TURISMO

Ihla grande, la playa de ensueño en Brasil donde no circulan autos

Con lugares de ensueño, este archipiélago situado al sur de Río de Janeiro y frente a Angra dos Reis, es una buena opción para quienes buscan tranquilidad.

Ilha Grande (o en español Isla Grande) es una de las islas principales de Brasil y, para muchos, alberga a las playas más linda de ese país.

Esta isla paradisíaca y casi totalmente virgen se encuentra frente a la pequeña ciudad Angra Dos Reis y a medio camino entre São Paulo y Río de Janeiro.

En los meses de verano llegan turistas desde Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y Colombia; y en la temporada de invierno arriban los procedentes de Europa y Estados Unidos. Por supuesto, también los brasileños llegan hasta la isla a pasear cualquier fin de semana. 

Punta del Este y más allá: las nuevas 5 playas que tenés que conocer este verano en Uruguay

Feriado de fin de semana largo: 5 escapadas a menos de 300 kilómetros de Buenos Aires

Qué se puede hacer en Ilha Grande

Ilha Grande es famosa no solo por sus playas, sino por las caminatas que hay que hacer, por la selva, para llegar a ellas. 

El turista atraviesa senderos de piedra, de raíces y lama roja que se meten en la selva para ir de una playa a la otra, o hasta alguna cascada. 

Las calles son de barro o de adoquín, no hay asfalto porque en la isla no circulan autos

Esto es lo que la hace tan especial a Ilha Grande: el aire es puro y el turista puede recorrer Abraão, el poblado principal, sin miedo a tener algún percance con el tránsito.

la Excursión hasta playa Lopes Mendes

Ilha Grande tiene 16 senderos de trekking para ir a las más de 100 playas que hay.

Las más importante es la de Lopes Mendes y a ella se llega después de una caminata de dos horas y media. La excursión atraviesa la selva y, si bien no es difícil, incluye varias subidas y bajadas que pueden jugar una mala pasada para quienes padecen el calor y la humedad.

Escapadas por Argentina: los 10 destinos clásicos que no te podés perder

Lopes Mendes es la principal playa en Ilha Grande y es mundialmente famosa. Es una playa virgen de arena blanca de más de 3 kilómetros, considerada una de las más lindas en Brasil. 

Durante la excursión también se pueden avistar animales tropicales, típicos de la selva. 

Excursión hasta la playa Dois Rios

Otra caminata que se puede hacer en Ilha Grande es la que lleva a la playa de Dois Rios. 

Aquí funcionaba la antigua cárcel de la isla. Para llegar hay un camino de tierra por lo que llevaban los presos. En esta playa desembocan dos ríos, de allí su nombre.

Excursión en barco por las playas de la isla

Otra buena opción para el turista es hacer la excursión en barco con la que se puede dar media vuelta o una vuelta completa a la isla. 

En la recorrida se pasa por Caxadaço que es una playa escondida y muy pequeña, pero ideal para hacer snorkelling. También por Parnaioca, otra playa virgen de gran extensión donde se puede nadar y descansar. 

La penitenciaria

Por esas vueltas de la historia, el archipiélago quedó detenido en el tiempo y eso constribuyó a su fama. 

Durante muchos años estuvo ocupada, en gran parte, por haciendas que pelaban los morros para extender plantaciones de caña de azúcar, bananeros y cultivos de café. También funcionaron, en distintas bahías alrededor de la isla, 20 fábricas de saladura de pescado, con las graves consecuencias que eso tenía para la vida marina. 

Por su ubicación estratégica, supo ser además el centro de contrabando de esclavos africanos que traían para trabajar en las minas de oro y en los campos; y un poco más adelante en la historia, alojó un lazareto donde todos los pasajeros enfermos que llegaban en barco al país tenían que hacer cuarentena, para controlar especialmente los casos de cólera.

Luego funcionó allí una cárcel de máxima seguridad conocida como "el caldero del diablo". A mediados de los '90, las autoridades advirtieron que podía ser más rentable como destino turístico que como penitenciaria y decidieron cerrar el correccional.



Tags relacionados

Compartí tus comentarios