Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Fashionismo de oficina: los 12 comodines de la temporada

Con el cambio de estación, se impone la convivencia entre la sastrería informal y el look abiertamente deportivo para trajinar los pasillos corporativos como si fueran una pasarela hipster.  

Entre los imprescindibles de la moda casual en formato work & wear, la inminente temporada otoño/invierno asoma con el mix entre la sastrería europea y el sport look estadounidense, una aparente confrontación que crea la identidad del guardarropas laboral: no todo es tan rígido o estructurado en un código de vestimenta asociado con el mandato de lo sobrio y lo discreto, pero tampoco es abiertamente informal dado que las prendas sastreras poseen una innegable connotación de sofisticación.

¿Cuáles son los ítems imprescindibles a incorporar por las mujeres bajo la máxima de ser intercambiables entre sí pero también capaces de funcionar perfectamente juntos?

1 - El pantalón sastre

Es un clásico que se reinventa. En esta pieza, junto a los blazers con hombreras en punta, se sustenta el nuevo guardarropas de la mujer con actitud ejecutiva. Es cierto que cada temporada se propone como uno de los indispensables. ¿Cuál es, entonces, el cambio para este año? El largo: al tobillo y capri son los sugeridos para el otoño. También aparecen nuevamente las pinzas y, para estilizar la silueta, la botamanga cubre los zapatos. Puro recurso visual que siempre asegura resultados sofisticados.

2 - Las leggings

Son las prendas más discutidas del estilo de las argentinas, pero las más adoptadas por la mayoría en busca de un recurso que sea una oda a la comodidad. Para restarle su innegable connotación deportiva, es necesario aventurarse en los géneros y las estampas. El cuero será uno de los grandes protagonistas y los prints camuflados se reinventan al son del estilo militar que decorará los días de frío.

3 - El tapado largo

Ahora que el blazer y la chaqueta, en tanto únicas piezas autorizadas para el look laboral, quedaron un tanto demodé, el abrigo 7/8 hace su reaparición triunfal. También la capa vuelve a escena como exponente estético de buen gusto aunque de escaso reparo ante las bajas temperaturas.

4 - El traje

En su versión femenina, había experimentado un revival hace cinco años. Pero desde que Hillary Clinton lo convirtió en su caballito de batalla electoral, el equipo reconquistó su condición de sinónimo de mujeres empoderadas. A tal punto que no cesa de copar protagonismo en las red carpets más televisadas.

5 - La camisa escocesa

Aparece cada vez que las calles comienzan a llenarse de hojas amarillas. Esta season llega con una variación original en la paleta, apelando a las gamas del celeste en su afán por reemplazar a los tableros en rojo, negro y blanco de siempre.

6 - El lazo

Se impone en camisas, blusas y remeras, que admiten ser decoradas con al menos una vuelta, para enmarcar y estilizar cuello, escote y cintura. En reemplazo del clásico pañuelo, otorga un aspecto distinguido inmediato. También admiten la variante cordones en reemplazo de los botones.

7 - Las botas

Calzado oficial del otoño/invierno, su versión de media caña establece link automático con el estilo sporty predominante. Atención a las tobilleras y los moños, regreso ochentoso que apuesta a conferir un aspecto más delicado al look.

8 - Las zapatillas

Son las embajadoras del casual wear. A pesar de que las argentinas, demasiado apegadas a las reglas, las asocien exclusivamente al ocio, tener en el último cajón del escritorio un par de sneakers blancas, sin artificios, para una reunión de último momento, es una buena idea.

Lo que ellos pueden

Desde luego, entre los varones también se impone el estilo casual, con el denim cruzando todas las barreras y consagrándose como mucho más que un permitido en el outfit laboral. Así, el dúo de chaqueta y pantalón como base de la indumentaria para trajinar despachos logró consagrar otras combinaciones gracias al concepto tailor made daily wear, con los cortes entallados como estrellas del guardarropa masculino.

¿Cuáles son las prendas ineludibles del business casual en versión masculina?

1 - El pantalón sastrero

Se actualiza con una cintura que se ajusta a la forma natural del cuerpo. Y, atención: este invierno las botamangas vuelven a ser largas.

2- Las botas tipo Chelsea

Sin cordones, son la mejor proclamación de conocimiento de la moda de quien las adopta. Su rotunda comodidad y versatilidad explica que desplacen a los omnipresentes mocasines o acordonados.

3 - Las chombas

Sinónimo del estilo deportivo, ya no es necesario trajinar una cancha de golf para lucirlas. La gran revolución llega con el permiso para usarlas en combinación con sacos sport. La clave está en respetar el tono monocromo y la calidad del algodón, para que funcionen estilísticamente como un sucedáneo de las camisas.

4- La campera

En rigor, se impone la versión chaqueta de béisbol, en géneros, texturas y estampas que, sin renegar del origen práctico de este abrigo de medio tiempo, la consagran como un básico del fashionismo de oficina.

La versión original de esta nota fue publicada en la edición 187 de Clase Ejecutiva, la revista lifestyle de El Cronista