "por las malas". Tarde o temprano, las leyes de la economía prevalecen. 

Si la inflación se ignora y se la deja tomar inercia propia, el ajuste que no se hace anticipadamente lo termina efectuando la inflación de un tirón caóticamente (hiperinflación) o cruelmente (híper recesión). En este último caso, asfixiando a una economía que no puede crecer bajo la intolerable mochila de una crónica y destructiva inestabilidad de precios.

Yellen niega que Estados Unidos esté perdiendo el control de la inflación

¿Por qué es importante frenar un proceso inflacionario rápidamente? 

Cuanto más velozmente se actúe en el frente inflacionario, menos agresivo deberá ser en materia de restricción monetaria el Banco Central

respectivo y por lo tanto, menos sufrirá el crecimiento de largo plazo.

Dejar que la inflación tome inercia y "vida propia" genera el preservo efecto de subir el costo futuro de desinflacionar. Y dicho costo se relaciona directamente con el efecto recesivo de desinflacionar tardíamente. O sea, "estar detrás de la tortuga" en materia inflacionaria cuesta muchísimo en términos de crecimiento de largo plazo

Entonces, y dada la crisis energética que enfrentan China y Europa y lo permisiva que viene siendo la Fed en materia inflacionaria, resulta clave en este contexto marcar una significativa diferencia entre el comportamiento de la parte corta de la curva de tasas y la parte larga, en especial porque la crisis energética resulta en un shock inflacionario de índole no monetaria y. por lo tanto, fuera del accionar de la Fed.

Lucharle a un shock inflacionario de índole no monetaria en forma monetaria probablemente agrave las cosas, porque lo inflacionario no se corregiría y encima la restricción monetaria impartida podría llevar al sistema a una recesión. En este contexto, resulta interesante remarcar que lo actuado por la Fed genera impactos hasta con direcciones diferentes en los distintos extremos de la curva.

La escasez de un componente clave en China amenaza a las automotrices de todo el mundo

La hiperinflación de activos financieros es generada y alimentada por la curva de tasas de interés

La parte corta de la curva definida hasta 5 años de duration aproximadamente está impactada principalmente por aquellas decisiones que tome la Fed en materia inflacionaria

La bala principal que la Fed tiene en este frente es la tasa de referencia. O, lo que es lo mismo, la tasa de fondeo a 24 horas. O sea, el punto más corto de la curva que la Fed define con absoluta discreción. De acuerdo con el nivel que la Fed decida en este punto, por arbitraje el resto de las tasas cortas se irán ajustando digamos, hasta aquellas comprendidas hasta el año 5

Desde el año 10 hasta el año 30 se entiende parte larga de la curva. Y en su dinámica comienzan a jugar factores inciertos de muy largo plazo que independizan parcialmente a estas tasas de las decisiones estrictamente antiinflacionarias que tome la Fed. O sea, la parte corta de la curva está explicada casi en su totalidad por política antiinflacionaria esperada de la Fed; en la parte larga, sin embargo, juegan muchos otros componentes. Como conclusión, entonces: la Fed puede controlar mucho más fácilmente la parte corta que la larga.

Estanflación: la palabra que empieza a resonar con fuerza en Wall Street

¿Tarde y costoso? 

En el contexto actual, si la Fed quedase "detrás de la tortuga" en materia inflacionaria se vería obligada en algún momento a subir fuertemente la tasa de referencia para desinflacionar, recalentando la parte corta de la curva, enfriando la economía, ahogando el crecimiento de largo plazo y de esta forma, impactando a las tasas largas en forma descendente. 

En este caso entonces, una suba "tardía" en la tasa de referencia generaría un salto en la parte corta de la curva pero a la vez una baja en las tasas largas, estas últimas relacionadas al crecimiento de largo plazo, la principal víctima ante un escenario de descalce inflacionario.

Como se observa, "quedar detrás de la tortuga en la carrera contra la inflación" generaría direccionalidades diferentes en la parte corta y en la larga: la parte corta subiría y la parte larga bajaría, tal como estamos observando en la curva de tasas de Estados Unidos desde febrero de 2021, momento en el que la pendiente de la curva comienza a pincharse muy fuertemente (spread entre la tasa nominal de 30 años y la de 5 años).

Estados Unidos: su economía creció a ritmo entre "modesto a moderado" según Libro Beige de la Fed

Los tres enemigos actuales del rebote global

Este es el gran debate en el que está involucrado actualmente el mercado de bonos. Y más ahora con renovadas presiones inflacionarias debido a la crisis energética, un shock de naturaleza no monetaria. De hecho, la pendiente de la curva de tasas medida como la diferencia entre la tasa de 30 años y la de 5 años actualmente volvió a operar a los niveles de abril del 2020 cuando la humanidad entera estaba en pleno caos del Coviv con todos los pronósticos recesivos que dicha situación generaba. O sea: el colapso de pendiente ha sido muy severo dado que nos lleva a niveles Covid 2020

Claramente, la variante Delta, los cuellos de oferta que enfrenta la economía global y la crisis energética han dañado considerablemente los pronósticos de crecimiento mundial. Y el mercado de bonos precisamente está revalorizando dicho escenario "engordando" a las tasas cortas y alivianando a las tasas largas, lo que genera en última instancia un colapso en la pendiente de la curva la cual se asocia a una sustancial menor expectativa de rebote económico global.

Rally navideño en Wall Street: cuáles son los Cedear que pueden dar más ganancia de cara a fin de año

Un tapering que no le importa a nadie 

Esta explicación nos ubica en el contexto actual que vive el mercado. La Fed tiene un mandato dual: debe apuntar a la estabilidad de precios (inflación) pero a la vez a la estabilidad de empleo (crecimiento)

Este mandado es muy distinto al del Banco Central Europeo (ECB) por ejemplo, dado que este último sólo tiene como premisa "generar estabilidad de precios" sin considerar cuestiones de empleo. 

Dado el significativo efecto del Covid-19 en la economía norteamericana, queda claro que la Fed está priorizando la recuperación económica por sobre la estabilidad de precios

De esta forma son dos las medidas que irá tomando la Fed en los próximos tres años

1) Ir reduciendo el ritmo de emisión hasta terminar con QE4 lo que damos en llamar tapering. Esto debería quedar culminado hacia mediados del 2022

2) Por el momento la inflación en Estados Unidos está corriendo muy por encima del promedio y la Fed conscientemente deja que ocurra en el corto plazo. Si esta variable sigue descontrolándose tendría impactos a futuro. Pero por el momento la Fed envió al mercado una clara señal: "El primer ajuste se vendrá en la parte larga de la curva (tapering) y a la parte corta de la curva la dejaremos muy tranquila durante 2021; y quizá también en 2022, a riesgo de equivocarnos".

La hiperinflación de activos financieros 

Si este escenario se mantiene y no vuela por el aire, debería ser muy bullish (optimista) en acciones. ¿Por qué? Porque el tapering anterior, ejecutado durante 2014, tuvo muy poco impacto en la parte larga de la curva y éste que se nos viene dado el colapso económico post Covid probablemente sea aún menor. 

Tasas largas bajas retroalimentan valores presentes de flujos futuros en especial las tecnológicas que suelen tener relativamente más cargado el flujo de fondos futuro dado que son compañías con alto crecimiento esperado. Tal como lo dijo Jerome Powell en Jackson Hole: la variante Delta afectó el momento y agresividad del tapering. O, lo que es lo mismo: "La Fed seguirá alimentando a la burbuja porque está presa de su propia trampa de liquidez". 

Si se corre, el mercado de acciones colapsaría en minutos y llevaría al mudo a otra recesión global. Larga vida a la hiperinflación de activos financieros que le permitió al mundo esquivar la híper recesión que el Covid hubiera causado con total seguridad. Imposible navegar esta crisis sin bancos centrales que operen como colchones del caos.

Tags relacionados

Comentarios

  • GA

    guillermo acosta

    25/10/21

    los bancos centrales causaron estas crisis, siempre,..despuès se los necesita para frenar lo que ellos mismos causaron,...son el instrumento de la polìtica para destruir las economìas de los paìses...

    1
    0
    Responder