Derribando mitos sobre construcciones sustentables

Hoy en día, en la gran mayoría de los países, los edificios son los responsables de entre el 30 y 40% del consumo de energía. En Argentina, el 40% de la energía que se consume está destinada para espacios habitables, ya sean residenciales, comerciales o públicos, donde el gas natural representa aproximadamente el 57% y la electricidad un 35% teniendo en cuenta datos del año 2018.

Sin dudas el mundo está cambiando y evolucionando más rápido que nunca, y en línea con esto, no podemos negar que los avances de la ciencia y la tecnología han mejorado nuestra calidad de vida, pero tampoco podemos perder de vista la fragilidad y el desequilibrio del ambiente. En este sentido, muchos países, incluso Argentina, se han comprometido a bajar drásticamente las emisiones de CO2 para el 2030 y 2050, y en el caso de Europa a partir del año 2020, se promueve y exige que las construcciones sean energía 0.

Derribemos algunos mitos

1. En Argentina es difícil encontrar soluciones para este tipo de viviendas

Hace muchos años existe en el país una amplia variedad de materiales de calidad aptos para construcciones sustentables. Es necesario tener una visión de futuro y tomar conciencia respecto a toda la cadena de valor de un proyecto de arquitectura, y a su vez, cumplir con las normas y leyes vigentes utilizando materiales certificados y confiables.

2. Una vivienda sustentable genera más gastos

Utilizar los materiales y soluciones adecuados, genera enormes beneficios económicos, como ahorros en las facturas de gas y electricidad por la eficiencia de la envolvente, dado que no existe la necesidad de instalaciones costosas ni del uso constante e indiscriminado del aire acondicionado y la calefacción.

3. Son más caros los materiales que se necesitan para su construcción

Al momento de hacer el análisis de los costos, hay que pensar materiales, mano de obra, durabilidad, ahorros, retorno de la inversión, ciclo de vida y seguridad, entre los más importantes.

Un muro exterior sin aislación puede llegar a salir lo mismo que un muro correctamente aislado porque comparando el costo de uno de ladrillo hueco de 18 centímetros con terminaciones exteriores e interiores con el de un muro ladrillo hueco de 12 centímetros con terminaciones exteriores, más lana de vidrio, barrera de vapor aluminio y placa de yeso por el lado interior, se generan ahorros por el cambio del espesor de la mampostería hueca y al suprimir los revoques interiores.

Por otro lado, si uno analiza el costo solo de la lana de vidrio necesaria para aislar muros y el techo de una vivienda de 100 metros cuadrados, el mismo tiene un costo similar al de un equipo de aire acondicionado y los beneficios que genera son enormes.

4. Las construcciones sustentables son más calurosas en verano y más frías en invierno que las tradicionales

Las envolventes de una construcción, ya sean muros, cubiertas o aberturas, deben ser lo más resistentes, térmicamente hablando, al paso del calor, por un lado para conservar fresco el aire en el interior y por otro, para que el calor generado por la calefacción no se pierda. Teniendo en cuenta esto, podremos lograr espacios confortables con temperaturas uniformes y evitar patologías, tanto en los materiales y/o en las estructuras como en la salud de los habitantes.

A lo largo de todas las etapas de su vida útil, los edificios generan impactos ambientales que van desde la extracción de las materias primas de los materiales que lo constituyen, hasta su demolición. En una vivienda, por ejemplo, las mayores pérdidas o ganancias de energía se dan en primer lugar por las cubiertas o techos, seguido por los muros y luego por las aberturas. Empleando los materiales adecuados, se pueden obtener reducciones en el consumo de energía para calefacción del 42% al 54% y estos ahorros pueden llegar a ser del 60% con el incremento de los espesores de la lana de vidrio en muros y techos.

Tenemos un gran desafío como sociedad, el de garantizar que estos nuevos edificios sean cómodos y seguros al mismo tiempo, reduciendo al máximo el impacto ambiental, utilizando menos energía y recursos, y generando menos contaminación y desechos. A su vez, es indispensable lograr el bienestar de sus ocupantes y cumplir con los requisitos térmicos, visuales, acústicos y ambientales. Si lo logramos, podremos no sólo mejorar nuestra economía, habitar espacios saludables, confortables, seguros y sostenibles, sino que seremos más empáticos con los tiempos presentes y futuros.

Noticias del día

Compartí tus comentarios