Salud

El té que cura todo: la infusión que activa la producción de colágeno y es conocida como la "pócima de la juventud"

La infusión tiene su origen en Japón. Este té tiene propiedades antioxidantes, ayuda a ejercitar la memoria y cuida la salud cardiovascular.

En esta noticia

La juventud eterna es uno de los ideales utópicos que busca la población de todo el mundo. Millones de personas organizan sus dietas para retrasar el paso del tiempo y envejecer lo menos posible. Incluso, se preguntan si existe algún  que pueda ayudarnos a vernos más jóvenes.

El colágeno es una de las proteínas más importantes que aportan elasticidad a la piel y nos hace ver más jóvenes. Este nutriente se encuentra de forma natural en nuestro organismo y su función es la de crear el tejido conectivo que contiene la piel, los cartílagos, huesos y tendones.

Exigen que se retire de todos los supermercados esta reconocida marca de yerba mate

El licuado proteico que aumenta tu masa muscular en solo 30 días: cómo prepararlo

El té blanco ayuda a la producción de colágeno.

Sin embargo, a medida que envejecemos el cuerpo produce cada vez menos colágeno, lo que provoca arrugas, flacidez y manchas en la piel, que denotan el paso del tiempo.

Según los nutricionistas, los alimentos que tienen más colágeno son las carnes, los caldos a base de huesos, la gelatina, los lácteos, arvejas y la yema de huevo, entre otros. Sin embargo existen infusiones que pueden aportar colágeno a nuestro cuerpo.

¿Qué es el té blanco?

El té blanco es una infusión suave muy consumida en las regiones orientales, que se caracteriza por ayudar a la generación de colágeno en el cuerpo, luego de los 25 años.

Esta bebida es rica en antioxidantes como la vitamina C.

La infusión tiene su origen en Japón y deriva de la planta Camellia Sinesis. Su color es de un tono algo amarillo y es totalmente suave en el paladar. Su sabor e ligeramente afrutado. Tiene la particularidad de que no tiene un procesado violento, por lo que suele ser más ligero que otros tés.

El té blanco se lo conoce a lo largo y ancho del planeta por su poder antioxidante. Esto es así, ya que esta variedad contiene grandes cantidades de vitamina C y vitamina E. La vitamina C hace que sea un antibiótico natural que ayuda a fortalecer las defensas de nuestro organismo.  

¿Qué gusto tiene el té blanco?

El sabor es afrutado y recuerda ligeramente al albaricoque, un fruta muy similar al durazno. Su tono es ligeramente brillante y tiene un aroma muy suave y delicado.

Esta poderosa bebida tiene la capacidad de reducir la producción de grasa 10 veces mejor que lo que puede hacerlo el té verde. El poder de quemar grasas se lo debe a su inmensa concentración de cateina. Por eso, es ideal para ayudar al cuerpo a bajar de peso.

El té blanco ayuda a quemar grasas, por lo que es un gran aliado para bajar de peso.

¿Cuántas tazas de té se recomienda tomar al día?

Según los especialistas, se recomiendan tomar hasta 3 tazas de té al día. Esta infusión puede ser consumida por casi todas las personas, ya que sólo está contraindicado para aquellas que tienen alergia.

 Esta bebida en general no tiene ningún tipo de colorante o conservante adicionado y es recomendado por los médicos para reemplazar el mate, el café o el té verde y rojo.  

Su efecto relajante y de reducimiento se debe a que contiene bajas cantidades de teína, que pueden provocar insomnio y situaciones de nerviosismo.  

¿Qué propiedades tiene el té blanco?

Propiedades y Beneficios a la salud:

Excelente antioxidante: el té blanco es rico en antioxidantes, que ayudan a proteger las células del daño oxidativo. Esto puede ayudar a prevenir el envejecimiento prematuro y mejorar la salud general.

Mejora la producción de colágeno: el té blanco contiene vitamina C, que es esencial para la producción de colágeno. El colágeno es una proteína que ayuda a mantener la piel firme y elástica.

Reduce la inflamación: esta ligera infusión japonesa tiene propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir la inflamación de la piel y el cuerpo.

Mejora la salud cardiovascular: la infusión puede ayudar a mejorar la salud cardiovascular al reducir el colesterol LDL (malo) y aumentar el colesterol HDL (bueno).

Mejora la salud bucal: el té blanco puede ayudar a prevenir la caries dental y la enfermedad de las encías.

Mejora la función cognitiva: otra de sus muchas propiedades es la de ayudar a mejorar la memoria y la concentración.

Pérdida de peso: entre las propiedades se encuentra la de poder ayudar a aumentar el metabolismo y promover la pérdida de peso.

Estimula el sistema inmunológico: el té blanco ayuda al fortalecimiento del sistema inmunológico y prevenir enfermedades.

El té blanco promueve la producción de colágeno, una proteína indispensable para la salud de la piel.

¿Qué propiedades tiene el colágeno?

El colágeno es necesario para la formación de tejido conectivo en todo el cuerpo. El té blanco tiene la capacidad de promover la producción de colágeno. 

Todas las propiedades del colágeno:

1. Reconstrucción celular de la piel:

  • Reduce arrugas y resequedad: estudios comprueban el efecto antienvejecimiento del colágeno en la piel.
  • Mejora la elasticidad e hidratación: piel más firme y luminosa gracias al colágeno.
  • Previene la formación de estrías: fortalece la estructura de la piel.

2. Alivia el dolor de las articulaciones:

  • Reduce la inflamación y el dolor articular: el colágeno actúa como lubricante natural en las articulaciones.
  • Mejora la movilidad y flexibilidad: Fortalece los cartílagos y ligamentos.
  • Previene la osteoartritis y otros trastornos articulares: mantiene la salud del tejido articular.

3. Previene la pérdida ósea:

  • Fortalece los huesos y reduce el riesgo de osteoporosis: el colágeno aumenta la densidad ósea.
  • Estimula la formación de nuevas células óseas: es esencial para la salud ósea.
  • Previene fracturas y otras lesiones óseas: el colágeno aporta flexibilidad a los huesos.

4. Promueve la salud del corazón:

  • Fortalece las arterias y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares: mantiene la elasticidad de las arterias.
  • Regula la presión arterial: ayuda a controlar la presión arterial.
  • Reduce el colesterol LDL (malo) y aumenta el colesterol HDL (bueno): mejora el perfil lipídico.

5. Mejora la salud intestinal:

  • Ayuda a tratar la permeabilidad intestinal: sella las paredes intestinales.
  • Reduce la inflamación intestinal: mejora la salud del sistema digestivo.
  • Promueve la absorción de nutrientes: optimiza la digestión.

6. Fortalece la salud cerebral:

  • Mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad: equilibra los neurotransmisores.
  • Mejora la memoria y la concentración: aumenta el flujo sanguíneo al cerebro.
  • Reduce el riesgo de enfermedades neurodegenerativas: el colágeno protege las células cerebrales.

7. Favorece el crecimiento muscular:

  • Aumenta la masa muscular y la fuerza: es un componente esencial del tejido muscular.
  • Mejora la recuperación muscular después del ejercicio: el colágeno reduce el dolor muscular.
  • Previene lesiones musculares: fortalece los músculos.

8. Regeneración de cabello y uñas:

  • Fortalece las uñas y evita que se quiebren: aporta flexibilidad a las uñas.
  • Estimula el crecimiento del cabello: nutre el cabello desde la raíz.
  • Previene la caída del cabello: fortalece el folículo piloso.

España otorgará una ayuda económica a descendientes de españoles: los requisitos y cómo solicitarla

Últimas noticias SUBE: estas personas podrán viajar gratis en abril

¿Cómo preparar un té blanco?

Si sigues estos pasos podrás preparar una rica infusión de té blanco que ayudar a la producción de colágeno en el cuerpo y verte más joven.

Ingredientes:

  • 1-2 cucharaditas de hojas de té blanco (la cantidad puede variar según la intensidad deseada)
  • 200 ml de agua filtrada

Utensilios:

  • Tetera o taza resistente al calor
  • Infusor de té (opcional)
  • Termómetro (opcional)

Preparación

  1. Calienta el agua: idealmente, el agua para el té blanco no debe hervir completamente. Lo mejor es calentarla a una temperatura entre 70°C y 80°C (158°F y 176°F). Si no tienes termómetro, calienta el agua y retírala del fuego justo antes de que rompa el hervor.
  2. Precalienta la tetera: vierte un poco de agua caliente en la tetera o taza y luego desecha ese agua. Esto ayudará a mantener la temperatura ideal del té blanco durante la infusión.
  3. Agrega las hojas de té: coloca las hojas de té blanco directamente en la tetera o taza, o utiliza un infusor para facilitar su posterior retirado.
  4. Vierte el agua caliente: vierte el agua caliente sobre las hojas de té.
  5. Deja reposar: tapa la tetera o taza para que el té blanco se infusione. El tiempo de reposo ideal varía entre 3 y 7 minutos, dependiendo de la intensidad deseada. A mayor tiempo de reposo, sabor más fuerte.
  6. Retira las hojas: si utilizaste un infusor, retíralo en este punto. Si las hojas estaban directamente en la tetera o taza, puedes colar el té para separar las hojas.
  7. Sirve y disfruta: vierte el té blanco en una taza y acompáñalo con un poco de miel o limón, según tu gusto.
Temas relacionados
Más noticias de

Las más leídas de Clase

Destacadas

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.